Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • PERSONAJE

    Publicado 7 marzo, 2018

    María Elisa Camargo: ¡nunca es tarde para conocerla!

    A pesar de la sensación que han causado las biotelenovelas, ‘Tarde lo conocí’ ha marcado un nuevo referente al cuestionar hitos inamovibles de la moral tradicional, del mismo modo en que lo hizo Patricia Teherán al revolucionar el vallenato hace dos décadas. Por eso, quisimos invitar a nuestra portada a la mujer que tuvo el privilegio de devolverla a la vida.

    Su padre es boyacense, su madre santandereana, ella vino al mundo muy al sur, en las costas del Ecuador, el destino la trajo de regreso a las frías sabanas bogotanas, y de ahí saltó al norte, primero a México y posteriormente a Los Ángeles. La vida de María Elisa Camargo ha estado llena de movimiento, de cambios, de diferentes espacios, quizá por eso concibe que viajar es el mejor modo de oxigenarse y renovar sus energías. Y por eso, después de dar un nuevo salto e interpretar a Patricia Teherán, el ideal de una mujer del Caribe, haya decidido descansar en las lejanas tierras del oriente. De eso nos pudimos dar cuenta mientras nos contestaba esta entrevista, en un aeropuerto de Dubái mientras esperaba un vuelo a Bangkok.

    Tu trayectoria artística ha sido muy interesante. Has encarnado roles que te han dado retos y aprendizajes significativos. Al concluir esta etapa en ‘Tarde lo conocí’, ¿cuál es el mayor aprendizaje que te deja esa experiencia?

    A lo largo de mi carrera he priorizado dos factores básicos para escoger los personajes que he interpretado: primero, que la producción sea de gran calidad, como vimos en esta serie, y por otro lado, seleccionar personajes que me exijan un esfuerzo más allá de mi zona de confort. Porque mientras más se exponga uno, la experiencia va a ser más enriquecedora. En este caso esta producción requirió mucho trabajo, porque estaba al lado de un equipo de primera categoría especializado en cine, y porque un personaje biográfico que exigía capturar tantos factores del sabor y la cultura del Caribe lo hacía más complejo; eso fue diferente a todo lo que había hecho antes, y esto ha hecho que Patricia sea el personaje que más crecimiento me ha traído como actriz.
    Patricia Teherán fue un personaje icónico en la cultura popular vallenata y en la colombiana en general.

    ? ¿Qué aspecto de su personalidad quisiste resaltar?

    Mi prioridad, y la del director, fue reflejar la esencia de esta mujer. Eso fue difícil porque hay muy pocas fuentes. Sin embargo, lo que se alcanza a ver a través de videos y entrevistas es que tenía una personalidad arrolladora, sin ser sobreactuada ni exagerada. Era sensual, sutil, creó un personaje público que ella sabía manejar a través de su feminidad y eso la llevó a incursionar en un mundo que no le pertenecía, aportando un nuevo mensaje desde la perspectiva femenina. Para eso se necesitan “ovarios”. Ella definitivamente era una mujer adelantada a su tiempo, era de mente abierta, asumía sus retos con tranquilidad, tanto a nivel profesional como personal, aunque ambas esferas eran polémicas. Eso para nosotros fue mucho más importante que profundizar en otras características más triviales, como el acento u otras cosas que a la hora de la verdad no nos dicen tanto como su valentía, esa capacidad que tuvo de romper los esquemas. Convirtió la fragilidad femenina en su fortaleza, y eso hizo de ella una mujer muy especial.

    El casting para escoger a la actriz que protagonizaría esta serie fue bastante reñido, estuviste al lado de actrices y cantantes de gran trayectoria y talento. ¿Cuál consideras que fue la clave para que te hicieras merecedora del papel?

    Los castings siempre son una experiencia complicada, mucho más en Colombia en donde por lo menos yo he vivido los procesos más complejos. Por eso, y porque además tengo un contrato de exclusividad con Telemundo, hice un casting en el que puse todas las ganas y todo el esfuerzo, pero sin mayores expectativas. Simplemente quería dar una buena impresión a la gente de Caracol porque siempre había soñado trabajar con ellos por la calidad con la que están sacando adelante sus proyectos. Primero hubo un filtro de canto, y para él estudié durante días las canciones de Patricia y su técnica de canto. Después de ese vino el casting de actuación. Trabajamos mucho el ‘look’, buscamos la peluca, la ropa de la época, recuerdo que rellenamos las hombreras con papel higiénico, tratando de dar esa imagen impactante que ella tenía. Ella afortunadamente tenía un lenguaje corporal muy rico, muchos gestos que permitían muchos elementos para trabajarla. Creo que hacerlo sin esa presión de “tengo que lograrlo” me ayudó a relajarme más, hacer las cosas con más calma y tranquilidad, porque los actores muchas veces somos víctimas de la ansiedad. Al final les gustó tanto mi trabajo que los ejecutivos, sin siquiera haberme visto, viajaron a negociar con los productores de Telemundo y eso permitió una nueva alianza entre los dos canales, lo cual fue increíble porque demostró cuán trascendente puede ser un trabajo hecho con ganas y calidad. Nunca me había sentido tan valorada profesionalmente.

    Si quieres leer el articulo completo adquiere ya la última edición de La Revista Actual

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios