Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 17 mayo, 2016

    María Celeste Arrarás; Una mamá al rojo vivo

    Tiene tres hijos, uno de ellos adoptado: Julián (19), Lara (15) y Adrián (17). Nacida en Puerto Rico, ganó varias medallas en natación con el equipo de los Estados Unidos. Como periodista, sus logros van de ser considerada una de las 20 mujeres más poderosas de su campo al ser la primera presentadora de Telemundo que presentó el “Today Show”, pasando por varios premios Emmy. Pero ella es mucho más que la periodista que vemos cada tarde en “Al rojo vivo”. En esta entrevista nos cuenta sus miedos y retos, y nos descubre la persona que hay más allá de la pantalla.

    Lista para el Noticiero Telemundo edición costa oeste. ¡Empezamos a las 9:30pm PAC!

    Una foto publicada por Maria Celeste (@mariacelestearraras) el

    Newsweek te nombró una de las personas más influyentes de tu generación. ¿Qué significó para ti?

    Fue una de las experiencias más emocionantes en mi carrera, porque no me lo esperaba. Yo era de las que, cuando iba a Disney con mis niños pequeños, me tomaba esas fotos que después parece que estuvieras en la portada de una revista de mentira y nunca me imaginé salir en una de verdad y por mérito propio. Me acuerdo que abrí la botella de champán más fría ese día.

    ¿Qué es el periodismo para ti?

    Yo siento que es algo más grande que la vida, porque lo vives todo intensamente. Quienes lo practicamos somos personas privilegiadas, pues vemos todo en primera fila. Somos testigo de hechos históricos. Es como una especie de droga en el buen sentido de la palabra.

    Después de tantas noticias diarias por años, ¿alguna logra sacarte de base?

    Te soy sincera: Yo evito que las noticias me saquen de base porque, al igual que al cirujano, si te desconcentras o te dejas llevar por emociones al momento de la operación, el paciente se te muere. Una vez se me cortó la voz al aire, la gente no se dio cuenta, pero yo sí sé que me quedé asustada por unos segundos. Estaba en vivo en Al rojo vivo y me dijeron por el intercomunicador que había muerto Celia Cruz. La razón por la que me afectó es porque ella me llamaba con mucha frecuencia a hacerme comentarios del show.

    ¿Ya has mirado atrás y hecho un recuento de lo que has logrado?

    Me siento afortunada y orgullosa de lo que he logrado, pero a la vez no me lo tomo a pecho, porque recuerdo siempre lo que me dijo una vez mi papá en una carta que todavía conservo de cuando nadaba con el equipo olímpico de los Estados Unidos. Me decía que tuviera siempre los pies bien puestos en la tierra, porque la fama va y viene, el dinero va y viene, pero lo que te queda son tus principios y tu humildad, que eso era lo que me iba a ayudar a navegar en la vida, y siempre he tenido eso presente. El que me conoce sabe que puedo ser una neurótica en el trabajo, porque soy perfeccionista, pero no por ego ni porque me crea una diva ni nada por el estilo.

    #Selfie antes del show con la mejor date! Mi hijo Adrián! ❤️#Billboard2016 #Billboard

    Una foto publicada por Maria Celeste (@mariacelestearraras) el

    ¿Qué te enseñó la natación?

    Fue un deporte que me ayudó increíblemente en la vida: la disciplina, la determinación, el sentido de competencia, la búsqueda de la excelencia; pero, al mismo tiempo, yo me sentía prisionera de los entrenamientos, porque nadaba de cinco a seis horas diarias y también pesas y ejercicios todos los días. Yo estaba entregada por completo al deporte. Pero tienes que luchar contra el aburrimiento mientras nadas, porque lo único que ves es una línea negra en el fondo por horas. Hay que tener mucha fuerza mental para hacerlo. Dejé de nadar a los 16 años, lo que quería era vivir mi vida porque me sentía prisionera.

    ¿Qué es lo que más te gusta hacer ahora?

    Practicar deportes al aire libre, viajar con mis hijos, disfrutar con los animales, la naturaleza. Es lo que me llena. Yo no soy de estar comprándome la última cartera de moda, soy lo opuesto a todo eso. El dinero que tengo lo ahorro y me voy de viaje con mis hijos. Yo digo que esa es la mejor educación que les puedo dar.

    ¿Cómo sobrevivir a adolecentes sin perder el estilo?

    Si tuviese clara la receta, la embotellaría y me haría billonaria. He tenido suerte porque los tres hijos míos me han salido chicos buenos, y toco madera. Ninguno se ha metido en drogas ni en malos pasos, ni con malas compañías. Siempre he sido muy cariñosa con ellos. Creo que eso ayuda mucho, porque les da un sentido de seguridad.

    El ejemplo también es clave, porque ellos me han visto trabajar duro y siempre que se han quejado porque trabajo demasiado, yo les digo que gracias a eso es que tenemos las cosas que tenemos. Quiero que ellos aprendan a tener un patrón de dedicación, de sacrificio, de entrega a lo que es una carrera y un trabajo, porque de esto depende el resto de sus vidas.

    Siempre les recalco la importancia de ser sencillo, porque yo conozco niños que van a la escuela con ellos y tienen closets dignos de cualquier persona que trabaja en el mundo del espectáculo. Yo a ellos les tengo cinco o seis pantalones, cinco o seis camisas a cada uno, tres pares de zapatos, y con eso son felices. Porque eso de que cada vez que sales tienes que ponerte algo distinto es una cuestión estúpida y yo los tengo claros en eso.

    Mira el backstage de Paulina Vega Dieppa, para nuestra portada de Abril.

    Mariana Pajón, más veloz que lo efímero

    TELEMUNDO #upfront en #newyork 2016

    Una foto publicada por Maria Celeste (@mariacelestearraras) el

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad