Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • PERSONAJE

    Publicado 7 septiembre, 2018

    Maluma sale indemne de las críticas y enamora en su concierto en Madrid

    No todos los artistas salen ilesos de las acusaciones de machismo, pero Maluma ha sorteado las críticas vertidas a sus letras por “fomentar” la desigualdad y ha conseguido llenar esta noche el madrileño WiZink Center de jóvenes fans que han coreado frases como “chingan cuando yo les digo”.

    El cantante colombiano se ha subido este jueves al escenario en Madrid para zanjar la segunda cita en España de su gira europea para promocionar el álbum “F.A.M.E”, después de su estreno ayer en Palencia, y para agradecer a los madrileños estar “ahí siempre” a pesar de sus detractores.

    Multitud de personas se han quejado de que las letras de la joven estrella y sus videoclips “fomentan” el machismo, aunque el pasado lunes Maluma declaraba a Efe: “Mi madre y mi hermana tuvieron un papel muy importante en mi crianza, así que lo primero que aprendí fue a respetar y a valorar a la mujer”.

    Ellas han sido mayoría esta noche, y se agolpaban a centenares en los accesos al recinto desde las 19:00 horas, a pesar de que las puertas no se abrirían hasta las 20:30 horas.

    Con casi todas las localidades llenas -el conocido antiguamente como Palacio de los Deportes tiene capacidad para 17.400 personas-, Juan Luis Londoño (Medellín, 1994) se ha hecho de rogar antes de subir al cuadrilátero y finalmente lo ha hecho a las 22:15 horas.

    A pesar del innegable buen ambiente, cercano a las fiestas de pueblo tan típicas en verano, lo que quería la parroquia era ver en directo al huracán Maluma, que ha iniciado la noche de fiesta con el tema “23”, seguido de “Corazón” y el éxito “Vente pa acá”.

    Vestido con traje de estampado dorado y con gafas de sol y su habitual coleta, la estrella latina se ha rodeado de ocho mujeres que han bailado junto a él en un escueto escenario en forma de tridente con una pasarela en medio y dos pantallas laterales, además de una central en forma de letra “M”.

    Maluma se ha querido y se ha dejado querer con cortes como “Clandestino”, “Me llamas” o “Mala mía”, el centro de las últimas críticas por cosificar en su videoclip el cuerpo de la mujer, por lo que se inició en internet la campaña #MejorSolaQueConMaluma.

    “¿Dónde están las señoritas solteras de Madrid? Oye, Madrid, aquí como que está haciendo calor, ¿verdad?”, decía el colombiano, quitándose la chaqueta, antes de cantar versos de “Mala mía” como “Siempre he sido así, todos ustedes lo sabían. Así es mi vida, es sólo mía”.

    Para “El perdedor”, el colombiano ha cantado desde el “fondo de su corazón” a una joven de Rumanía escogida de entre el público en un lugar tan “hermoso” como Madrid: “Me siento en mi casa cuando estoy en Madrid, te lo juro”.

    Aunque antes de sentarse encima del regazo de la joven para interpretar el tema, no ha dudado en preguntarle si “tenía novio” y ha dejado claro que él sí tiene pareja. Lo que no ha evitado darle un beso en la boca al final de la actuación.

    La fiesta ha continuado, entre cambios de vestuario y llamaradas, con otros temas como “Marinero”, “El préstamo”, “Borró casette” o “Chantaje”, aunque el colombiano ha dejado la artillería pesada para el final.

    Maluma se ha soltado la melena, literalmente, que ha iniciado con la incendiaria “Felices los 4”, para echarse después a llorar durante varios minutos. “Quiero que sepan que este momento va a quedar en mi memoria para siempre”, ha dicho.

    “A pesar de que mucha gente vaya en contra de mí, ustedes siempre han estado ahí. Muchas gracias, Madrid”, añadía Maluma en la única referencia a sus detractores, antes de cerrar con “Cuatro babys” y su “siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo”.

    Maluma inició ayer este tour internacional en Palencia, donde una petición en la plataforma Change.org con más de 25.000 firmas instaba al Ayuntamiento a impedir que se celebrase el concierto, aunque, al final, el cantante surfeó la ola morada.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios