Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • Publicidad Banner superior

    publicidad
  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 22 diciembre, 2021

    EDITORIAL

    Navidad y Año Nuevo

    Dos Regalos Divinos: Renacer para reconciliarnos en Amor

    Por: Mayra Lucía Rios Castro / directora@larevistaactual.com

    Maquillaje y peinado: Nidia F. Belleza Integral

    “Recibe este tiempo con gratitud y disfruta el amor de Dios a través de los milagros que hoy se manifiestan ante ti”.

    La navidad es para mí un regalo Divino, que recibo con emoción y apertura para disfrutar momento a momento. El aire que trae esta época me inspira, me deleita y me invita a compartir con los seres que amo y con los que me rodean.

    Dios nos invita en este tiempo a reflexionar, a meditar y a observar sin juicios. Por eso hoy quiero sugerirte a ti que me lees en este momento, una lista de regalos para dar en esta navidad:

     

    • Una sonrisa. Regalemos un gesto de alegría a todas las personas que se crucen en nuestro camino. Una carita feliz es un regalo que alimenta el alma y alegra el corazón de quien lo recibe.

     

    • Una frase motivadora. Regalemos mensajes positivos que inspiren a quienes los reciben.

     

    • Una llamada. Aprovechemos esta época para hacer una llamada a una persona con la que hace tiempo no nos comunicamos. Digámosle que la estamos pensando, recordando, y que queremos escuchar su voz para saber cómo se siente.

     

    • Un abrazo. Aprovechemos para abrazar a nuestros seres cercanos, con los que vivimos los 365 días del año, y con quienes quizás solo nos damos un saludo a diario. El abrazo de corazón a corazón acompañado de “te amo”, sana las heridas y es la mejor vitamina para el alma.

     

    • Una visita. Compartir una comida, un café, un espacio de nuestro tiempo con una abuelita, una tía abuela, o un miembro de la familia mayor que casi no vemos. Estas son personas que ya están de salida de este plano y cualquier espacio que compartamos con ellas, es ganancia.

    La vida nos permite en esta época de navidad cambiar la rutina, llenar el espíritu de luz, sentir el amor a flor de piel, regalar nuestra mejor versión y escuchar al otro sin necesidad de imponer nuestra opinión, o lanzar un juicio.

    El 2022 es un año para reconciliarnos con nosotros mismos. Para abrirnos al cambio que ya estamos viviendo desde el 2020. Para soltar el pasado, lo que no nos sirve, para vivir en un mundo de amor, paz y compasión. Para comprender que cada ser está viviendo su proceso de aprendizaje en esta vida, y aunque sea diferente al nuestro, es el correcto y perfecto para cada quien. Para confiar en que Dios sabe qué necesitamos, y nos lo da en su tiempo.

    Recibamos el año nuevo llenos de luz en nuestros corazones y seamos faro para los que nos rodean, o para quienes lo necesiten.

    Sintámonos merecedores de un mundo como el que soñamos y estamos esperando.

    Tomémonos el tiempo para elegir qué es lo que verdaderamente queremos. ¿Cuáles son tus sueños profesionales, salud, relaciones y prosperidad?

    Pidamos a Dios, al Universo, eso que queremos, dando gracias porque ya está dado, y hecho está. Finalmente, suelta y confía. Gracias, Gracias, Gracias.

    Recibe mi saludo amoroso lleno de gratitud por estar aquí los 365 días para leernos y disfrutar de nuestro contenido, el cual preparamos con todo el amor y la pasión que sentimos, y sigue viva. Ya casi son 18 años de haber creado La revista Actual y tocar corazones a través de sus páginas, quedarnos allí, y aportar un granito de arena para construir un mundo lleno de paz, amor, y prosperidad.

    Continúa con:

    Editorial Mi vida a partir de hoy

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad