Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 14 marzo, 2016

    Apenas seis años después de su creación, el festival Estéreo Picnic de Bogotá ha consolidado su espacio como uno de los más importantes de la región con una asistencia que este año espera alcanzar las 60.000 personas y un concepto campestre que va mucho más allá de lo estrictamente musical.

    Solo los nombres de este año exponen claramente ese posicionamiento: Mumford and sons, Noel Gallagher, Tame Impala, Of Monsters and Men, Alabama Shakes y Jungle, entre otros, que muestran como las bandas consolidadas, las que están en crecimiento o en plena ebullición hacen un hueco para detenerse en Bogotá.

    Todo ello dentro de un concepto de festival que ha intentado multiplicar el estilo ranchero con balas de paja y sombrillas para generar un verdadero ambiente de picnic.

    Además, la audiencia puede, entre banda y banda, dirigirse al «Hippie market» que se organiza en el interior del festival con cierto tono «hipster» y en el que pueden adquirir ropa, complementos, diseñar su tatuaje o incluso afeitarse en una barbería tradicional.

    Uno de los «stands» más peculiares del festival es la barbería «Barber & fellas», de Isaac Esteban Camargo, quien explicó a Efe que es la segunda vez que instala su puesto, inspirado en el estilo tradicional de esos establecimientos, en el Estéreo Picnic.

    «La primera vez fue por probar más que todo, pero la acogida de la gente fue muy buena y hay mucha gente barbada, queremos llegar a ese tipo de gente», señaló Camargo.

    En estos dos años le han visitado gente de todo tipo, e incluso «mujeres que entran para que les hagamos algo».

    «Esto va hacia arriba, cada vez es mejor hay más acogida, estamos llegando muy lejos y la idea es ser fieles al Estéreo Picnic cada año», dijo en referencia tanto al festival como a su puesto.

    Por todo lo que lo rodea, para María Alejandra Manotas, una de las personas que acudieron al festival, el certamen es «una experiencia única, muy divertida y entretenida» porque «hay de todo».

    Manotas, que atendió a Efe mientras observaba un puesto en el que vendían máscaras artesanales, señaló que comparado con anteriores ediciones el festival ha ido «evolucionado mucho» por lo que «las marcas se interesan más» y la organización ha mejorado, lo que para ella «es lo más importante».

    Sin embargo, el gran atractivo sigue siendo la música y por eso se mostró particularmente satisfecha de poder escuchar a Florence and the machine, Mumford and Sons y Alabama Shakes.

    Ese último grupo que lidera la espectacular voz de Brittany Howard fue una de las grandes sorpresas, primero por su presencia en el festival tras haber cosechado un notable éxito en los pasados premios Grammy, y segundo por el impacto que tuvo sobre un público bogotano que apenas les conocía.

    Así lo constató otra de las asistentes, Lorena Durán, para quien Alabama Shakes fue la gran sorpresa y también disfrutó de Mumford & sons y Of monster and Man.

    «Me encanta el ambiente que se vive, los artistas y la experiencia que vives, aquí no es como un concierto cualquiera», detalló.

    En este sentido, afirmó que «cada vez el nivel aumenta» y desde 2010, cuando se organizó el primer Estéreo Picnic, se ha ido consolidando como un espacio clave para recibir a bandas de primer nivel.

    Todo ello pese a que en esta edición los organizadores han tenido que lidiar con todos los males posibles, una lluvia que fue torrencial por momentos, atascos eternos para llegar hasta el Parque Deportivo 222 en el que se organiza el certamen y la sombra de los Rolling Stones, que compitió para atraer a los aficionados a la músicaen el primer día de festival.

    El cartel fue también lo que atrajo a Natalia Gómez, para quien el Estéreo Picnic «es la experiencia que se puede vivir alrededor de muchos géneros que tal vez en Colombia son nuevos, pero que con el tiempo han crecido»

    «Son bandas que difícilmente pensaríamos que llegarían tan pronto a Colombia (si no fuese por el Estéreo Picnic) y las podemos ver acá en tres días maravillosos», concluyó.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad