Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 26 mayo, 2021

    La importancia del autocuidado en la maternidad

    Si eres mamá, conocerás de sobra lo que supone la carga de tareas, la falta de tiempo y sueño, las dificultades que encuentras para poder cuidar de ti misma, para continuar o iniciar nuevos proyectos, etc. El secreto para que estés bien, está en el autocuidado.

    El embarazo es único y diferente para cada mujer, al igual que la maternidad y la relación que se genera con cada una de tus hijas e hijos. Pero hay algo que suelen tener en común todas las mujeres al convertirse en madres: en cuanto salen del baño, de su habitación o de la clínica con su bebé en brazos, el mundo entero deja caer un velo sobre ellas y se olvidan inmediatamente de sus necesidades.

    Recién parida, experimentas una necesidad de proveer a tu cría de todo lo esencial. Por diferentes motivos, podemos comprender que esto es lo normal. De repente hay una persona pequeña e indefensa que necesita cuidados y protección durante 24 horas al día, 7 días a la semana.

    Y entonces entras en una burbuja, de la que si eres consciente podrás ir saliendo poco a poco con el paso de los próximos meses; y si no eres consciente, puede que te dejes absorber por la exclusiva tarea de proveer cuidados a tus hijos durante años.

    ¿Cómo te has sentido después de ser mamá? ¿Dónde ha quedado tu cuerpo, tus emociones, tus necesidades? Aquí entra en juego el concepto del autocuidado en la maternidad.

    Cada vez más personas comienzan a darse cuenta de que el cuidado personal no es cuestión de egoísmo. Al contrario, cuidar de uno es el primer paso para cuidar bien a los demás. Si eres madre, esta afirmación cobra aún más sentido.

    El autocuidado es una parte fundamental de cualquier rutina de bienestar. Pero es algo más que cuidarse por fuera, es sobre todo una cuestión de salud. El autocuidado abarca muchos aspectos de nuestra vida, desde lo práctico, a lo físico y lo mental y, cómo no, lo espiritual. Por eso, cada mujer, como madre, debe definir qué significa su autocuidado, es decir, qué aspectos de su vida desea y necesita cuidar.

    Efectos inmediatos de la falta de autocuidado en la maternidad:

    1. Dejas de cuidarte y comienzas a perder la capacidad de cuidar.
    2. Comienzan a aparecer síntomas físicos, mentales y emocionales.
    3. La relación de pareja se resiente.

    Estos son los tres pilares básicos que se deben trabajar al inicio de la maternidad. Si ya hace tiempo que has sido madre y no has sido consciente de estos efectos, pero sí estás padeciendo alguno de ellos, comienza a ponerle solución hoy mismo.

    Busca tu momento para comenzar, pero no postergues eternamente el autocuidado. Vamos a facilitarte 10 claves para que inicies tu plan de acción:

    1. Reserva cada día una hora para ti

    Una hora de AUTOCUIDADO pleno. Sí, pleno y sin excusas.

    1. Organízate para que nunca te falte apoyo

    Busca ayuda para asegurarte esa hora; tu madre, tu pareja, una amiga, alguien de plena confianza, que cuide de tu bebé durante 60 minutos para que puedas desconectarte por completo.

    1. Fija este tiempo cada día a la misma hora

    La aprovecharás mejor porque podrás preparar con antelación qué quieres hacer y, además, te aportará una tranquilidad extra el resto del día. Sabrás que va a haber un tiempo para ti misma, y solo la perspectiva de que llegue ese momento, te aportará más calma, disfrute y concentración en el resto de tu jornada.

    1. Sal de casa o pide que te dejen sola

    Durante ese tiempo, crea un espacio de separación física entre tú y el resto del mundo, que te permita conectar mejor contigo misma.

    1. Primeros días del plan: pon orden en tus necesidades

    Dedica los primeros días que dispongas de tu hora para hacer una revisión de tu situación y tu estado actual. Puede ayudarte meditar, escribir o investigar qué estás necesitando en los tres aspectos esenciales del autocuidado.

    1. Busca herramientas accesibles

    Cuando tengas claro qué aspectos reforzar, busca recursos para dar solución a los dolores físicos, a los desequilibrios emocionales y a tu salud mental. Internet es una gran herramienta, tienes a tu alcance una gran variedad de programas de autocuidado, en los que tú marcas el ritmo adecuado a tus posibilidades y necesidades.

    Si percibes que necesitas ayuda profesional para resolver un malestar que te aqueja, nunca dudes en hacerlo.

    1. No te quedes en el dolor

    Muy posiblemente detrás de un dolor físico concreto hay una causa emocional, o una carga mental que se está expresando a través de tu cuerpo. Cuando llega el dolor es porque el cuerpo ya no sabe cómo decirte que hay algo que no está funcionando bien. Busca las causas y trabaja tanto en la parte física, como en la emocional.

    1. Planifica diferentes actividades para cada día

    Dedica algunos días a hacer una actividad física y otros a darte regalos de autocuidado. Establece 3 o 4 días a la semana para hacer yoga, pilates, correr, nadar; cualquier actividad física que te guste, te motive y te aporte bienestar.

    Otros 3 o 4 días cada semana para hacerte regalos. Un paseo, tomar una infusión en una terraza, sentarte a leer, a escribir, ver una serie, darte un baño relajante, un masaje, o un automasaje.  Lo que a ti te apetezca más, regálatelo.

    1. Deshecha la culpa

    La culpa es un enorme lastre que acompaña a las madres. Rompe con ella, repítete hasta la saciedad que tus necesidades satisfechas mejoran tu estado físico y anímico; por tanto, redundan directamente en una mejor atención a tu familia.

    1. No abandones tu hora nunca

    Si comienzas a sentirte mejor, no comiences a dejar esta hora de autocuidado. Es más, cuando veas que funciona, y cuando tu peque crezca un poco, comienza a duplicarla algunos días sueltos.

    Ponle ganas y comienza a indagar en posibilidades nuevas en las que ocupar este tiempo, que te harán sentir cada vez mejor. Iniciar un nuevo proyecto, una formación, un emprendimiento… Aprovecha tu tiempo para seguir creciendo, te aportará una enorme satisfacción.

    Crea y disfruta de tu autocuidado en la maternidad, es una herramienta que puede transformar tu día a día, tu vida, y la de tu familia.

    Continúa con:

    ¿Cómo es en realidad tu relación con tu madre?

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y Youtube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe