Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 16 abril, 2020

    Unidos en un propósito colectivo: ¡Ser nuestra mejor versión!

    Por: Mayra Lucía Ríos Castro

    Fotografía Daniela Murillo.

    “Lo que sueñas, lo que sientes, y lo que realmente eres, lo muestras por medio de tus palabras. Son la fuerza, que constituyen el poder que tienes para expresar y para comunicar, para pensar y, en consecuencia, para crear los acontecimientos de tu vida”. Frase tomada del libro: Los cuatro acuerdos de Dr. Miguel Ruiz.       

    Aunque ya he tratado este tema en anteriores editoriales, creo que el momento actual que vivimos amerita volver a recordar la importancia de ser impecable con nuestras palabras.

    Hoy me desperté con la intención de aportar un granito de arena a ti que me lees y que quizá estés pensando y creyendo lo que escuchas a diario sobre lo que pasará después de la cuarentena.

    Por esto, quiero sugerirte que reflexiones y revises qué tan impecable estas siendo con lo que expresas sobre la situación que vivimos y lo que está por venir. La realidad la creamos nosotros mismos con lo que pensamos que va a pasar. Cada quien expresa y se comunica desde su sentir. Primero te comunicas contigo mismo y luego con los que te rodean.

    Mi invitación en esta ocasión, para ti que me lees en este instante, es que te pongas un propósito para los próximos días: sé impecable con lo que te dices a ti mismo y que luego comunicas a los que tienes cerca, que te escuchan y que convierten tu opinión, en su creencia.

    Ser impecable significa no ir en contra tuyo con lo que expresas a través de lo que sale de tu boca. Recuerda siempre que tus palabras son el poder que Dios te dio para crear lo que quieres vivir. ¿Qué quieres vivir? ¿Cómo quieres que sea tu realidad actual? La magia está en tus palabras, utilízalas para ir a favor tuyo y no en tu contra.

    En este instante actual, propongo a todos los que me leen, que pensemos y digamos estas palabras: “Tengo una gran oportunidad de ser creativo e innovador con lo que hago, con mi trabajo, con mi relación de pareja, con mis hijos y con todos los que me rodean y hacen parte de mi mundo. Padre, gracias por esta gran bendición. Me abro a recibir este regalo del cielo”.

    Concentra tu atención y tu energía en esta gran oportunidad para ser un hombre o una mujer que hace lo máximo que puede y encuentra en esta experiencia su gran aprendizaje: ser su mejor versión.

    Mayra Ríos Castro / directora@larevistaactual.com

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad