Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 15 noviembre, 2017

    Edición 137 Noviembre de 2017 – RECONOCIENDO MI HERENCIA

    Foto por NAFNAF

    Por Mayra Lucia Rios C

    directoraQlarevistaactual.com

    “Cuando busco en mi historia familiar, estoy poniendo luz en aquello que ha permanecido olvidado y que debe ser reconocido y honrado” -Anónimo

    Hay un mensaje escondido en el legado de tus ancestros. Búscalo, reconócelo, ámalo y libérate de cualquier carga.

    “La familia es un árbol mágico en el interior de cada uno”. Comienzo mi editorial con esta frase que tomé de una conferencia a la que asistí, cuyo nombre es: ‘Elijo ser quien reconoce y honra a sus ancestros’, dictada por la reconocida coach barranquillera Angie Carrillo. Esta, para mí, es un tiempo propicio para trabajar en reconocernos, en buscar en la historia de nuestra familia lo que somos en esencia desde nuestras raíces. Gracias a lo que he vivido en estos últimos meses, he podido ver claro que la vida me está diciendo que debo amarme, pero para lograrlo en toda su extensión tengo que buscar en mis ancestros aquello que debo reconocer y honrar para sanarlo en mí.

    Y en este comienzo de adentrarme en el conocimiento de la historia de mis antepasados, he encontrado cosas maravillosas. Por ejemplo, descubrí que mi abuela paterna María (quien partió de este mundo mucho antes que mis papas se conocieran) fue una líder en su familia, una mujer santandereana, decidida y con mucho carácter, que rompió con todos los estereotipos de aquella época; hablo de los años 1920, cuando las mujeres se casaban con quien sus padres eligieran y no tenían opción de opinar sobre lo que querían ser y hacer. Mi abuela paterna, a quien admiro profundamente, hizo todo lo contrario a lo que la sociedad decía que debía ser y hacer una mujer. Según lo poco que he podido investigar, fue una empresaria exitosa, una hermana excepcional y una amiga de esas que cualquiera quiere tener el privilegio de encontrar.

    Por eso hoy 110 años después de su nacimiento, quiero rendir un homenaje y hacer un reconocimiento a mi abuela paterna, porque según mi sentir fue una gran mujer, berraca, que no se arrugaba con nada, que quiso ser autentica a pesar de haber nacido en una época en que la sociedad juzgaba y señalaba su estilo de vida y que, por encima de todo esto, decidió ser madre soltera, hija, hermana, amiga, empresaria y líder de su familia. Gracias, abuela María, por dar todo de ti para que mi papá naciera, conociera a mi mamá y yo esté hoy aquí viviendo en esta maravillosa familia que amo tal cual es. Hoy pongo luz en aquello que permaneció olvidado, para que junto con mis hermanos podamos reconocer y honrar nuestro origen y sentirnos inmensamente agradecidos y orgullosos de nuestro linaje.

    Esta es una parte de mi historia familiar que quise compartir contigo que me lees en este instante, con la intención de aportar y sugerirte buscar en la historia de tus ancestros las pistas que quizás sean la solución de mucho de lo que sucede en tu presente. Hay un mensaje escondido en el legado de tus ancestros. Búscalo, reconócelo, ámalo y libérate de cualquier carga.

    Finalmente, mi mensaje para ti es que, a través del amor hacia la historia de tu familia, logres estar libre de compensar en tu presente cualquier dolor o fracaso de tus antepasados.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios