Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 24 enero, 2017

    La vida de mis sueños

    Por Mayra Lucía Ríos C
    Fotografía: María Alejandra Jiménez R.
    Maquillaje y peinado: Nidia F.

    En este inicio del nuevo año 2017, es oportuno escribir sobre lo que quiero lograr en los próximos 365 días que comienzan desde este día 1 de enero en que estoy aquí escribiendo este editorial.

    La primera pregunta que me hago es: ¿Qué tanto puedo crear a través de mis sueños? Puedo crear tanto en la medida en que mi corazón y mi mente se alineen y logren materializar aquello que deseo a través de acciones coherentes y consecuentes que realice con pasión, amor y plena confianza en las decisiones que elija.

    Así que voy a confesarles mi sueño, que es mi propósito para este nuevo año: Vivir cada segundo de mi vida consciente de lo que soy. Un ser inmensamente feliz, que siempre tendrá en sus manos la decisión de serlo. Quiero disfrutar del amor de mi vida, de mis hijas, de mis nietas, de mi mamá, de mis hermanos, de toda mi familia y por supuesto de mi vida Actual. Creo que no importa dónde me encuentre físicamente, lo importante es la energía que irradie desde mi corazón hacia ellos. Dios no está materialmente a nuestro lado, sin embargo, lo sentimos y lo palpamos en cada instante de nuestra vida.

    ¿Qué tanta energía estás usando para que tu creación salga de tus sueños y se vuelva realidad afuera, en el mundo de la materia? Los sueños tienen energía, y es lo que les da vida y les permite volverse realidad.

    Hoy quiero preguntarte a ti, que me lees, cuál es tu propósito o sueño para este nuevo periodo que comienza, qué tanta energía estás usando para que tu creación salga de tus sueños y se vuelva realidad afuera, en el mundo de la materia. Los sueños tienen energía, y es lo que les da vida y les permite volverse realidad.

    Hay que tener siempre presente que todo cambia en un segundo, por eso las acciones deben hacerse minuto a minuto y permanentemente.

    Para terminar, quiero compartir un mensaje muy oportuno para este comienzo de año en el que podemos hacer un pare con el fin de reflexionar, mirar el presente y decidir hacia dónde queremos seguir caminando.

    Se trata de una charla de tres minutos en la que Ric Elías habla de las tres cosas que sintió y aprendió cuando el avión en el que viajaba se precipitó en el río Hudson y él estuvo a punto de morir:
    • Todo cambia en un instante. No hay que aplazar nada en la vida. Cada minuto debemos disfrutarlo como si fuera el último. Pensé en toda la gente a la que quería llegar y no lo hice. En las experiencias que he querido tener y nunca tuve.
    • Cantidad de tiempo perdido por el ego. Lamente el tiempo desperdiciado en discusiones sin importancia con gente que sí importaba. Entre tener razón y ser feliz, elijo ser feliz.
    • Morir no da miedo. Es como si toda la vida nos preparáramos para morir. Se siente una tristeza profunda porque amamos la vida.

    Finalmente, la pregunta que debemos hacernos a nosotros mismos es: ¿Estas siendo la mejor persona que puedes ser?

    Tú decides siempre qué quieres ser y qué quieres vivir. Hoy tienes una nueva oportunidad para hacerlo. ¿Qué esperas?

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios