Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 21 septiembre, 2020

    ¿Realmente aprendiste algo durante el aislamiento?

    Por Papá Jaime / Instagram @papa.jaime

    Ha llegado el momento, después de este aislamiento, de reinventarte, de sacar toda la fuerza para seguir adelante. Independientemente de que esta cuarentena para ti haya sido buena, regular o mala —ya que muchos vivieron experiencias maravillosas, pero otros no tanto porque les tocó enfrentar maltrato, abusos, depresión, ansiedad o sufrimiento—, la debes tomar como una experiencia, como parte de un proceso de evolución, de experimentar gratitud infinita por este virus que permitió que viviéramos lo que estamos viviendo.

    ¿Por qué esto ha sido importante? Porque te está haciendo crecer y te está obligando o inspirando, para que a partir de hoy hagas un nuevo sueño, un nuevo desafío, que utilices tus talentos, el poder de la imaginación, de la creatividad, para crear tu nueva realidad. Tu forma a anterior de actuar, con toda seguridad, tendrás que cambiarla, porque el mundo cambió y la resistencia a aceptar esta nueva realidad es la que los hace sufrir.

    Por eso es tan importante utilizar ese poder de la imaginación y la visualización creativa continuamente con consciencia, las cuales son el secreto mejor guardado para proyectar lo que quieres a partir de hoy y enfocarte en tus sueños, en tus grandes anhelos, para que empieces a darle un nuevo aire a tu vida.

    Si te quedas en tu zona de confort —que de confortable no tiene nada— tu cerebro subconsciente libera una señal de frecuencia baja que es la tristeza o el miedo, y cuando guardas la tristeza en tu corazón y le das tiempo y espacio, se convierte en depresión; o el miedo, en ataques de pánico. Independientemente, en cualquiera de los dos casos, eso te lleva a la enfermedad, y ahí es cuando el virus ataca.

    Lo que cada uno de nosotros debemos entender es que tenemos todo un mundo nuevo de infinitas posibilidades esperando allá afuera, para que podamos ser la mejor versión de nosotros mismos y apreciar ahora, más que nunca, lo que Dios y la vida nos dan.

    Siempre he pensado que, ante circunstancias difíciles y diferentes, debemos preguntarnos, no por qué, sino para qué: ¿qué es lo que este aislamiento, este retiro forzoso, este encuentro con nosotros mismos y con nuestra fragilidad, nos está mostrando y enseñando? Y, de esa misma manera, procesar hacia nuestro interior aquello que descubrimos que no nos gusta de lo que éramos antes, para poder soltarlo, dejarlo a un lado y así hacer una transformación real.

    Por eso, hoy te digo que este nuevo comienzo debe ser genuino, auténtico, no puede pasar desapercibido y debe estar lleno de fe, pasión, alegría, sabiduría y agradecimiento.

    Te dejo entonces una reflexión para que, antes de entrar desaforado y con prisa en tu rutina diaria nuevamente, revises y hagas conscientemente los cambios que quieres para tu vida:

     

    1. ¿Sientes que en esta cuarentena evolucionaste realmente? ¿Qué enseñanzas te dejó?
    2. ¿Realmente estás amando lo que haces y haciendo lo que amas?
    3. ¿Ya revisaste todo lo que tienes que realmente no necesitas? ¿Cambió para ti en algo el sentido de poseer, tener y aparentar?
    4. ¿Qué tan importante es para ti actualmente el qué dirán y la aprobación de los demás? ¿Esto qué sucedió dejó alguna enseñanza en ti?
    5. ¿Lograste mirar tu soledad de frente y pudiste apreciarla? ¿Disfrutaste de tu propia compañía?
    6. ¿Disfrutaste de tu familia? ¿Qué tan importante es ella realmente para ti? ¿Estarías dispuesto a compartir más tiempo con ellos?
    7. ¿Apreciaste todo lo que quienes te ayudan y colaboran en casa y en el trabajo hacen por ti? ¿Los extrañaste? ¿Entendiste que ellos también merecen tu compasión y comprensión?
    8. ¿Lograste ver lo que hicieron por ti los médicos, enfermeras, aseadores, vigilantes, fuerza pública? O ¿Aquellos que cultivan la tierra, y todos quienes son parte de la cadena de supervivencia?
    9. ¿Apreciaste lo que es Colombia con toda su gente?

     

    Así podría hacer hacerte miles de preguntas, y probablemente muchas de ellas son las mismas que tú quizás te estás haciendo en este momento. Entonces, ante esta nueva percepción de la vida, no puedes quedarte sin hacer nada, no puedes sentarte a llorar y a darte golpes de pecho por lo que era y ahora ya no es. Todo lo contrario, debes estar en alerta consciente, experimentando gratitud, por esta nueva oportunidad que tienes, de dar lo mejor de ti a los demás, reinventarte y reencaucharte.

    Claramente, el propósito de esta situación es un despertar de consciencia para que aprendamos y evolucionemos. Recuerda, que el que no cambia con el cambio, lo cambian.


     

    Papá Jaime

    Líder social, maestro espiritual, escritor y conferencista

    Embajador mundial de la paz

    Creador Universidad de la Alegría

    www.papajaime.com

    liderazgo@papajaime.com

    Instagram @papa.jaime

     


    Mira también:

    Una relación de pareja en armonía con el universo

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad