Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 11 mayo, 2018

    Edición 142 Mayo de 2018 Respeto, honro y admiro tu destino

    Fotografía: Harry Nuñez

    Vestuario: Naf Naf

    Peinado y Maquillaje: Nidia F. Belleza Integral

    “Una madre merece honra y respeto, ella siempre crece en sabiduría y paciencia porque es única en su rol. Es la madre que Dios dio a esa familia para que con valor siga adelante”

                                                             alientoenfrases.com

    Hoy mi escrito lo dedico a una mujer que nunca se arrugó, ni nunca se arruga ante lo que ve en su exterior. Se quedó viuda a los 46 años (del ser más espectacular del mundo y que ella considera el hombre de su vida), con 6 hijos en edades entre los 14 y los 24 años. Es lo más cercano a una heroína y a lo que hoy en día es la Mujer Maravilla.

    Se trata de mi madre, una mujer de un poder indescriptible, de un temple admirable, de un carácter inmaculado, de una serenidad ejemplar y de un conjunto de virtudes que quizás no me alcancen las palabras para describirla. Busqué en el diccionario de la Real Academia Española los significados de las palabras ‘temple’ y ‘carácter’, y encontré estos dos que se acercan mucho a lo que veo en mi mamá y que dicen en su orden: Fortaleza enérgica y valentía serena para afrontar las dificultades y riesgos. Fuerza y elevación de ánimo natural de alguien, firmeza, energía.

    Hoy, a sus 85 años, Gala, mi madre, cuyo nombre es garantía de mujer elegante y siempre en su lugar, sigue firme y convencida de que la vida es para entregarlo todo a cambio de nada. Sus principios son valores inamovibles que van con ella siempre, y que no se los mueve ni la grúa más grande del mundo.

    Para mi mamá, la familia es el pilar que hace y saca de una persona su mejor versión, es su motor para seguir aquí en este mundo, aprendiendo y creciendo cada día más. Se siente feliz, plena y orgullosa de ser abuela de 18 nietos, 8 biznietos nacidos y uno en camino. Para ella las reuniones en familia la hacen sentir que valieron la pena los años de arduo trabajo, cuando con seis hijos pequeños, ella atendía su negocio, manejaba su casa de más de 500 metros cuadrados que remodelaba cada vez que quería incluyendo el retapizado de los muebles que ella misma en varias ocasiones hizo sin necesidad de contratar a un tapicero.

    Por todo esto, hoy quiero aprovechar este mes de mayo para rendirle un homenaje a la mujer que me dio la vida, que me enseñó el significado del amor incondicional, que me mostró que el éxito no está en no caerme, sino en levantarme cada vez que me caiga. Que me recuerda permanentemente que Dios sabe perfectamente lo que cada ser humano necesita y que, aunque en algún instante no sienta que Dios está conmigo, Él siempre está conmigo.

    Gracias infinitas, Galita, gracias, gracias, gracias a ti, mi madre, sol, por mostrarme que cada mañana sale la luz del sol y por entregarme tu legado que es mi carta de presentación a donde voy. Gracias por enseñarme que la grandeza de un hombre no está en sus bienes materiales, sino en su corazón y que, si logramos permanecer el mayor tiempo posible conectados con el cielo, la abundancia y los recursos serán infinitos para uno.

    Para ti, mi querido lector, una vez más te entregamos una edición ACTUAL cargada de mensajes positivos, de historias conmovedoras, con la sola intención de aportar un granito de arena a tu despertar de conciencia, para que tomes lo que creas que es para ti; y lo que no, lo dejes ahí para otros que vienen detrás y a los que puede servirles.

    Mi sugerencia para ti, que me lees en este instante, es que si tienes aún a tu mamá físicamente en este mundo, corras a llamarla y decirle cuánto la amas, búscala y abrázala fuerte y pega su corazón al tuyo para que sientas sus latidos y ella sienta los tuyos. Y si ya tu mamita se fue, cierra los ojos y conéctate con su energía y siéntela dentro de ti, abrázala, dile cuánto la amas y respetas, cuánto honras y admiras su destino. Dale las gracias porque hasta donde te dio fue suficiente para ser lo que eres hoy.

    Y para todas las mamás lectoras de ACTUAL, quiero desearles un feliz día cargado de millones de bendiciones. A ti, mujer, que en este instante me lees, quiero enviarte toda la energía que viene del cielo directamente a mi corazón y de ahí la proyecto hacia ti.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad