Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 1 julio, 2021

    Lady Di cumpliría hoy 60 años: 15 momentos icónicos que definieron su vida

    En sus apenas 16 años de vida pública, Lady Di se convirtió en una figura prominente en la monarquía europea, pero también en la moda, la solidaridad y la prensa de todo el planeta.

    1

    Antes de entrar a formar parte de la familia real británica, Diana era una ayudante de escuela infantil que vivía con varias amigas en Londres. En la imagen, una joven Diana de 19 años en noviembre de 1980, cuando se dirigía a su apartamento. Entonces ya era foco de persecución por parte de los fotógrafos, que rápidamente descubrieron su vinculación con Carlos de Inglaterra.

    2

    El 24 de febrero de 1981 se anunciaba el compromiso entre Carlos de Inglaterra y lady Diana Spencer. Él tenía 30 años y ella 19. Las imágenes del momento, con ella vestida de azul, el mismo color de su anillo de compromiso, y él situado un par de escalones por encima de ella, dieron la vuelta al mundo.

    3

    El 29 de julio de 1981 la catedral de San Pablo de Londres vio sellarse una historia de amor que, como tardó poco tiempo en saberse, no llegaría a buen puerto. Los recién casados se besan en el palacio de Buckingham ante miles de personas allí congregadas y ante más de 750 millones que lo vieron por televisión en 74 países. Solo en Reino Unido, donde el día se declaró festivo nacional, casi 30 millones la siguieron por televisión a través de la BBC.

    4

    La popularidad de Diana subió hasta los cielos tras su boda. A donde iba, se congregaban inmensas multitudes. Era la consorte del príncipe de Gales, pero su protagonismo siempre era mucho mayor que el de su esposo, pese a su inicial timidez.

    Los niños se convirtieron pronto en grandes aliados de Diana. Se agachaba a hablar con ellos, recibía sus flores, les tocaba la cabeza o las manos; se sentía cómoda entre ellos. Aquí en marzo de 1983 mientras saludaba a un grupo de escolares en Alice Springs, Australia.

    5

    La llegada de sus hijos fue un gran acontecimiento institucional y personal para la princesa. Desde pequeños quiso llevarlos consigo en giras y eventos oficiales, y trató de darles toda la normalidad que ni ella (hija de padres divorciados e intensamente peleados) ni sobre todo el príncipe Carlos habían tenido en su infancia. Aquí, los cuatro en Venecia, durante una gira de dos semanas por Italia a bordo del yate real ‘Britannia’ el 5 de mayo de 1985.

    6

    La normalidad con sus hijos llegaba hasta el colegio. Diana participó, en junio de 1989, en una carrera de madres de alumnos de Wetherby, la escuela a la que acudió el príncipe Guillermo, su hijo mayor. Su comportamiento lleno de naturalidad y fuera de los restrictivos moldes de la familia real no gustaba a todos sus miembros.

    7

    En palacio, Sarah Ferguson se convirtió en una de sus grandes aliadas. Ya eran amigas antes, pero estar casadas con dos hermanos en un entorno tan complejo y restrictivo las unió aún más. Cuando murió Diana, en 1997, ambas habían tenido un enfrentamiento y estaban peleadas, llevaban casi un año sin hablarse. «La amaba con toda mi alma», dijo hace unos años la exesposa de Andrés de Inglaterra sobre Lady Di.

    8

    El 11 de febrero de 1992, pocos meses antes de anunciarse su separación del príncipe Carlos, la princesa posó sola en un banco ante el Taj Mahal, en Agra, India. Carlos estaba en una reunión en Bangalore pero Diana se decidió a posar en el monumento al amor, en una imagen que ella misma sabía que era muy significativa, en la que se la ve muy delgada (padeció graves trastornos alimenticios) y triste.

    9

    Desde el principio de su entrada en palacio y hasta el final de sus días Diana supo convertirse en icono de la moda. Tenía diseñadores de cabecera y otros que iba probando poco a poco, pero todos sabían el filón que suponía que la princesa se pusiera sus trajes. Ella, además, jugaba con la ropa para lograr enviar un mensaje con ella en cada una de sus apariciones, algo especialmente señalado cuando se separó de Carlos. En una de sus primeras apariciones tras su divorcio llevó un vestido negro, corto y de gran escote que se llegó a llamar ‘el vestido de la venganza’.

    10

    En 1993, Diana visitó con sus hijos Thorpe Park, un parque de atracciones cercano a Londres. Aunque acompañada de sus guardaespaldas, no dudó en montarse en las atracciones con Guillermo y Enrique, a los que siempre trató de dar una vida lo más cercana a la normalidad.

    11

    En noviembre de 1995 Diana dio una entrevista al programa ‘Panorama’, de la BBC, y al periodista Martin Bashir, ahora investigado por haber engañado a la princesa para lograr sus objetivos. En la charla, Diana dejó en entredicho su matrimonio y su relación con la familia real. “No quiero piedad, tengo más dignidad que todo eso”, dijo, además de la célebre: “Éramos tres en este matrimonio. Estaba un poco abarrotado”.

    12

    Tras su separación, Diana se centró en el trabajo humanitario. Aquí, la princesa en enero de 1997, con chaleco y máscaras protectores, durante un momento del proceso de limpieza de minas antipersona en Huambo, Angola. La princesa sabía que su imagen era poderosa y que atraía a todos los focos, así que se colocó allí donde más necesaria era esa llamada de atención.

    13

    En junio de 1997, Diana y la madre Teresa de Calcula se encontraron en Nueva York. Dos iconos del momento juntos en una sola imagen. Ambas morirían tres meses después.

    14

    No fueron los fotógrafos que la perseguían quienes lograron la última imagen de Diana. Fue una cámara de un ascensor, el del hotel Ritz de París, donde estaba junto a su entonces pareja, Dodi Al-Fayed, en agosto de 1997. En la ciudad francesa murió Diana junto a su acompañante y su chófer. La princesa apenas tenía 36 años.

    15

    El funeral de Diana de Gales fue un evento de estado oficiado el 6 de septiembre de 1997 en la Abadía de Westminster, en Londres (Reino Unido). El evento paralizó la capital inglesa, donde aproximadamente un millón de personas se acercaron a presenciar el cortejo fúnebre, que fue desde Hyde Park hasta el palacio de St. James. A través de la televisión fue seguido por 32 millones de personas en Inglaterra y por más de dos mil millones de personas a nivel global.

    La imagen de sus jóvenes hijos siguiendo el camino de su féretro, quedó grabada en la memoria de quienes amaron  a «la princesa del pueblo», como era llamada.

    Continúa con:

    Príncipes William y Harry se reunirán para inaugurar estatua en honor a Lady Di

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición DESCÁRGALA  AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y YouTube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe