Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 16 agosto, 2017

    5 lecciones a aprender de la reina del Pop

    Hoy cumple 59 años uno de los íconos femeninos por excelencia en el mundo musical, y la cultura pop: Madonna Louise Veronica Ciccone, mejor conocida como Madonna.

    Polémica, atrevida, vanguardista, Madonna conjuga una carrera de más de 30 años, reinventando tanto su estilo musical, como a ella misma. Esta presencia constante y su fuerza creativa le han valido el mote de la “reina del Pop” un título que nadie ha podido -ni al parecer podrá- arrebatarle.

    Sin embargo, no todo ha sido brillo y lujos para la diva nacida en Michigan. El trabajo arduo ha sido una de sus características para llegar a la increíble cifra de 300 millones discos vendidos que ostenta hoy día, pero la misma vida la ha puesto frente a complicadas situaciones que ha sorteado de manera tal, que la alguna vez conocida como Chica Material, puede servir como ejemplo para todos.

    Con la ayuda del portal web mundoejecutivo, traemos 5 lecciones que podemos aprender de la cantante de éxitos como “Papa don’t preach” o “Music”:

    • Aprende de las adversidades: Solo tenía 5 años cuando perdió a su madre por un cáncer de mama. Esto, claro, representó un episodio traumático para Madonna que, aún niña, ni siquiera comprendía qué pasaba con la mujer que la trajo al mundo. Criada por su abuela, ella y sus tres hermanos eran muy agresivos con las mujeres que querían acercarse a su padre.

    “Yo no era rebelde. Me preocupaba por ser buena en algo. No me afeitaba las axilas y no usaba maquillaje como las otras niñas, pero estudié y obtuve buenas notas. Quería ser alguien”, comentó para la revista Vanity Fair.

    • Aprovecha las oportunidades: El camino de Madonna hacia el estrellato empezó con las decisiones correctas: clases de ballet cuando entró a la Universidad de Michigan; escuchar el consejo de un profesor que la alentó a ir a Nueva York para buscar una oportunidad con su talento; formar la banda Breakfast Club con Dan Gilroy, donde tocó guitarra, batería y cantó; y, después, abandonar la misma Breakfast Club para armar el grupo Emmy junto a Stephen Bay, lo cual le permitió tener la oportunidad de firmar contrato con un sello discográfico.

    “Recuerdo a mi manager Freddy gritándome ‘¡oh Dios mío! ¿qué estabas haciendo? Llevabas un vestido de novia’ Fue los más valiente y sexual que había hecho en televisión”, declaró.

    • Sé fiel a ti mismo/a: Su nombre bautizó su disco debut, y, en la medida en que la popularidad de éste crecía, la joven cantante empezó a cambiar su look en busca de esa imagen de diva que dejaría permeada en el imaginario popular. Así, a inicios de los 80, el estilo de Madonna combinaba algo de punk y new romantic, portando tops con encaje, cabello claro, joyería extraña y falda con pantalón medias.

    “Cuando grabé esta canción estaba cantando sobre cómo algo me hizo sentir, de cierta manera, renovada y fresca. Todos pensaron que ya no quería ser virgen, eso no tiene nada que ver con lo que canté”, comentó Madonna sobre Like a Virgin, canción desprendida del disco homónimo, el cual generó gran reacción de sectores conservadores, que la acusaron de “promover las relaciones sexuales prematrimoniales y socavar los valores”.

    • Transfórmate constantemente: El final de los 90 marcó una decisión importante en la carrera de Madonna: abandonar la imagen de mujer rebelde y extravagante con la cual se dio a conocer, para pasar a exhibir el estilo de una cantante madura y consolidada como referente de la música popular mundial. La apuesta no la resultó nada mal, pues el primer larga duración de esta nueva etapa, Ray of Light, ha sido considerado por múltiples críticos como una de las obras maestras fundamentales de la música pop de los años noventa.

    “Este disco cubre todas las áreas de mi vida. Me había unido recientemente a la Cábala y había dejado de lado la fiesta. Además, recién había tenido un bebé, por lo que mi alegría estaba completa y me encontraba reflexiva”, dijo la artista sobre el álbum de 1998.

    • Empodera a los demás: No solo por sus éxitos musicales ha perdurado el nombre de Madonna. Sus actos filantrópicos han marcado huella en la vida de los menos afortunados, sobre todo en temas de educación y empoderamiento femenino. Crítica de figuras poderosas, como el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Madonna demuestra que puede canalizar la rebeldía tanto en música, como en acciones altruistas.

    “La lucha por el derecho a ser libres, a ser quienes somos, a ser iguales. Marchemos juntos a través de esta oscuridad y en cada paso sepamos que no tenemos miedo, que no estamos solos, que no retrocedemos, que hay poder en nuestra unidad”, comentó en un discurso.

    Te Puede Interesar:

    Madonna: sublime y profana

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad