Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • DEPORTE

    Publicado 21 julio, 2017

    El show de Yimmi y Teo. El Atlético Junior ganó y gustó.

    Apenas tres partidos en la Liga Águila han sido suficientes para que Junior mostrará la versión ganadora, contundente y vistosa que los hinchas barranquilleros han esperado desde el momento en que se confirmaron las llegadas de talentos como Marlon Piedrahita, Teófilo Gutiérrez y, por supuesto, la estrella del partido ayer ante América de Cali, Yimmi Chará.

    Repitiendo el mismo marcador logrado ante La Equidad por la primera fecha de liga (3-0) Junior volvió a recibir el aplauso de un Metropolitano casi lleno en su totalidad, pero en esta ocasión los 90 minutos del equipo hicieron justicia a la pasión desbordada de más de 37.000 espectadores que colmaron al Coloso de la Ciudadela, pues ante uno de los más históricos rivales del fútbol colombiano, el Junior de Barranquilla conjugó un partido sobresaliente, lejos de las desatenciones y lagunas defensivas que habían mostrado en partidos anteriores, a pesar de no haber conocido derrota en lo que va del inicio de temporada.

    Así, lo que terminaría siendo un baile al unísono del “ole” de la hinchada rojiblanca, empezó con una advertencia de Teófilo Gutiérrez, a dos escasos minutos del silbido inicial, rematando de zurda, y lanzando la pelota muy cerca del palo derecho rival.

    En los primeros 15 minutos del partido se vio la aguerrida disputa por el balón que prometía ser el enfrentamiento entre los dos clubes que llegaban como líderes con 6 puntos, y en medio de las acciones por hacerse dueño de la pelota, América de Cali conjugó dos ocasiones claras de gol con los intentos de Lizarazo y Botinelli, que inquietaron el arco del uruguayo Viera.

    Sin embargo, dos minutos después llegaría la primera advertencia clara del peligro que sería Chará para el equipo caleño el resto de la noche. Con un incisivo pase, habilitó a Ovelar, quien, un poco incómodo, alcanzó a definir con un fuerte disparo que tuvo como destino el travesaño del arquero Bejarano.

    A los 20 minutos, el arquero americano no correría la misma suerte, pues el mismo Chará ejecutaría un potente remate fuera de área, que sería desviado por el central Castañeda, desorientando a Bejarano, quien, desacomodado, solo pudo ver el balón entrar, para así darle paso a la fiesta que se tomó al Metropolitano al ritmo del juego del caleño, figura indiscutida de la cancha.

    Desde el primer gol del Junior, hasta el final del partido, el cotejo fue un monólogo del equipo tiburón, que no solo mostró todo el buen fútbol latente en los botines de Teo, Chará, Hernández, Ovelar, Piedrahita y Escalante, sino que encontró en Pico, Pérez, Ávila, y hasta en el resistido Germán Gutiérrez, el desgaste y presión necesaria para contener el fútbol del América, especialmente a los jugadores Darío Botinelli y “Queso” Fernández, quienes se mostraron impotentes toda la noche ante la asfixia y el toque-toque juniorista.

    El arranque del segundo tiempo mantuvo la misma tónica, y Chará se hizo presente una vez más, con un golazo marcado desde un ángulo muy difícil, después de centro de Roberto Ovelar, que ni Teófilo ni el arquero del América pudieron recibir. Ocho minutos después el ex Nacional volvería a desplegar toda su magia, y conteniendo la marca de tres jugadores, habilitó de manera precisa a Teófilo, quien definió por debajo del arquero y confirmó la goleada.

    Escalante y Ovelar no estuvieron presentes en el marcador, y no brillaron tanto como las dos adquisiciones estrellas del semestre, pero sí colaboraron con todo el circuito ofensivo, y se mostraron participativos cada vez que el Junior rotaba el balón, y las gradas aplaudían al equipo, de la misma manera en que lo hicieron Jarlan Barrera, James Sánchez, y Matías Mier, al entrar como variantes en el segundo tiempo. El uruguayo, por cierto, estuvo cerca de lograr un debut soñado, al desperdiciar una clara ocasión de gol con el arco vacío, y al haber logrado una anotación en muy fino de fuera lugar.

    Si bien indiscutible y rotunda, la victoria del Junior no estuvo exenta de polémica, pues a un penalti cometido por Teófilo al tomar de la camiseta a un rival -acción que no fue percibida por el árbitro Wilmar Rondán- se le sumó un gol del América mal anulado por un fuera de lugar inexistente, cuando el partido ya estaba 3-0. Ambas acciones surgieron de tiros libres cobrados al borde del área del equipo local.

    De igual manera, el nuevo proyecto del Junior de Barranquilla empieza a aceitarse, y con la contundente victoria lograda ayer ante América, el equipo dirigido por Comesaña le hace justicia a la expectativa surgida desde la compra de sus nuevas figuras.

    Ahora las pruebas de fuego siguen para el onceno juniorista, que recibirá en el Metropolitano al Once Caldas como vuelta de Copa Águila, al Nacional como parte de la Liga Águila y al Deportivo Cali, como vuelta de la Copa Sudamericana. Antes de esta seguidilla, Junior visitará este domingo a Alianza Petrolera, por la 4ª fecha de la Liga
    Águila.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad