Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • SALUD Y VIDA

    Publicado 25 mayo, 2021

    ¿Cómo es en realidad tu relación con tu madre?

    Por Papá Jaime / Instagram @papa.jaime

    Existen diferentes tipos de relaciones entre madres e hijos. Algunas muy buenas, donde la confianza, el apoyo y la comprensión son la base; algunas regulares, donde simplemente la indiferencia es la que prima entre ellos; otras bastante malas y deterioradas, donde lo que reina es el resentimiento, el rechazo y el dolor; y algunas otras caracterizadas por unas dependencias emocionales obsesivas, nocivas y compulsivas, que roban la paz interior, desestabilizan, descontrolan o desquician.

    ¿Te has preguntado alguna vez cómo es realmente tu relación con tu madre? ¿Ha estado esta relación basada realmente en el amor? ¿Has aceptado a tu madre tal y como es? ¿O tú, como madre, has aceptado que tu hijo no te pertenece y que debes respetar lo que él quiere ser, hacer y finalmente tener en su vida? Todas estas preguntas y muchas más, es probable que estén en la mente de muchas madres e hijos. Desafortunadamente, muchas veces no se llega a establecer una comunicación asertiva, basada en el amor para que estas relaciones y conflictos personales se puedan mejorar y resolver.

    El día de la madre hay una gran celebración donde abundan los regalos, las flores, las comidas y las reuniones familiares, pero muchas veces no hay una comunicación sincera, a partir de la cual se pueda expresar realmente el sentimiento. Por eso, aprovecha esta fecha para preguntarte si has sido una buena hija, un buen hijo, una buena madre, o una buena abuela, pues muchas veces nuestras relaciones no están basadas en el amor, sino en el miedo, que es diametralmente opuesto al amor, y esto hace que se cree una barrera invisible que puede durar toda la vida, y te puede llevar a tener comportamientos y reacciones hostiles, de las que te arrepentirás tarde o temprano.

    Por eso vale la pena preguntarse: ¿Qué es lo que queda después de que un ser querido muere? Yo me he hecho esa pregunta. Ya ha pasado un año desde la partida de mi madre a su viaje a la eternidad, y algunas veces pienso en lo que haría si la pudiera volver a tener a mi lado, aunque fuera por unos cuantos días. Imagino que la hubiera compensado con el tiempo que no le pude dar por vivir en diferentes ciudades, con el amor que le hubiera podido expresar más a menudo, y con el agradecimiento y apreciación profunda, por todo lo que ella hizo por mí y por mi familia.

    Entonces hoy, si tienes aún viva a tu madre, analiza a fondo y pregúntate sinceramente lo siguiente: ¿Sientes que le has dado todo tu amor y le has expresado todo tu cariño y agradecimiento? O, por el contrario, ¿Sientes que la has criticado, juzgado, exigiéndole siempre que sea tal y como quieres tú que ella sea, quizás sacándole en cara sus defectos y necedades? De pronto puedes estar pensando que hablar con tu madre no tiene sentido, ya que ella es testaruda o tiene una forma muy característica de ser y has decidido ser indiferente ante esta situación, pero sólo te digo que si desciendes al corazón de tu madre (sólo puedes llegar allí cuando la observas y escuches en silencio con amor), verás que ese corazón está lleno de creencias llenas de miedo que la hacen sufrir y la hacen comportarse como una persona rígida, fría, calculadora, controladora, insensible, «cantaletera» o intensa. Pero si estas consciente y con amor la observas sin juzgarla y sin enjuiciarla, te darás cuenta que la mayoría de los problemas que has tenido con ella están basados en esa programación y creencias con las que ella fue educada, que son las mismas creencias que quiere imponerte, porque considera que es la mejor manera de educarte. 

    Para que puedas unir y estrechar tus lazos de amor con tu madre, te recomiendo que en éste, su mes, la invites a compartir un espacio sagrado de celebración y reconciliación con ella, preferiblemente en la naturaleza, donde le des la oportunidad de expresar sus sentimientos, de liberarse de sus miedos y de esas cadenas mentales que la hacen sufrir; y así, en una conversación centrada en el amor, puedan ella y tú, comprender, entender y liberarse de la culpa y el remordimiento, antes de que sea tarde.


     

    Papá Jaime

    Líder social, maestro espiritual, escritor y conferencista

    Embajador mundial de la paz

    Creador Universidad de la Alegría

    www.papajaime.com

    liderazgo@papajaime.com

     

     


    Continúa con:

    Tu mayor propósito este año: vivir en el amor, no en el miedo

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y Youtube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe