Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • SEXO

    Publicado 6 octubre, 2017

    ¿Hay infidelidad sin sexo?

    Las terapias de pareja han probado una y otra vez su validez dentro de las dinámicas amorosas. Con el espíritu de compartir los consejos y opiniones de expertos, la revista Cosmopolitan ha recogido algunos de los consejos más usados en estas sesiones dedicadas a la estabilidad emocional, sobre todo en un mundo donde las mismas costumbres diarias y cotidianas pueden llevarnos a sufrir por problemas de celos, desconfianza e, incluso, infidelidad.

    ¿Pero son lo mismo las sospechas que la acción? ¿Son iguales algunas conductas y coqueteos al acto de tener relaciones con un tercero? Precisamente para poder diferenciar un gesto inocente de un flirteo que requiera llamar la atención, es que estos consejos vienen como anillo al dedo a parejas heridas por una u otra razón.

    *¿Wasapear con el ex? ¿Permisible?

    Es necesario entender que esa persona con la cual compartes lecho tuvo un pasado, del cual no necesariamente hiciste parte. Así, no está mal que mantenga relaciones cordiales con la gente que representó algo para él en ese entonces, pero, ojo, solo si se trata de una relación cordial, resumible en felicitaciones de cumpleaños y otras ocasiones eventuales.

    Para tratar este problema, las voces expertas sugieren remitirse al diálogo. Es la única vía en que, si las tienes, podrás expresar de manera oportuna las dudas, y así entender la razón de la comunicación de tu pareja con esa persona. Consumirse en celos no es necesario.

    *¿Y esa mujer recién llegada a su oficina?

    Precisamente como manera de no dejarte carcomer por los celos, piensa en que la novedad siempre trae consigo algo de interés para las personas que se enfrentan a ella. Que tal vez te hable de esa nueva mujer que acaba de presentarse a su puesto de trabajo no necesariamente significa que tu pareja sienta una atracción fatal, ni interés sexual al punto de buscar engañarte. Es una situación delicada, claro, pero la madurez radica en entender que un interés en alguien recién aparecido, no significa lo mismo que el amor por alguien con quien se comparte una relación seria.

    *¿Y cuando mira a otras?

    Acá juega un poco el tema de los límites y la autoestima. Por supuesto no es ideal que tu pareja se desviva por cada mujer guapa que encuentre en la calle, pero tampoco es menos problemático prohibirle ser común y corriente, y no dejar que sienta apreciación –medida- por las personas bellas que nos rodean todos los días.

    Es una cuestión de entender que el mundo está lleno de mujeres y hombres con mucho atractivo físico, pero hay razones de peso por las cuales esa persona te ha elegido a ti. Y eso vale mucho más que una discusión por una simple mirada cruzada.

    *¿O sea que no me debo preocupar por nada?

    Esta no es la idea que están tratando de transmitir los terapeutas. Los ítems referidos anteriormente son más bien conductas básicas, que podrían volverse molestas si no hay comunicación entre los dos, pero no son los signos a tomar en cuenta si tienes sospechas de una posible infidelidad. Esta conlleva, generalmente, cambios de humor y costumbres, llevando a la persona que la comete, a actuar de manera poco común, cambiando detalles corporales y estéticos a los que no le prestaba atención antes, entre otras prácticas más bien dudosas.

    Una vez más, la clave está en saber comunicarse: plantear a tu pareja cómo y por qué una situación determinada te resulta incómoda. Nunca será ideal manejar este tipo de problemática a la manera de un detective, espiando y haciendo presunciones sin consultarlo con la otra persona. Aún si no se trata de una infidelidad, un diálogo alrededor de algo que te incomode es totalmente válido y necesario.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios