Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • DEPORTE

    Publicado 14 julio, 2017

    El actual mejor tenista del mundo nos dejó una muy importante lección

    La derrota del actual número 1 del mundo en el ranking ATP para singles-masculinos, ha dejado dos postales dignas de recordar, sucedidas en su rueda de prensa. Una, obviamente, es su gesto de decepción por la derrota sufrida ante el norteamericano Sam Querrey, y la otra, en vez, por la corrección que el escocés realizó a un periodista, la cual dejó en evidencia el hecho de que, a lo mejor estamos un poco más que acostumbrados al sexismo.

    El tono de voz del tenista nacido en Glasgow no cambió, ni se alteró, ni tampoco ocultó su estado de ánimo, pero sí marcó con mucha fuerza el destino de la entrevista. El periodista, queriendo darle un preámbulo a su pregunta, afirmó que el verdugo de Murray, Sam Querrey “el primer tenista estadounidense en llegar a la semifinal de un Grand Slam desde 2009” lo cual se vio interrumpido por un leve murmullo del escocés, quien afirmó lo siguiente: “Tenista hombre”.

    El periodista replicó con un “¿Perdón?” a lo que Murray respondió recordándole, una vez más, que se trataba del primer tenista estadounidense masculino en llegar a dichas instancias de Wimbledon desde el año mencionado. Ante la observación, el mismo periodista replicó: “Tenista hombre, cierto”.

    La pequeña aclaración de gran pertinencia se debe a que las hermanas Williams, Venus y Serena, han sido protagonistas constantes en numerosos Grand Slams durante los últimos 8 años, al punto de que Serena ha ganado 12 títulos, y Venus ha logrado llegar hasta instancias definitivas de los torneos más importantes.

    El tenista escocés ya está acostumbrado a realizar este tipo de correcciones, pues en las Olimpiadas de Río 2016, un periodista de la BBC le preguntó sobre el hecho de que había logrado ganar dos medallas olímpicas, diciendo que era “la primera persona” en hacerlo, a lo cual Murray también contrapuso el éxito anterior de las Williams, quienes cuentan con más de dos medallas cada una.

    La actitud desenfadada, pero más bien amable, del actual número 1 ha sido celebrada por numerosos portales en Internet, aunque probablemente la que más orgullo haya causada al tenista sea la condensada en el trino de su madre, Judy Murray: “Ese es mi chico” con un corazón al lado, en una publicación que cita las palabras de su hijo en la ya viral y ampliamente comentada rueda de prensa.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad