Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

ACTUALIDAD

Publicado 7 mayo, 2022

Especial Día de la Madre

¿ERES UNA MAMÁ “MONPET”?

El término “monpet” cobra relevancia para designar a las madres que consideran que se quedaron sin tiempo para ellas. Se trata de un colectivo mundial cada vez más numeroso, que desnuda el alma de una época.

Existe un ingrediente que adquiere especial relevancia cuando se trata de poner en armonía los distintos ámbitos de la vida: el equilibrio. Un equilibrio que puede romperse cuando una faceta personal ocupa otras esferas de la existencia. 

El día a día avanza a un ritmo de tareas ininterrumpidas que producen prisa y sensación de urgencia. Y, de este modo, el cansancio se acumula en jornadas que muestran carencias en el plano del descanso. Esta situación se agrava cuando existe un reparto desigual de las responsabilidades familiares y de las tareas de la casa. Cuando esa situación se produce en una pareja, surge un sobreesfuerzo en quien asume un mayor peso a nivel individual. Para la mujer, la gestión del tiempo después de la maternidad, con frecuencia, es un reto muy complejo.

La falta de tiempo para una misma es la situación que atraviesa una mamá “monpet”, término que se acuño por la expresión en inglés “mother with no personal time”, que traducido al español significa madre sin tiempo personal.

La falta de tiempo para una misma no solo reduce el espacio de descanso, sino también de los planes de ocio y del autocuidado. La atención se centra constantemente en un objetivo externo. La maternidad muestra un cambio de circunstancias en la realidad personal.

Pero la falta de tiempo para una misma, aunque sea en pequeñas cantidades, produce efectos negativos a largo plazo cuando la situación se prolonga en el tiempo. De hecho, puede aumentar la frustración y la insatisfacción personal de quien, más allá de los motivos de felicidad, no cubre necesidades que están vinculadas con su desarrollo personal como ser humano.

El propio ritmo del día a día no crea el contexto favorable para que la persona pueda pensar en sí misma, en su situación actual, y en los cambios que puede implementar. Quien se encuentra en una situación de este tipo experimenta un alto nivel de exigencia. Pero es importante reconocer el problema, y actuar.

¿Cómo saber si alguien experimenta la realidad de una mamá “monpet”?

Más allá del hecho de que la madre disponga de poco tiempo para dedicarse a sí, conviene centrar la mirada en el plano emocional…

Encuentra el artículo completo en la más reciente edición Especial Día de las Madres. Adquiérela AQUÍ.

Continúa con:

«Caí en la trampa de la vanidad»: Isabella Santodomingo hace una dura confesión

Síguenos en Instagram, Facebook y YouTube.

Comments

comments

AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe