Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • DEPORTE

    Publicado 14 julio, 2017

    Junior saca un empate valioso de Palmaseca

    Después de un dulce debut frente a casi 30.000 aficionados el pasado domingo en el estadio Metropolitano, que terminaría en goleada y buen jugado ante La Equidad, el Junior enfrentó su primer reto grande en la temporada: partido de ida para los 16avos de la Copa Sudamericana, enfrentando como visitante a un viejo rival de peso, el Deportivo Cali de los experimentados Abel Aguilar, Andrés Pérez, y Mayer Candelo, y los jóvenes Nicolás Benedetti y César Amaya.

    El estadio Palmaseca fue el escenario de un partido que tuvo muchas emociones, algunas polémicas, y en general un buen juego, que en el caso de Junior, se resumió más que todo en las últimas etapas del encuentro, pues si bien en los primeros minutos el onceno tiburón tuvo la oportunidad de abrir el marcador con acción de Sebastián Hernández, lo cierto es que durante gran parte el partido fue un monólogo en ataque del Cali, lo cual precisamente convirtió a Sebastián Viera en la figura del partido.

    Sin embargo, en el minuto 37 del primer tiempo, el guardameta uruguayo fue vencido por la definición precisa de Nicolás Benedetti, anotando después de la conexión con la otra estrella joven del equipo, César Amaya, quien en los primeros minutos del segundo tiempo tuvo que dejar el campo por lesión, permitiendo así al Junior aprovechar un poco de aire ante la reducción de la intensidad con la cual estaba atacando el equipo azucarero.

    En todo caso, el cambio de ritmo no fue inmediato a la salida de Amaya y en las botas de su reemplazante, Alex Castro, pudo estar el segundo gol, sacando un fuerte zapatazo al costado, que exigió a Viera demostrar toda su capacidad, y estirándose lo más posible, logró sacar el balón al tiro de esquina.

    Minutos después, Viera volvería a salvar al Junior de un posible 2-0, y mostrando que sus reflejos siguen tan intactos como siempre, alcanzó a sacar con los puños cerrados un fuerte cabezazo de Jefferson Duque, que iba con claro destino de gol.

    Mientras el arquero uruguayo se erigía como figura del partido, sus compañeros de campo no lo hacían mucho mejor: Teo y Chará no aparecían de manera incisiva, Sebastián Hernández no se mostraba mucho, y aunque Jarlan y Sánchez intentaran rotar el balón y buscar espacios, sus intentos eran infructuosos.

    A la mala actuación de varios jugadores en ese momento, se sumó la expulsión de Deivy Balanta, quien tuvo que dejar las canchas al protagonizar un torpe, pero indefenso encuentro con Andrés Pérez después de disputar el balón El capitán del Cali mostró su experiencia, y exagerando la acción al caer fuertemente en el césped, le vendió al árbitro argentino Néstor Pitana una roja que parecía poner al Junior en mayores aprietos de los que se encontraba en ese momento del segundo tiempo.

    La salida de Balanta (uno de los jugadores más criticados de la noche) resultó siendo más bien positiva, y con 10 hombres en cancha, Junior empezó a verse más sólido. Las entradas de Marlon Piedrahita y Rafael Pérez parecieron darle más seguridad a la defensa, y la tranquilidad que dio este desarrollo, le permitió a los jugadores de bien pie hacer de las suyas, sobre todo cuando Teo y Chará se juntaron para romper la defensa del Cali y mostrar todas sus falencias en lo que fue el gol del empate, y el segundo gol del caleño, en tan solo dos partidos.

    Ya con más aire y las ideas más frescos, Junior supo replegarse en su campo, y Pico y Sánchez empezaron a brillar más. El equipo tiburón tuvo opciones para ganarlo, sobre todo cuando el mismo Pico incursionó en ataque, y a punta de potencia, tuvo una opción clara que pegó en el travesaño superior. Teo también tuvo su oportunidad de gol, la cual concretó, pero fue erróneamente anulada por el juez de línea.

    Así, el partido dejó muchos comentarios sobre el mal desempeño de la defensa juniorista, pero también se hizo evidente la calidad de su ataque, el cual, por ahora, parece advertir que cualquier oportunidad dada por los rivales será convertida en gol.

    Junior y Deportivo Cali se juegan el pasaje a la etapa de octavos de la Copa Sudamericana. El partido de vuelta se jugará en Barranquilla, el próximo 3 de agosto.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad