Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • PERSONAJE

    Publicado 25 julio, 2017

    Todos preferimos a Isabella Santodomingo

    Por: John Archbold

    Hablamos con la polifacética barranquillera sobre teatro, humor, feminismo, literatura y algo más.

    Debo admitir que en los cuatro años que llevo entrevistando a las figuras que pasan por la portada de esta revista, Isabella Santodomingo es la primera persona que me provocó ciertas reservas, e incluso algo de temor. ¿Cómo preparar un cuestionario para conocer a una mujer que siempre ha sido un libro abierto y que se convirtió ella misma en su mejor talento? No fue fácil, y como nunca, no estoy seguro de haber dado la talla. Bastará con leer algunas de sus palabras para tener la sensación de que este espacio fue muy corto. Isabella tiene el talento suficiente para provocar la mayor curiosidad y el deseo de seguir conversando con ella durante horas.
    Para acortar esas horas, tuvimos que enfocarnos en la nueva etapa que experimenta en su vida, en la que se ha alejado de las cámaras, tanto como le ha sido posible, para crear sobre las tablas y seguir desarrollando la que siempre fue su mayor pasión. Como buena hija pródiga, Isabella regresa este 7 de julio a Barranquilla con el Stand Up Comedy de su libro Los caballeros las prefieren brutas, el proyecto consentido del momento para una mujer que ha mantenido la inquietud como regla de vida.
    A lo largo de tu carrera te has caracterizado por ser multifacética y no te ha temblado la mano para abrirte nuevas puertas. Sin embargo, siempre has tenido un denominador común: un público fiel que sigue cada uno de tus proyectos. ¿Qué crees que ha permitido que la gente siga tu trabajo sin importar el rol que ejecutes?



    La honestidad. Pienso que a estas alturas, y tras tantos años de carrera, tanto quienes ya sabían de mí, como todas las personas nuevas que ahora también lo hacen, han encontrado en mis propuestas mucha verdad y, aún más, sentido del humor, para decir todo eso que los seres humanos experimentamos, pero que generalmente callamos.

    

¿Cuál es la clave para tener éxito en disciplinas tan distintas?

    No son tan distintas las unas de las otras, si se miran bien. Creo que “comunicadora” o “provocadora» son los adjetivos que mejor definen mi carrera en los medios. Siempre he querido abrir canales para expresar lo que pienso y siento. También mi intención ha sido abrir conversaciones e intercambiar opiniones sobre los distintos temas con los demás. Hoy día, lo que abarca todo mi proyecto profesional es el teatro. Allí es donde he logrado encontrarme artísticamente y hacer todo lo que más me gusta: actuar, escribir, hacer reír, tener contacto directo con el público y compartir mi opinión.

    Como actriz, te has caracterizado por ser bastante selectiva con los papeles que has interpretado, y además logras que cada uno sea memorable. ¿Qué criterios tienes en cuenta para elegir a tus personajes?



    Me gustan los personajes que tengan alma y un propósito. Que no sean «villanos» porque sí, sino que su maldad venga de algo fuerte que les haya marcado la vida. Que inviten al público a reflexionar y que muestren un cambio, porque, como en la vida real, cuando uno quiere, puede mejorar. Me gustan los personajes fuertes que dejen huella. Ya sea para bien, o como ejemplo, para no hacer el mal.

    Y aunque es evidente que la actuación te apasiona, desde hace unos años tu presencia frente a las cámaras es menos pronunciada y estás más dedicada a tus proyectos literarios y teatrales. ¿Por qué se dio ese cambio de perspectiva?

    Tal vez por eso me alejé un poco de la televisión. Y no quiero decir con esto que me decepcioné de este medio; es sólo que no concebía ser parte de esa explotación exagerada de flagelos como el narcotráfico, el terrorismo, etc., que se puso de moda en nuestras pantallas por tanto tiempo. Yo quería tocar otros temas, y que a través de mis personajes también se mostraran otros enfoques y la cara positiva de un país que nosotros mismos nos hemos encargado de promocionar como violento en otros lugares. Y no estoy diciendo que no hayan pasado cosas muy feas aquí, pero estancarnos en una época violenta y nefasta, como si nunca hubiera pasado o pasara nada distinto en nuestro país, era algo de lo que no quería ser parte y por eso empecé a escribir mis propias propuestas. Siento que, en un mundo globalizado, nosotros somos responsables de mostrar la cara amable de los colombianos en el exterior, y qué mejor forma de hacerlo que a través del buen sentido del humor que también nos caracteriza.

    ¿Qué te llevó a escribir? ¿Fue algo que siempre quisiste hacer o que surgió de un modo más espontáneo?

    Desde el colegio escribir siempre fue mi verdadera pasión y nunca he dejado de hacerlo. Por eso he trabajado en tantos medios escritos de reportera, columnista, directora o de creadora de proyectos editoriales como “Pelaos” (El Heraldo), Control TV y Revista Shock (Inversiones Cromos). Lo de los libros, mi monólogo y las series de TV que he escrito, no son más que derivados de esa pasión por la escritura que me ha acompañado a lo largo de toda mi carrera y de mi vida.

    Isabella Santodomingo protagoniza la última edición de La Revista Actual, y para gozar de su actuación estelar en esta entrevista dedicada a uno de los personajes públicos más públicos de los últimos años en el mundo de la farándula y la cultura nacional, puede adquirir la revista en librerías, kioscos y supermercados.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad