Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • PERSONAJE

    Publicado 17 julio, 2017

    Roger Federer, amo y señor de Wimbledon

    Camiseta blanca, una sonrisa mesurada, los brazos extendidos, sosteniendo el trofeo del torneo de tenis más prestigio del mundo: tal podría ser la postal obligatoria para Wimbledon después de que, a punto de cumplir 36 años, el suizo Roger Federer, se erigiera, una vez más, amo del césped en Londres, y ya sean 8 las ocasiones en que la fotografía tomada para la posteridad sea otra coronación de “Su Majestad”.

    En el campo central del All England Cup, Federer se enfrentó al croata Marin Cilic, demostrando su vigencia como deportista de élite, no tanto por el físico, sino por la gracia y magia de su juego, tan intactos como su puesto entre los 10 primeros del ranking ATP, habiendo ascendido al tercero, con 6545 unidades, después de casi un año sin ocupar una casilla en los tres primeros del mundo.

    En todo caso, por fuera de las estadísticas puntuales, Federer consignó el día de ayer una actuación estelar, una más entre las tantas que le permiten ser reconocido por muchos conocedores del deporte como el mejor de la historia. Una hora y 43 minutos fueron suficientes para que “Su Majestad” le hiciera honor a otro de sus sobrenombres, y la precisión propia de un deportista conocido como “El Reloj Suizo” quebrara a Cilic, quien si bien acusó ciertos problemas de salud antes y durante el encuentro, se vio superado en todo momento por el suizo, quien lo despachó en sets corridos (6-3, 6-1 y 6-4)

    Pero la victoria no solo vale un regreso triunfal a Wimbledon para Federer después de 5 años sin alzarse con la corona en Londres, pues su octavo trofeo del torneo rey representa, a su vez, la victoria número 19 del suizo en circuitos Grand Slam, además de consagrarse como el tenista de mayor edad en ganar el certamen del All England en su era profesional y alejarse del estadounidense Pete Sampras en el podio de los más ganadores de Wimbledon.

    ¡Sigue creciendo la gran leyenda! #RogerFederer gana #Wimbledon por octava vez 🎾

    Una publicación compartida de La Revista Actual (@larevistaactual) el

    Your 2017 singles champions, @rogerfederer and @garbimuguruza 🏆 . #wimbledon #tennis #sport #instasport

    Una publicación compartida de Wimbledon (@wimbledon) el

    A pesar de que estuvo a punto de retirarse del tenis en los últimos años, debido a que no encontraba ese nivel brillante con el cual deslumbró al mundo del tenis durante más de una década, y, sobre todo, por el fantasma de las lesiones que llega junto a la edad para los deportistas de alto nivel, Federer fue terco e insistente en su recuperación y encontró algunas fórmulas que lo ayudaron a cursar otro capítulo más en su larga lista de actuaciones inolvidables.

    Primero fueron las pausas tomadas entre competición, pasando seis meses sin competir después de una lesión en la rodilla sufrida en semifinales en el Wimbledon del año pasado, y volviendo a aplicar un descanso este 2017, al haber ganado el Abierto de Australia. También, este mismo año, el suizo recargaría sus fuerzas omitiendo la temporada de arcilla. Además, Federer ha logrado reinventar su juego cambiando de raqueta, lo cual en papel parece complicado por la necesidad de la adaptación, aunque esto para un deportista de su talla no representó mayor percance, agregándole al hecho de que al golpear de lleno y utilizar menos su característico slice, el estilo del suizo se ha hecho más imprevisible.
    Consagrado una vez más en el olimpo del tenis, Federer justifica no solo las innumerables voces de críticos y expertos que lo han elogiado durante su carrera, sino la elección que tomó a los 12 años, cuando optó por dedicarse completamente al tenis, relegando a segundo plano su otro amor deportivo: el fútbol, una entretención diaria que lo llevaba a jugar en los campos del Concordia Basilea, jugando como centro-delantero o mediocampista ofensivo.

    Los puntos con la raqueta eventualmente se impusieron a los goles en la red, y su fanatismo futbolístico también cambió, decantándose por el otro club de su ciudad natal, el F.C. Basel. Así, el sueño de anotar el gol de la victoria en una final de la Champions League con el Basilea, siempre quedará en eso, un sueño, o, mejor dicho, por muy extraño que resulte el escenario, una incógnita, sobre todo para un excelso deportista que, con 35 años, y siendo el actual líder en títulos durante el 2017 por encima de Rafael Nadal, parece capaz de lograr cualquier reto que se le cruce en su camino.

    Las celebridades que no se perderse la final en Wimbledon:

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad