Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 24 septiembre, 2018

    Edición 145 Septiembre de 2018 TODO DEPENDE DE TU ACTITUD

    La vida siempre nos muestra en otros lo que necesitamos ver e interiorizar para crecer.

    Por Mayra Lucía Ríos C.                  

    directora@larevistaactual.com

    Peinado y Maquillaje: Nidia F.

    Vestuario: Naf Naf

    Actual se llena de sazón con esta edición “El Sabor del Amor”, mostrando en sus páginas la gran actividad que tuvimos en nuestro stand gastronómico durante los cuatro días de la feria Sabor Barranquilla 2018.

    En esta ocasión quisimos unir el amor con el sabor que le damos a todo aquello que preparamos, porque al fin y al cabo el amor es lo que nos mueve con pasión hacia lo que queremos lograr con resultados extraordinarios.

    Aprovechando todo esto que tiene que ver con lo que más nos gusta a los seres humanos que es comer rico y celebrar el acto de amar y ser amados, yo quiero, este mes de amor y amistad, dejar en tu corazón una reflexión para que revises tu actitud y su influencia cuando es positiva o negativa.

    Creo que, para lograr cualquier cosa que deseamos, uno de los requisitos primordiales tiene que ver directamente con una actitud positiva. Esta viene de adentro y se construye con nuestros pensamientos para identificar siempre como oportunidades todo aquello que nos llega, aunque otros las vean como dificultades.

    Puedo utilizar muchos ejemplos de cómo una actitud positiva logra magia en un evento que aparentemente es doloroso y que podrías creer que no tiene salida. La vida siempre nos muestra en otros lo que necesitamos ver e interiorizar para crecer.

    En este último mes sentí fuertemente cómo con mi actitud positiva logré ver y comprobar que todo llega a nuestra vida para un bien mayor. Y definitivamente tu actitud es una decisión que tomas todos los días.

    Por eso hoy mi recomendación para ti que me lees es que nunca dejes que el dolor, la rabia y el rencor te cieguen y te vuelvas un invidente de la belleza y grandeza de la vida.

    Por muy fuerte que sea cualquier situación en tu vida, no permitas que tu mente le gane a tu corazón y te bombardee con pensamientos negativos que solo logran hacerte sentir culpable. Dios te ama tanto que quiere que veas más allá de lo que afuera se ve.

    Siempre que te pase algo que te duela mucho, míralo bien de cerca y busca el aprendizaje que trae consigo y concéntrate en lo positivo de la situación para que logres salir triunfante. Y repite permanentemente: “Todo pasa para un bien mayor”.

    Finalmente quiero compartir una parte del libro ’Principios inquebrantables del éxito’, de Jeff Keller, donde el autor escribe cuán importante es nuestra forma de reaccionar en cualquier situación o evento que vivimos, y que casi un 100% del éxito depende de una actitud positiva.

    ¿Cómo alcanzar los deseos de tu corazón?

    Aunque el camino de cada quien es único, quiero compartir contigo varios principios que te servirán de guía durante este recorrido:

    Disponte a descubrir: ¡Creo que tú no encuentras los deseos de tu corazón, sino que ellos son los que te encuentran a ti! Solemos ser engañados al pensar que estamos identificando los deseos de nuestro corazón, cuando en realidad estamos siguiendo lo que alguien más cree que es lo mejor para nosotros, o lo que nuestra “mente lógica” ha descubierto. NO es a esto a lo que me refiero.

    Cuando eres positivo y receptivo, te ves invitado a seguir una meta en particular o embarcarte en un proyecto. Luego de ti depende aceptar la invitación y avanzar, así sea por fuera de tu zona de comodidad. Así que sé abierto y no trates de juzgar cómo o cuándo llamarán los deseos de tu corazón. Verás que te atraen caminos donde hacer mejor uso de tus talentos y personalidad únicos, y a menudo de una manera que sea de gran servicio para los demás.

    Expande tus creencias: Muchos se frustran cuando las cosas no les salen como esperan. Con frecuencia el problema es un limitado sistema de creencias. Por ejemplo, hay quienes se quejan porque no ganan suficiente dinero o porque no atraen las relaciones correctas. Sin embargo, estas mismas personas todo el tiempo dicen (y lo creen) cosas como “nunca tengo suficiente dinero al final del mes” o “todos los hombres le temen al compromiso”. Tu sistema de creencias (y lo que te dices a ti mismo) debe respaldar lo que deseas alcanzar. Así que asegúrate que tus pensamientos dominantes estén concentrados en lo que quieres y no en lo que no quieres.

    Mantén una dieta balanceada de emociones y sentimientos positivos: No sólo aceleras tu éxito y alcanzas tus deseos de tu corazón cuando piensas positivamente, sino también teniendo sentimientos positivos. Me refiero a sentimientos positivos fuertes, esa clase de emociones que te hacen estremecer por completo. Así es como te sientes cuando ves la sonrisa de un niño o al contemplar una hermosa puesta al sol. Algunos de los sentimientos positivos más poderosos son el amor, la gratitud y el perdón. Cuando posees esos sentimientos de manera consciente, te conviertes en un imán que atrae maravillas a tu vida.

    Deja ir las emociones negativas: Así como los sentimientos positivos ayudan a atraer los deseos de tu corazón, las emociones negativas te impiden alcanzar la grandeza. Las emociones típicas en esta categoría son la ansiedad, el odio, el resentimiento, los celos y los juicios que haces a los demás. Confía en tu cuerpo. ¿Cómo te sientes cuando estás enfadado o criticas? Te sientes terrible y estresado. Te conviertes en un imán de problemas y enfermedades. No estoy sugiriendo que debes negar tus sentimientos. Es simple cuestión de no quedarte con ellos por mucho tiempo. En lugar de quedarte empantanado en una de las emociones negativas, elige uno de los sentimientos positivos que hemos mencionado anteriormente y pasa a un marco mental más productivo.

    Sé flexible porque los deseos de tu corazón van a cambiar: A lo mejor crees saber lo que vas a desear dentro de unos años, ¡pero no cuentes con eso! Dentro de un año, incluso la próxima semana, puedes tener la necesidad de moverte en una dirección completamente diferente. Tus intereses cambiarán. Tus prioridades cambiarán. Esa es una buena señal y demuestra que estas creciendo y siendo abierto a nuevos caminos en tu vida.

    Sigue la pasión, no el dinero: No me malinterpretes. El dinero es importante y me gustan las comodidades materiales. Sin embargo, cuando el dinero es la fuerza principal que te impulsa, es poco probable que te conectes con los deseos de tu corazón y alcances la plenitud.

    Entra en “la onda”: atraer personas y oportunidades a tu vida es el resultado de tu consciencia. Cuando estamos en la corriente de la vida, manifestamos mucho más fácilmente lo que deseamos; es como dirigir un bote en un rio. Pero estar en la corriente no es lo mismo que ser pasivo y quedarse sentado. Aun así, te esfuerzas, pero ves que cuando eres positivo y buscas tu camino, las cosas caen en su lugar. Conoces las personas que te ayudan a avanzar. Claro que encuentras obstáculos, pero sabes que los superarás. Es solo cuestión de tiempo.

    Comentarios recientes

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios