Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • DESTINO

    Publicado 24 agosto, 2016

    De viaje por tierras Vikingas

    Por Felipe Villa de la Torre

    No son los países más turísticos de Europa, pero exhiben orgullosos algunas de las ciudades y paisajes más hermosos del mundo. Admirados por el funcionamiento preciso de sus sociedades, los escandinavos han edificado urbes de gran valor arquitectónico, amigables, propicias para disfrutar de un alto nivel de vida. A pesar de las bajas temperaturas que escuecen durante buena parte del año, los descendientes de los vikingos suelen encabezar los listados de los ‘Países más felices del mundo’.

    Te puede interesar:

    Eva Perón tendrá una serie en Colombia

    Parque Tayrona: Los Andes a las orillas del Caribe

    NORUEGA

    Sin lugar a duda, las auroras boreales constituyen una de las atracciones más populares de los países escandinavos. Es común para los habitantes de las regiones norteñas de Noruega, Suecia y Finlandia ver a los foráneos contemplando el cielo con gestos de incredulidad, embelesados con el espectáculo que ofrecen las ‘llamas’ de diversos colores iluminando el cielo. Este fenómeno, que ocurre principalmente durante los meses de invierno y que se origina gracias al choque de masas de viento solar con la  HYPERLINK «http://es.wikipedia.org/wiki/Magnet%C3%B3sfera» \o «Magnetósfera» magnetósfera terrestre, atrae cada temporada a miles de turistas.

    Sin embargo, lo más destacable de Noruega, la palabra que identifica de inmediato a este país no es otra que fiordos. Marcharse de Noruega sin visitar alguno de sus famosos fiordos sería un sacrilegio turístico. Estas verdaderas obras de arte creadas por la naturaleza y el tiempo se han afianzado como un destino turístico de incalculable valor, al que la revista Nacional Geographic, por ejemplo, catalogó como el mejor destino turístico del mundo que conserva su estado natural. Además, los fiordos noruegos están incluidos en la lista de las siete maravillas de la naturaleza elaborada por el diario norteamericano Chicago Tribune, mientras que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad a dos de ellos, Nærøyfjord  y Geirangerfjord.

    Si vas a los fiordos noruegos la ciudad obligada para visitar es Bergen, una de las ciudades portuarias más antiguas del norte de Europa, cuyo barrio más histórico es Bryggen, un pintoresco complejo compuesto por 62 casas de madera ubicadas en primera línea de mar. Buena parte de este colorido distrito, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979, ha sido pasto de las llamas en numerosas ocasiones –el último de ellos en 1995–, pero las autoridades vuelven a edificarlo utilizando los modelos originales, gracias a lo cual aún se puede demostrar cómo funcionaba Bryggen durante la época en que su puerto aún formaba parte de la legendaria Liga Hanseática.

    DINAMARCA

    Con cerca de un milenio de duración, la monarquía danesa es considerada la más antigua del mundo, un hecho que el visitante de este pequeño país puede notar en la multitud y belleza de sus majestuosos castillos. Entre los palacios reales más importantes se encuentra el castillo de Kronborg, estratégicamente situado en una franja estrecha de mar entre Suecia y Dinamarca. Esta imponente edificación, construida durante 1585 y que sirvió de inspiración para una de las obras cumbre de William Shakespeare, “Hamlet”, es visita casi obligada para todo el que llega a Dinamarca.

    Si queremos continuar con un viaje de realezas y castillos daneses, la siguiente visita debería ser a los jardines reales de Copenhague, unos verdaderos oasis de flora en medio de la ciudad que conservan la influencia del diseño francés durante el período barroco. El más popular de los jardines reales de la capital danesa es el King’s Garden, construido durante principios del siglo XVII, y que en la actualidad recibe alrededor de 2.5 millones de visitas por año.

    Si tienes algo más de tiempo para pasar en Dinamarca y eres un apasionado de las figuras de Lego (lo más parecido al Estralandia colombiano) o estás de viaje con tus hijos, el plan es visitar Legoland, el primer parque temático de su especie que se abrió en el mundo (1968), y en el que sus 59 millones de fichas recrean una diminuta ciudad con sistema de transporte incluido.

    No te puedes ir de Dinamarca sin hacerle una visita a su monumento más famoso (con permiso de la estatua en honor del escritor Hans Christian Andersen), la escultura de la Sirenita, esculpida en 1913 e inspirada en honor de uno de los cuentos más famosos de –¡cómo no!– Andersen.

    Vasa, el buque reflotado tres siglos después

    Es casi inabarcable la actividad cultural que puedes seguir en Estocolmo. Sin embargo, una de las visitas obligadas en la ciudad es el museo de Vasa, un buque de guerra que reposó durante 333 años en el fondo del mar, frente a las costas de la ciudad. El Vasa, construido para combatir en aguas del Báltico contra navíos rusos y polacos, zarpaba del puerto de Estocolmo el 10 de agosto de 1628 portando el orgullo de la nación sueca. Sin embargo, no alcanzó a navegar más de 300 metros antes de que una ráfaga de viento lo escorase y enviase al fondo del mar.

    De héroe a villano, ante la mirada incrédula de los centenares de habitantes que se habían acercado al puerto para despedir a sus héroes marinos, el Vasa se sumergió arrastrando con él una bocanada del orgullo sueco. Pero gracias al ingenio y la tenacidad de un grupo de ingenieros, tres siglos después el buque fue reflotado casi intacto. Un museo construido exclusivamente para él se ha convertido en el más visitado de toda Escandinavia, cautivando cada año a millones de turistas que acaban comprendiendo por qué esta nave estaba destinada, aunque fuese trescientos años después, a ser orgullo de Suecia.

    SUECIA

    Estocolmo es no sólo una de las ciudades más hermosas del norte de Europa, sino seguramente del mundo. La ‘capital’ de Escandinavia, conocida también como la Venecia del norte, se eleva sobre una serie de islas y penínsulas en el punto donde el lago Mälar se encuentra con el mar Báltico. Tres de los lugares más conocidos de esta ciudad han sido declarados Patrimonio de la Humanidad: el cementerio de Woodland, la antigua ciudad vikinga de Birka y el Palacio de Drottningholm, residencia habitual de los monarcas suecos. Sin embargo, estas tres atracciones no son, ni mucho menos, lugares imprescindibles para irse de Estocolmo con una grata impresión. Sólo basta con adentrarse en el encanto mágico del Gamla stand (la parte antigua de la ciudad) o desconectar con un largo paseo en el parque Djurgården, o navegar entre las diferentes islas (alrededor de 30 mil) que conforman el archipiélago para admirar la singular belleza de la ciudad de los Premios Nobel.

    La segunda ciudad de Suecia, Gotemburgo, tiene el que es considerado el mejor parque de atracciones de Escandinavia y uno de los más visitados del mundo. Fundado en 1923, la joya de Liseberg es una montaña rusa construida toda en madera. Pero casi nadie sale del parque sin probar la explosión de adrenalina del AtmosFear, la caída libre desde mayor altura de toda Europa: 116 metros en tres segundos a una velocidad superior a 110 km/h.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad