Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 19 noviembre, 2016

    Edición 125 Noviembre 2016 – Cómo ser la mujer 10

    Por Mayra Lucía Ríos Castro
    Fotografía: María Alejandra Jiménez Ríos
    Peinado y maquillaje: Nidia F

    Escribir este editorial sobre la mujer 10 me lleva a observar que las mujeres hacemos un papel muy importante en este mundo y que somos el engranaje en cualquier ámbito de la vida.

    Soy mujer, y como tal me siento inmensamente feliz de serlo y de poder transmitir a través de este articulo lo maravilloso que es ser hija, madre, abuela, pareja, empresaria y dejar en cada una de estas áreas un legado que les sirva a los que hacen parte de tu vida.

    Recuerdo que de niña soñaba con ser la Mujer Maravilla, poder dar una vuelta a mi alrededor y convertirme en una mujer invencible capaz de traspasar fronteras y lograr mis sueños. Luego, en mi adolescencia, me cuestioné y quise entender a qué venimos a este mundo y esto ocasionó un poco de confusión en mi mente, llena de información tomada de diferentes medios. Cuando ya me convertí en mujer, me volví consciente de quién era y qué quería para mi vida, me di cuenta  de que tenía que mirar hacia adentro para encontrarme conmigo misma y, a partir de allí, poder ser la mujer maravilla.

    Todas podemos ser mujeres 10 si partimos de la base de que, para serlo, debemos encontrarnos con nosotras mismas y sentirnos plenas de ser lo que somos.

    Directora La Revista Actual

    Así que mi trabajo de mirar hacia adentro logró convertirme en una mujer que entiende que sus debilidades se pueden convertir en fortalezas y que, al final, lo que vale es ser ella misma, confiar en su persona, y en que Dios sabe lo que necesito y me lo hace llegar en el tiempo perfecto. Que en el camino encontramos situaciones que nos confrontan y muestran de qué estamos hechos, entonces debemos mirar más allá de lo aparente para madurar y crecer. Que estamos en un camino de aprendizaje y nuestros mayores miedos algunas veces se hacen realidad para ser resueltos en amor, y que todo, por más triste y doloroso que se sienta, también pasará. Que la clave está en tener fe en mis elecciones, tener paciencia y no hacer suposiciones. Que siempre debo elegir y estar donde el corazón me diga. Pero también debo soltar el control y dejar que la decisión venga del cielo, del Padre Celestial y de los universos superiores. Entender que, cuando pido ayuda a Dios, debo abrirme para poder recibir, que lo que llega siempre es maravilloso y es lo que corresponde.

    Finalmente, mi invitación para ti, mujer, que me lees, es que reflexiones sobre: ¿Qué quieres ser? ¿Qué dice tu corazón? Pero ante todo sé coherente con lo que dices que quieres ser y con las acciones que haces para lógralo.

    Todas podemos ser mujeres 10 si partimos de la base de que, para serlo, debemos encontrarnos con nosotras mismas y sentirnos plenas de ser lo que somos.

    Y a ti, hombre, que me lees, te sugiero que entregues lo mejor de ti a las mujeres de tu vida y trátalas como si fueran pétalos de rosas, con amor, con pasión y con tanta dulzura como tu corazón te lo permita.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios