Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • GASTRONOMÍA

    Publicado 8 mayo, 2021

    Para mamá: Cheesecake de fresa sin horno

    Un fácil, deliciosa y bella opción para regalar a mamá en su día.

    Te traemos un fácil cheesecake de fresa que no necesita hornearse. Realmente espectacular, ya que es muy fácil de preparar, y su presentación es bellísima. Es ideal para consentir a tu mamá en su día especial, sin esforzarte tanto en la cocina.

    INGREDIENTES:

    • 2 cucharaditas de aceite vegetal
    • 200 g de galletas dulces tipo María
    • 100 g de mantequilla
    • ½ cucharadita de canela en polvo
    • 100 g de chocolate blanco
    • 400 g de fresas para el relleno
    • 200 g de fresas para decorar
    • 300 g de queso crema
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • Ralladura de 1 limón
    • 1 cucharada de miel
    • 200ml de crema de leche

    PREPARACIÓN:

    Engrasa un molde desmontable de 20 cm con aceite vegetal y forra la base con papel parafinado

    Coloca las galletas dulces en una bolsa, saca todo el aire y cierra. Tritúralas con un rodillo hasta que se reduzcan a migas.

    Agrega la mantequilla derretida a las migas de galleta y la canela, y mezcla bien hasta que parezca arena húmeda. Presiona la mezcla en el fondo del molde. Enfría en la nevera durante 30 minutos.

    Pica 150 gramos de las fresas por la mitad y distribúyelas alrededor del borde del molde preparado. Pica el resto en trozos pequeños.

    Derrite el chocolate blanco a baño María, o en un microondas.

    Bate el queso crema, la vainilla, la ralladura de limón y la miel en un tazón. Agrega las fresas picadas. En otro tazón, bate la crema de leche hasta que se formen picos suaves.

    Incorpora el chocolate derretido a la mezcla de queso crema, seguido de la crema de leche batida. Agrega más miel a gusto.

    Vierte el relleno en el molde, teniendo cuidado de no mover las fresas del borde. Nivela con una espátula o el dorso de una cuchara, cubre con film transparente y enfría durante la noche hasta que esté firme.

    Retira con cuidado el cheesecake  del molde y colócala en un plato para servir. Decora con las fresas cortadas a la mitad.

    Continúa con:

    Ensalada de pollo con sandía y queso azul

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y YouTube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe