Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • SALUD Y VIDA

    Publicado 2 marzo, 2016

    Llegan los 30´s y con ellos los primeros signos de la edad que tanto nos atormentan: ojeras, bolsas, patas de gallina y demás líneas de expresión, nos indican que debemos iniciar con una rutina de cuidados especiales que nos ayude a preparar la piel para la madurez. Es hora entonces de empezar a buscar soluciones que nos permitan reducir el impacto del paso de los años.

    Nos enfocamos en el uso de productos anti-edad, realizamos ajustes en nuestros hábitos alimenticios y nos preocupamos por descansar más. ¿Será esto suficiente? Está claro que nuestro foco clave se centra en la piel del rostro, pero ¿dónde queda el cuidado de nuestras manos? ¿Qué pasa con la llamada zona Y? A partir de los veinte años es importante incluir dentro de nuestra rutina de belleza el cuidado de zonas tan delicadas y expuestas como la mandíbula, el cuello, el escote y las manos.

    Para ello, el mejor consejo es extender los cuidados que realizamos en nuestro rostro a estas áreas: siempre limpiar, tratar y humectar. ¿Y por qué cuidar la piel de las manos? Es importante tener presente que la piel de esta zona es un 20 o un 30 por ciento más fina que la piel de las mejillas y por ende necesita un cuidado especial. La exposición constante al frío, al sol, a los productos para el hogar, a la polución, al lavado frecuente y al contacto con agentes irritantes, hace que nuestras manos sean tan vulnerables a los evidentes signos de la edad. Yudy Pinzón, Dermatóloga de POND’S, nos da tips de cuidado para estas 2 zonas que, de no cuidar, nos delatarán en el futuro:

    1. Mandíbula, cuello y escote: A este respecto, el Instituto POND´S realizó un estudio de percepción de la edad usando el método de “burbujas”. Esta técnica revela partes de una imagen por separado para entender cómo la edad de las personas se determina de acuerdo con el estado de zonas específicas. La investigación aplicada a mujeres de diferentes etnias – a quienes se les preguntó la edad de la persona que aparecía en la imagen exponiendo diferentes áreas del rostro- reveló que, sorprendentemente, la mitad inferior de la cara puede conducir a que una persona luzca de mayor edad. Una clara razón para prestar especial atención a la llamada zona Y (alrededor de la mandíbula y el cuello). En cuanto al cuidado especializado del contorno Y, a partir de los 40 años, la Dra. Yudy Pinzón Dermatóloga, recomienda el uso de POND’S Age Miracle Firm & Lift Roll On –un tratamiento con efecto lifting infusionado con el potente InstantLift™, tan efectivo como un tratamiento de lifting profesional. “La zona Y requiere al misma atención que la piel del rostro. Es por esto que, aparte de hidratarla y protegerla de los perjudiciales rayos UV, debemos acudir a productos con un elevado contenido de colágeno hidrolizado para contribuir además a la firmeza y elasticidad de la piel” agrega Yudy Pinzón.

    2. Manos: Las manos son nuestra carta de presentación y en buena medida nuestra herramienta de trabajo. Esta es la parte del cuerpo que más exponemos a diario a toda clase de agentes y, pese a que en el exterior luzcan hidratadas, la piel de las manos manifiesta con el paso del tiempo signos difíciles de reparar. Por ello es imprescindible mantenerlas limpias, humectadas y protegidas de los rayos del sol, que pueden ocasionarnos pecas, manchas y ayudan a la aparición de arrugas. Igualmente es importante el uso de guantes para evitar el contacto con agentes irritantes y la utilización de cremas con antioxidantes para combatir el daño ocasionado por los radicales libres. El uso de protección solar, de productos hidratantes, evitar el tabaco y un manicure perfecto, son también claves para unas manos bellas y firmes.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad