Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • Publicidad Banner superior

    publicidad
  • ACTUALIDAD

    Publicado 5 octubre, 2022

    El actor Pablo Lyle es declarado culpable de homicidio involuntario

    El histrión mexicano podría pasar hasta 15 años de prisión luego de una pelea en un incidente de tránsito en el que murió un ciudadano cubano en 2019.

    Este martes 4 de octubre una jueza en Miami, Florida, declaró culpable al actor mexicano Pablo Lyle por homicidio involuntario luego de que en una pelea durante un incidente de tránsito en 2019 golpeara a Juan Ricardo Hernández, ciudadano de origen cubano que falleció cuatro días después a causa de un traumatismo en la cabeza, tras la agresión.

    Luego de tres años en los que el proceso legal contra el actor mexicano se retrasó debido a la pandemia de Covid-19, la jueza Marisa Tinkler Méndez lo declaró culpable y señaló que Lyle permanecerá en custodia hasta que se determine el próximo 16 de octubre la condena. 

    El actor mexicano Pablo Lyle.

    Durante la audiencia de este martes el fiscal solicitó a la jueza la pena máxima para Pablo Lyle por homicidio, que es de 15 años en prisión; sin embargo, reconoció el buen comportamiento del actor mientras permaneció en arresto domiciliario por lo que podría contemplar una condena de 10 años. 

    El jurado, compuesto por seis personas, llegó a la conclusión después de que la fiscal Gabriela Alfaro repitiera las palabras «por favor no me hagas daño», supuestamente las últimas de Hernández, de 63 años, antes de caer al suelo y golpearse mortalmente en la cabeza.

    La defensa presentó partes de una declaración del actor en la que señalaba que era la primera vez que se veía envuelto en una situación como esa y que lo hizo supuestamente para proteger a su familia.

    Los abogados del actor mantuvieron que Lyle actuó en defensa propia y habían solicitado la desestimación del caso bajo la ley de defensa propia del estado de Florida.

    Lyle decidió el lunes no prestar testimonio después de que el pasado viernes testificara el médico forense que le hizo la autopsia a Hernández. Su cuñado Lucas Delfino, quien era el conductor del auto en el que iban también decidió no testificar.

    El testimonio más esperado fue el de Ana Araujo, la esposa de Lyle, que el día del suceso se encontraba en el vehículo junto a sus dos hijos. Araujo sostuvo que se asustó muchísimo y que sintió un fuerte golpe en el vehículo durante el incidente.

    «Venía pitándonos muy fuerte todo el camino, hasta que nos detuvimos y comencé escuchar a un señor gritando e insultando», indicó en relación a Hernández.

    Señaló no haber visto el momento en el que el actor golpeó a Hernández al encontrarse de espaldas, además de matizar que todo ocurrió muy rápido.

     

    Los hechos se remontan al 31 de marzo de 2019, cuando Lyle iba al Aeropuerto Internacional de Miami en un vehículo conducido por su cuñado, Lucas Delfino, cuando se cruzaron con el automóvil conducido por Hernández.

    En un semáforo en rojo el cubano se bajó para recriminar de forma airada a Delfino por una maniobra que había realizado.

    En medio de la discusión, Lyle salió del carro y golpeó a Hernández, quien, de acuerdo con las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de una gasolinera cercana, se desplomó al instante.

    El forense indicó que cuando fue examinado el cadáver del cubano se comprobó que había sufrido una hemorragia en la parte frontal y posterior de la cabeza. 

    Según la declaración que publicó la abogada del estado Katherine Fernandez Rundle, el caso de Lyle demuestra la destructividad que tienen los accidentes por el comportamiento de los que van al volante. También se dijo orgullosa del trabajo que hicieron las personas que velaron por la justicia de la familia Hernández.

    “El veredicto de hoy que encuentra a Pablo Lyle culpable de la muerte por homicidio involuntario de Juan Ricardo Hernández de 63 años de edad, muestra la escandalosa destructividad de los incidentes de ‘Furia al Volante’”.

    Luego de que el histrión fuera declarado culpable, él no tuvo reacción alguna, pero se enfrascó en una abrazo con su familia, besó a su esposa y fue arrestado por las autoridades.

    Continúa con:

    Piqué en problemas: su empresa Kosmos está siendo investigada por corrupción y los empleados lo abandonan

    Síguenos en Instagram, Facebook y YouTube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad