Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • ACTUALIDAD

    Publicado 17 octubre, 2017

    Margarita Rosa de Francisco y el relato de su primer aborto

    Las columnas de Margarita Rosa de Francisco en El Tiempo se han convertido en su espacia de mayor resonancia en la web, y, por supuesto, su última publicación así lo confirma.

    En ella, la actriz caleña confesó haberse practicado un aborto cuando era joven, y a su vez, la confesión da pie para que la ‘Niña Mencha’ realice sus reflexiones -como es usual- sobre el lugar de las mujeres en el mundo.

    A pesar de su juventud, comentó Margarita en la columna, ya tenía certeza de que no quería ser mamá, y por eso decidió realizarse el procedimiento en un sitio “con todas las condiciones necesarias para garantizar la eficacia del procedimiento”.

    De Francisco, quien debutó en la gran pantalla con tan solo 16 años, en la película ‘Tacones’ y fue Señorita Colombia con tan solo 20, relató que su posible hijo surgía de su unión con un muchacho de quien se sentía profundamente enamorada y con quien, pensaba, se casaría y envejecería a su lado.

    El nombre de aquel novio no lo confiesa en el breve escrito, prefiriendo enfocarse en ella, en su decisión y su libertad: “Quería correr con la total responsabilidad de mi decisión y lo hice así, impulsada por mi rebeldía y mi ambición de ser yo misma, dispuesta a pagar el precio emocional que la vida me cobrara por mi libertad”.

    Al acto del aborto, Margarita lo denomina rápido y grotesco, pero también violento y brutal, estas últimas no por la “asociación absurda con un asesinato, sino en la embestida frontal del prontuario triste de pecadoras y culpables que nos ha humillado durante siglos”.

    En últimas, la diva vallecaucana vuelve a alzar su voz para reivindicar los derechos de las mujeres a disponer de sus cuerpos en una historia que las ha puesto al margen, concluyendo:  “Ahora tenemos la oportunidad de reescribirla, y esta vez, por respeto a nosotras mismas, no vamos a desperdiciarla”.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios