Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • PERSONAJE

    Publicado 26 diciembre, 2020

    El juicio final de Maradona

    Por Paul Brito

     

    Lo inhumano y lo sobrehumano se dan la mano. Aplaudimos las hazañas de algunos fenómenos como Maradona, porque nos parecen imposibles, sin comprender que solo se puede alcanzarlas si se da rienda suelta a esas fuerzas vastas e incontrolables que llevamos dentro, si se apuesta todo a ellas. ¿Le aplaudimos que las suelten y potencien, y les exigimos al mismo tiempo que las controlen totalmente y lleven una vida «normal»? ¿No es pedir demasiado?

    Las personas que sobresalen en una disciplina lo hacen porque han exagerado una línea de su personalidad, con todo lo positivo y negativo que eso les trae. Si han llegado lejos es porque han potenciado el resultado apostándole todo a un número. Luego es muy difícil separar un dígito del otro, discriminar la cuenta. Les toca asumir el precio completo y más cuando ya no tienen la pelota para desfogarse con ella.

    No me parece justo cancelar ahora toda su figura, cuando al fin y al cabo ni siquiera es alguien de nuestro entorno inmediato y ni siquiera es alguien vivo, sino a estas alturas un símbolo o un espejo (igual que un personaje literario) donde para mal y para bien podemos reflejarnos en alguna medida.

    Los que condenan o «cancelan» a Maradona, los que pretenden arrancarle su carnet de humano, de semejante y de ejemplo vital, no se dan cuenta de que Maradona les sigue siendo útil como moneda de cambio. Despotrican de él pero al hacerlo siguen manoseándolo y exprimiéndolo. No se dan cuenta de que hasta para eso nos sigue sirviendo humanamente. Al menos deberían agradecerle eso. Los críticos y canceladores no tienen que meterse hoy en el fango para analizar y descubrir esas capas del ser humano, porque él ya lo hizo por nosotros al explorar esos bordes de nuestra propia condición por encima y por debajo, allí donde nosotros ni nos atrevemos a asomarnos por nuestra propia cuenta.

    No me parece justo cancelar ahora toda su figura, cuando al fin y al cabo ni siquiera es alguien de nuestro entorno inmediato y ni siquiera es alguien vivo, sino a estas alturas un símbolo o un espejo (igual que un personaje literario) donde para mal y para bien podemos reflejarnos en alguna medida. Su historia ya está finiquitada, la de nosotros no, entonces me parece un ejercicio más interesante, más sano y constructivo, usar lo que nos sirva de su vida para juzgarnos y criticarnos a nosotros mismos, en lugar de posar de jueces ajenos e implacables de un fantasma descargando en él nuestros propios malestares morales y los de la sociedad, solo para lavarnos las manos.


    Biografía del autor:

    Paul Brito (Barranquilla, Colombia, 1975). Ha publicado: Los intrusos (Premio Nacional de Cuento UIS 2007), reeditado por la editorial Pluma de Mompox (2011) y por Lugar Común (2019); El ideal de Aquiles, 101 minicuentos para alcanzar a la tortuga (2010), reeditado por Planeta Lector (2017) y traducido al bengalí por Razu Alauddin (Baatighar Editions, 2019), traductor de Borges a este idioma; la novela La muerte del obrero (2014); El proletariado de los dioses, único libro de crónicas literarias nominado al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana 2016; y la novela Restos orgánicos de un mundo anterior (Seix Barral, 2020). Textos suyos han sido traducidos parcialmente al inglés, portugués, italiano, alemán, francés y bengalí, y seleccionados en diversas antologías. Colabora en medios colombianos como El Malpensante, Arcadia y El Heraldo, y en publicaciones españolas como Clarín.

     

     


    Continúa con:

    ¿Qué deseas hacer?

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y Youtube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad

  • gascaribe