Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 12 mayo, 2018

    El despertar de las hadas, una lección de amor propio

    Mónica Mendoza, colaboradora de La Revista Actual, es la autora de este cortometraje sobre el empoderamiento inaplazable de la mujer.

    Mónica Mendoza es una experimentada periodista que forma parte del equipo de La Revista Actual. Nació en Cartagena, pero se crió en Barranquilla, y desde el año 2000 se encuentra radicada en Miami, Estados Unidos, realizando cubrimientos para medios internacionales como el ‘Huffington Post’.

    Recientemente, Mónica decidió incursionar en el mundo de la realización audiovisual, con la misión de difundir un mensaje que motiva a las mujeres a desistir de la búsqueda del príncipe azul, y las invita a desplegar sus alas para buscar por sí mismas su propia felicidad.

     

    En este emotivo cortometraje, varias mujeres narran cómo superaron flagelos como el abuso intrafamiliar, las enfermedades y el miedo a ser criticadas. La conclusión principal es que las mujeres no son mitades de una naranja, sino seres completos y maravillosos.

     

    ¿Cómo surgió la iniciativa de crear ‘El despertar de las hadas’? ¿Qué te motivó y cómo fue la convocatoria de las  mujeres que participan en el cortometraje?

    La iniciativa nació de la pregunta sobre qué es el amor. Mi punto de partida fue Amelia Hernández, la bisabuela de mis hijos, quien murió hace algunos meses. Ella tuvo que afrontar muchas pruebas dolorosas en la vida, pero aún así, afirmaba que su vida estaba cargada de amor y que era feliz. También tengo una amiga que venció al cáncer dos veces, practica yoga, zumba y es muy feliz. Sus historias me motivaron a reunir mujeres que narraran cómo superaron situaciones duras, a través de un mensaje simple, para que quienes están viviendo situaciones similares, no se sientan solos.

     

    ¿Qué dificultades hubo durante el proceso?

    La verdad es que todo fue muy sencillo, y aunque no tenía presupuesto, las piezas encajaron enseguida. Recibí mensajes de mujeres por Facebook, otras me llamaron a contarme sus historias; todo fluyó a la perfección. Yo solo tenía en mente el concepto, pero ni idea de producción audiovisual; sin embargo, tuve la oportunidad de aprender mucho al respecto durante el proceso, gracias a la colaboración de varios contactos que tengo en la industria audiovisual.

     

    Para leer esta nota completa adquiera la última edición de La Revista Actual.

    También te puede interesar: ¿Quién le robó el corazón a Jessica Cediel?

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad