Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • SEXO

    Publicado 13 octubre, 2017

    La curiosa práctica del benching: ¿lo haces?

    Su significado es sencillo: traduce del inglés algo así como “dejar sentado en el banquillo”. ¿Pero a quién y por qué? En primer lugar, es una práctica que se aplique a esa pareja con la cual solo buscas pasar un buen rato en caso de que tus otras opciones –más deseadas y codiciadas por ti- no estén disponibles.

    Es decir, el objetivo del “benching” es salir con alguien sin llegar a establecer una relación formal y seria, y todo sería relativamente normal hasta ahí, si además esta nueva tendencia amorosa no implicara tener a la otra persona a la expectativa de un amor recíproco que no llegará.

    De acuerdo al diario británico “The Telegraph”, esta manera de emprender una relación se está volviendo más usual de lo pensado, sobre todo por la influencia determinante de los mensajes de texto de los cuales dependen aplicaciones de citas como Tinder o Bumble: las personas se conocen escribiéndose por celular y se siguen escribiendo sin llegar a nada serio.

    Es por eso que, como refiere Virginia Gómez en Cosmpolitan, si conoces a alguien con quien haces citas y planes constantemente, pero por lo general no lo llegan a concretarse, a lo mejor ese contacto/amigo/conocido te está “banqueando”. Si así lo sientes, discute la situación y en caso de que confirmes tu sospecha, te invitamos a que te levantes del banco.

    El coach de citas Jo Barnett refiere que no siempre es una cuestión de manipular a la persona interesada, pues alguna gente prefiere construir una amistad o llegar a conocerse mejor antes de empezar algo serio, pero por eso hay que saber identificar los “síntomas”, entre los cuales podrían encontrarse que si alguna vez se llegan a ver, la persona lleve de compañía a su mejor amigo/a, por ejemplo, o nunca querer hablar de compromisos.

    No es un hábito cordial, por supuesto, así que en caso de que seas tú quien se encuentra posponiendo salidas previamente arregladas, sin llegar ese día en el cual por fin le dedicarás un poco de atención a aquella persona “banqueada”, te recomendamos un poco de honestida y dejarle ir caminando de ese banco en el cual nadie quiere estar.

    Te Puede Interesar: ¿Viviremos sin sexo en el futuro?

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios