Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • BELLEZA

    Publicado 21 junio, 2018

    Reglas de oro para cuidar la piel durante las vacaciones

    El jabón, la hidratación y el secado después del baño, son factores determinantes a la hora de cuidar la piel del cuerpo.

    La protección solar es una práctica que debe inculcarse desde temprana edad, ya que el daño solar es acumulativo y de no prestarle atención desde la primera etapa de la vida, las consecuencias podrán verse en la edad adulta.

    Una piel bella y saludable requiere cuidado diario. Si sigues estas sencillas reglas de oro después de la ducha diaria, en vacaciones, durante los meses del frío invierno, tu piel estará más suave, elástica y radiante.

    Proteger la piel del sol

    No salgas a realizar tus actividades cotidianas sin protección. Aplica una crema solar con un FPS que esté adaptado a tu tipo de piel. Repite la aplicación regularmente sin importar si estas expuesto al sol o al frío. Incluso, si estás en una oficina, es recomendable aplicarlo por la luz de los computadores y de la iluminación artificial en estos espacios.

    Solo usar jabón suave para la piel

    ¿La piel de tu cuerpo tiende a secarse, sobre todo después de la ducha? Es importante usar productos de cuidado de la piel suaves para la rutina de diaria. Si utilizas productos demasiado fuertes, tu piel puede volverse extremadamente seca y sentirse molesta. Los mejores productos que se pueden usar son los jabones ricos en lípidos.

    ¡En la ducha!

    Para la piel es mejor la ducha que el baño de tina, que tiende a deshidratarla por el tiempo tan prolongado ahí dentro. Asegúrate de que el agua esté templada mejor que caliente. Para los amantes del baño, está bien darse un baño de vez en cuando. Sin embargo, ¡no te quedes en el agua mucho tiempo!

    Secarse con suavidad

    Antes de que te salgas de la ducha, seca todo tu cuerpo para eliminar cualquier resto de los productos que usaste. La mejor manera para hacerlo es con suaves golpecitos con la toalla. NO frotes la piel con agresividad para secarte.

    Hidratar la piel a diario

    ¡Haz de la hidratación un hábito diario! Después de darte suaves golpecitos con la toalla para secar la piel, utiliza una crema adecuada para hidratarla de manera efectiva. Se recomienda que contenga entre sus componentes acetato de aluminio. Esto te ayudará a reparar la película hidrolipídica que cubre la epidermis. No te olvides de que hay que hidratar todos los tipos de piel.

    Cuando haga frío fuera, abrígate

    ¿Te has dado cuenta de que la piel se vuelve sensible en los climas fríos? Las bajas temperaturas, así como el viento y el sol, tienden a resecarla, dejándola con una molesta sensación de tirantez y picor, por eso la importancia de una buena hidratación y de mantenerse abrigado. No olvides protegerte las manos todo el tiempo que estés expuesto al frío.

    Beber mucha agua

    Para tener una piel bella, el cuerpo necesita cantidades suficientes de líquido. Asegúrate de que bebes el agua suficiente, aproximadamente 8 vasos al día. Un vaso de agua cuando te levantes, un té para desayunar, agua mineral a lo largo del día y un té de hierbas por la noche.

    ¡Comer de manera saludable y equilibrada!

    Una dieta saludable y equilibrada no es solo buena para tu cuerpo sino también para tu piel. Cada día debes comer un mínimo de cinco porciones de fruta y verdura, ricas en antioxidantes. Esto te ayudará a mantener tu piel bella y saludable.

    Dormir las horas de belleza

    Si duermes lo suficiente, tu piel estará radiantemente saludable. Recuerda que estudios científicos indican que las horas recomendadas de sueño están entre las 7 y 9 horas. De hecho, la necesidad de sueño viene marcada genéticamente.

    ¡Dejar de fumar!

    ¿Fumas? El tabaco es perjudicial para la piel. Deja el cutis apagado y opaco. Hace que la piel envejezca con más rapidez. Esta debería se una buena razón para apagar el último cigarrillo.

    Mantener la piel sana responde a un conjunto de hábitos que debemos ir incorporando dentro de nuestras rutinas diarias. Si seguimos estas 10 reglas podemos contribuir a que esté saludable y protegida.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios