Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

TOP ACTUAL

Publicado 17 febrero, 2017

Las reinas y el fantasma de los carnavales pasados

Por Andrea Sánchez Rodas

Dicen que, una vez has vivido el Carnaval de Barranquilla, no puedes desprenderte de él, y menos si como soberana has presidido esta magna fiesta que cada año exalta lo mejor de nuestra tradición Caribe. Hablamos con algunas de las exreinas más queridas de las carnestolendas para que compartieron con nosotros sus anécdotas, recuerdos y proyectos.

Giselle Lacouture ( Reina del Carnaval 2010)

1. Cuando terminaron mis Carnavales, Eduardo Verano me invitó para que presentara la transmisión del Voto Caribe por TeleCaribe. Muy creyente él de mis talentos, pero era la primera vez que hacía televisión, y esto era en vivo, ¡improvisando por horas! En una de esas, afuera del Suri Salcedo estaban vendiendo cocadas y yo agarre una y termine la nota diciendo: “Es que en Barranquilla la alegría se come”. Esta frase después la usaron para un comercial del Mundial Sub20 y se popularizó, la he visto hasta en camisetas.

2. Antes la Reina del Carnaval era una institución. Había un papel que las reinas cumplían a la perfección. Yo fui muy mala haciendo ese rol. Pésima. Ni con la corona cargaba, podía más Giselle que “la reina” conmigo. Lo desarmé sin culpa, pero creo que se abrieron mentes y se dieron libertades para que cada reina expresara su persona en el futuro. Ni hablar de la conectividad, Fefi se puede comunicar al instante con el pueblo a través de las redes. A mí me tocaba fingir que pedía permiso para hacer algo, discutirlo, remar a veces en contra de la corriente, hasta que por fin lograba hablar con Ernesto McCausland en El Heraldo, me mandaban a alguien y al día siguiente impreso era que comunicaba. La oportunidad que se tiene ahora de ese “tú a tú” inmediato con tanta gente al mismo tiempo es una herramienta poderosa.

3. Muchos ven el Carnaval como una mamadera de gallo, y sí lo es, pero va más allá. Mucho más allá. Voy a tratar de resumir la idea para que los que no hayan venido vengan, y más importante para los que lo tienen no se escapen de él yéndose de vacaciones para otra ciudad. El ser humano en Carnaval llega a un estado de desconexión de la realidad tan alta que, en medio de la fantasía, es cuando más se conecta con su verdadero yo y puede entonces entender su realidad. Es libre, y, cuando se es libre, la felicidad es inherente. El Carnaval es un regalo al espíritu.

En Carnaval se llega a un estado de desconexión de la realidad tan alta que es cuando más se conecta con su verdadero yo y puede entonces entender su realidad.”

Daniela Cepeda Tarud ( Reina del Carnaval 2013)

1. Tengo dos anécdotas: una que tuvo que ver mucho con el sentido de mi reinado, fue un día que izamos banderas de Congos en el Barrio Nueva Colombia. Habíamos terminado de izarlas todas cuando me dicen que aún me faltaba una, de una comparsa africana. Caminamos largo rato por trochitas y calles no pavimentadas hasta llegar a una casa muy pequeña, casi una choza. Al llegar, nos recibieron unas niñas como de siete años, con un vestuario de fantasía africano divino; y la directora de la comparsa me abrazó y, muy orgullosa de su danza, me dijo: “Daniela, mira dónde vivimos y con las uñas hacemos cultura”. Ese momento me quedó muy marcado, porque ahí es donde uno se da cuenta de que todos estos artistas del Carnaval, que aman tanto la fiesta, sacan de donde no tienen por amor a la danza y a la ciudad, y eso me dio energía para seguir exaltando su labor y dedicar mi reinado a ellos.

2. En mi reinado tuvimos una misión que fue exaltar la tradición del Carnaval y sus hacedores, volver a pensar el Carnaval desde el punto de vista de la cultura y yo creo que, en gran medida, eso se logró, y me satisface muchísimo ver que, después de mi reinado, se habla de la importancia de salvaguardar las tradiciones del carnaval. Incluso poco tiempo después se desarrolló el Plan Especial de salvaguarda del Carnaval, y, apenas terminó mi reinado, me llamaron de Fundación del Carnaval y la Marina de Puerto Velero para empezar todo un libro que lanzamos el año pasado, donde se destaca la memoria colectiva del Carnaval de Barranquilla. Me alegra que empezáramos a ver el Carnaval por la cultura que tiene y por la oportunidad que representa para el desarrollo de nuestra ciudad y nuestra región.

3. Porque sin duda alguna es el mejor carnaval del mundo. Tiene la mayor diversidad cultural y además porque es un carnaval donde todo el mundo demuestra lo que tiene adentro, y el barranquillero tiene una identidad que acoge a cualquier persona del mundo y la hace sentir como en casa. El Carnaval de Barranquilla tiene una magia que no es fácil encontrar en otro carnaval: combina el espectáculo, la tradición y la parte del disfrute, la calle y el sentir costeño.

Me alegra que empezáramos a ver el Carnaval por la cultura que tiene y por la oportunidad que representa para el desarrollo de nuestra ciudad y nuestra región”.

Marcela García Caballero (Reina del Carnaval 2016)

1. Durante mi Carnaval, todos saben que fui víctima de mucho bullying antes del bando. La víspera del bando yo estaba practicando y recuerdo haberle dicho a todo mi equipo que yo sentía que yo me la estaba jugando toda por Barranquilla y por mí. Tenía que darlo todo y demostrar que sí podía. En ese momento entraron Alfredo Barraza y Walter Molano, y me dijeron que me la gozara, que no tenía que demostrar nada a nadie. Y ese fue de los momentos más bonitos, porque me calmaron y, al día siguiente, fue como si nada. Me levanté con la mejor energía, solté el celular y le sonreí a la vida.

2. Yo fui reina el año pasado, así que no es mucho lo que ha cambiado desde mi reinado hasta hoy. Lo que sí puedo decirles es que el reinado lo cambia a uno de muchas maneras. Ahora ya no le tengo miedo a lo que la gente piense. Antes del reinado, podía tener algunas inseguridades, pero, después de eso, soy una mujer completamente fuerte, siento que lo que me digan no puede cambiar mi esencia.

3. La gente debería venir porque es una experiencia única. Esa es la verdad, no he visto en ninguna parte del mundo —y he estado en varios carnavales— la buena energía y el amor por la tradición que se siente en Barranquilla.

El reinado lo cambia a uno de muchas maneras. Ahora ya no le tengo miedo a lo que la gente piense”.

Para conocer las declaraciones de otras exreinas, adquiere la edición 128 en los puntos de venta. 

Comments

comments

AQUÍ

  • Anuncios