Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

ACTUALIDAD

Publicado 23 junio, 2022

El Palacio de Buckingham entierra la investigación por el bullying de Meghan Markle a sus exasistentes

La duquesa de Sussex había sido acusada por ex empleados reales de maltrato. Las pesquisas, que han supuesto «cambios en las políticas y los procedimientos», no serán revelados para proteger la recién estrenada buena relación entre los Sussex y los Windsor.

Durante la escalada de tensión entre el palacio de Buckingham y los duques de Sussex antes de la polémica entrevista con Oprah Winfrey en marzo de 2021, el palacio prometió en un impactante comunicado investigar a fondo el presunto bullying que Meghan Markle habría practicado contra algunos de sus asistentes mientras formaba parte de la familia real británica.

Según reveló ‘The Sunday Times’ antes del comunicado del palacio,  varios trabajadores del palacio de Kensington oficializaron esas quejas en 2018. El mismo periódico reveló este domingo que la investigación «ha forzado cambios en las políticas y procedimientos» de la institución, sin definir qué alteraciones se han producido.

El medio también revela que los hallazgos de la investigación altamente delicada, que fue pagada de forma privada por la reina Isabel II y realizada por un bufete de abogados independiente, nunca se publicarán y han sido «enterrados», para proteger la privacidad de los asistentes y para reducir las tensiones entre los Sussex y el resto de la familia real británica, que actualmente se encuentran en mejores circunstancias. 

El Palacio ni siquiera hará una declaración pública sobre el informe ni reconocerá los cambios en sus políticas de recursos humanos a raíz del presunto acoso de Markle.

El príncipe Harry y Meghan Markle en la Catedral de San Pablo, durante las celebraciones del Jubileo de Platino de la Reina, en Londres.

La investigación sin precedentes, que algunos creen que fue usada por el palacio como campaña de contraprogramación del relato de los Sussex en la escandalosa entrevista con Winfrey, fue financiada de forma privada por los Windsor.

Se dijo que dos altos miembros del personal del palacio fueron intimidados para que abandonaran sus puestos de trabajo por la duquesa de Sussex. Un tercer exasistente afirmó haber sido “humillado” personalmente por la exactriz tras su boda con el príncipe Harry.

Markle no tardó en responder a las acusaciones negando la mayor. “Llamemos a esto por su nombre: una calculada campaña de difamaciones basada en informaciones engañosas y dañinas. Nos decepciona que los medios den credibilidad a esta representación difamatoria de la duquesa de Sussex”, explicó un comunicado de Harry y Meghan. “No es coincidencia que estas viejas y distorsionadas acusaciones dirigidas a socavar a la duquesa estén siendo filtradas a los medios británicos poco antes de que el duque y ella hablen abierta y honestamente de su experiencia en los últimos años”, añadieron.

Meghan Markle fue acusada por acoso laboral por varios ex empleados reales.

Durante los primeros días de este mes, el príncipe y Markle participaron de las celebraciones por el Jubileo de la reina Isabel II. Fue la primera aparición pública de Markle junto a familia real tras más de un año.

El hijo del príncipe Carlos, de 37 años, regresó varias veces a Reino Unido desde el “Megxit”, que supuso el divorcio entre la pareja y la monarquía: para los funerales del esposo de la reina, Felipe, en abril de 2021, y luego para la inauguración de una estatua de su madre Diana.

Fue también la primera visita de Lili al Reino Unido y el primer viaje de regreso de su hermano Archie, de 3 años, desde que la familia abandonó la tierra natal de Harry para irse a los EEUU en marzo de 2020 tras renunciar a sus cargos oficiales en la familia real británica.

Harry y Meghan fueron invitados a la celebración de Isabel II, pero no tuvieron mayor protagonismo en los actos públicos.

Las celebraciones del Jubileo de platino de la reina Isabel II sirvieron para evidenciar una nueva etapa en las relaciones entre los Windsor y los Sussex tras las escaladas de tensión en el pasado. Esa reunión en Londres se vio como un acto de perdón por ambas partes: tras los recelos de la renuncia, tras los comentarios racistas por el embarazo de Markle de un miembro no identificado de la familia y tras las muchas afirmaciones dañinas que realizaron los Sussex sobre la familia real británica en la entrevista con Oprah Winfrey.

Continúa con:

¿A lo Will Smith?: Tom Hanks estalló contra fans que empujaron a su esposa

Síguenos en Instagram, Facebook y YouTube.

Comments

comments

AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe