Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 20 abril, 2020

    Compromiso, responsabilidad y entrega: Fundación Santo Domingo se reinventa para una nueva realidad

    La revista Actual conversó con José Francisco Aguirre Borda, director ejecutivo de la Fundación Santo Domingo, que en esta coyuntura por la pandemia del covid-19 reorienta sus esfuerzos y ofrece su generoso aporte para combatir la crisis que afronta el país.

    Por Jocelyn González

    José Francisco Aguirre Borda, director ejecutivo de la Fundación Santo Domingo.

    La Fundación Santo Domingo, entidad sin ánimo de lucro con 60 años de trabajo incansable para combatir las problemáticas que aquejan a la nación, no es ajena a la difícil situación social, económica y de salud que desde el primer trimestre del año empezaron a vivir los colombianos. Consciente de su responsabilidad intrínseca, se moviliza para brindar su rápida ayuda a la par que reestructura su hacer próximo y futuro.

     

    ¿En qué consiste la donación de recursos por parte de la Fundación Santo Domingo y qué acciones llevará a cabo para socorrer a la población colombiana en estos momentos de necesidad?

    La crisis mundial desatada por la pandemia Covid-19 nos ha puesto a prueba como país, por lo que, a través de la Fundación Santo Domingo y con el apoyo de nuestras empresas vinculadas, haremos una donación de 100 mil millones de pesos para atender la crisis del país en el corto y mediano plazo. De forma inmediata, se destinarán recursos a la asistencia humanitaria y la mitigación de la pandemia y, en los meses siguientes, se apoyará la transición y reactivación económica del país.

    Esto lo haremos inicialmente en tres frentes: Seguridad Alimentaria, Salud, y Bienestar y Convivencia.

     

    ¿Cómo están ejecutando la entrega de la ayuda alimentaria?

    De la mano de diferentes aliados, adelantaremos una macrooperación de entrega de mercados a nivel nacional. Inicialmente, le hemos dado prioridad a nuestras zonas de influencia: los dos Macroproyectos de Vivienda, Villas de San Pablo en Barranquilla y Ciudad del Bicentenario en Cartagena, al igual que la Isla de Barú.

    En la primera etapa, hicimos la entrega de 15 mil mercados en los últimos ocho días en estas zonas. Adicionalmente, realizamos aportes para trabajar con las distintas alcaldías y gobernaciones, de la siguiente manera: 500 millones de pesos para Barranquilla, 500 millones para el Atlántico, 500 millones para Cartagena, y 500 millones para Bolívar.

    Para esta estrategia de Seguridad Alimentaria, estamos aliados con D1, el Éxito y Ditransa, y estamos llegando a todo el país de la mano de gobernaciones y alcaldías, fundaciones y gremios. La idea es apoyar este tema, durante los próximos meses, en las comunidades más vulnerables del país, trabajando de la mano con el Gobierno nacional.

    Entrega de tarjeta a beneficiario de Cartagena para adquisición de mercado.
    Entrega de tarjeta a beneficiarias en Villas de San Pablo, Barranquilla, para adquisición de mercado.
    Familias adquiriendo sus mercados.

    Un gran porcentaje de la donación se destinará a la estrategia de Salud. ¿Qué planes hay en este campo?

    Lo que estamos planteando en Salud es una inversión de 60 mil millones de pesos, para ejecutarla a corto y mediano plazo con tres enfoques. El primero de ellos es prevención, que tiene que ver con la adquisición y aplicación de kits de pruebas para entender cómo va evolucionando la pandemia, y hacer un tratamiento efectivo y oportuno de los casos.

    El segundo es protección con dos frentes: por un lado, insumos y materiales de bioseguridad para los profesionales de la salud como tapabocas, batas, overoles y máscaras. El otro frente consiste en proveer estos insumos de protección a las personas que saldrán a la calle para iniciar la reactivación económica, allí estaremos nosotros para apoyar en este tema.

    El tercer enfoque es tratamiento, que consiste en la adecuación de las UCI y la compra de ventiladores, un tema crítico para el tratamiento de los pacientes.

    Para la estrategia de Salud tenemos unas alianzas muy sólidas. Estamos trabajando de la mano con el equipo médico, técnico y experto de la Fundación Santa Fe de Bogotá, quienes son nuestros asesores y nos ayudan a comprender la situación, a analizar la evolución de la pandemia, y a guiar las decisiones y las recomendaciones que vamos tomando para la inversión de los recursos.

    También, aportamos 10 mil millones de pesos, de esos 60 mil, a la alianza que promovió ProBogotá, en la que hay un equipo de directores de las principales clínicas de Bogotá, monitoreando y trabajando en el análisis de toda esta situación. Esto se convierte en un referente muy importante para nosotros, porque se pueden replicar los aciertos y aprender de los análisis, para llevar esas estrategias a otras regiones del país, particularmente, a Cartagena y Barranquilla, dos regiones de influencia nuestra.

    Asimismo, estamos trabajando con las gobernaciones y las alcaldías, para que cuenten con los insumos y tomen decisiones oportunas frente a la evolución del tema.

     

    Y el apoyo en Bienestar y Convivencia, ¿en qué consiste?

    La situación actual, el encierro obligatorio y el eventual aislamiento social inteligente generan una cantidad de complejidades en el bienestar y la convivencia de las familias colombianas. Se ha disparado el maltrato a la mujer, el abuso sexual, el acoso y, en general, la violencia intrafamiliar, a lo que se suma un complejo tema de salud mental en la población.

    Por eso, hemos dispuesto una alianza con Profamilia, un aliado de hace muchos años de la Fundación. La idea es contar con una gran estrategia en conjunto con los medios aliados —Caracol Televisión, Blu Radio, Pulzo y El Espectador —, para difundir un mensaje muy claro con contenidos, líneas de atención, una plataforma virtual en donde la gente pueda acceder a información, contenidos, ayuda en línea, telemedicina, y atender así los casos que se están presentando.

     

    ¿Qué viene después de la entrega de los recursos y la ejecución de los programas de ayuda?

    Nosotros hemos planteado nuestro proyecto de inversión en dos etapas: el corto plazo que es abril, mayo y junio, con la atención de una crisis que tiene una incertidumbre enorme y en la que ejecutamos acciones de tipo humanitario como alimentación, salud y convivencia.

    En el segundo semestre del año, cuando entendamos a qué nos estamos enfrentando y veamos lo que ocurre en el país, entramos en una etapa de mitigación de riesgos y de contención de la situación. Aquí, ayudaremos a resolver la crisis social que se avecina e impulsaremos la reactivación económica del país. Esa etapa de mediano plazo, la hemos definido de julio a diciembre de 2020.

     

    ¿Y a largo plazo? ¿El próximo año?

    Toda nuestra inversión de los 100 mil millones de pesos se ejecutará hasta diciembre de este año. Posterior a eso, la Fundación seguirá trabajando sus proyectos y líneas estratégicas, en la cuales están los temas de salud, medio ambiente, educación y desarrollo territorial. Por ello, monitorearemos muy bien la ejecución de los proyectos y reorientaremos nuestros esfuerzos en función de una nueva realidad, de un contexto distinto. El próximo año tendremos plena claridad de lo que enfrentamos en una etapa de estabilización.

     

    ¿En qué consiste su alianza con la Alcaldía de Barranquilla y Bancóldex para la puesta en marcha de “Barranquilla Responde”, la línea de crédito para pymes y trabajadores independientes por 100 mil millones?

    Esta es una alianza que tenemos con las dos entidades y con otros actores que financian empresas y emprendedores. Pusimos a disposición de la Alcaldía de Barranquilla el talento humano de la Fundación, para cada uno de los temas relacionados con el análisis de esta coyuntura. Nuestra Unidad de Financiación y Desarrollo Empresarial ha trabajado de la mano con el equipo de desarrollo económico de la ciudad, para analizar la situación y entender cuáles son las mejores líneas de crédito y soluciones financieras para los empresarios barranquilleros.

    De esa solicitud de recursos que le hizo la ciudad a Bancóldex por 100 mil millones de pesos, nosotros, por el momento, hemos tomado un cupo de 10 mil millones, para ponerlo a disposición de un nicho de empresarios en créditos pequeños que ayuden a la reactivación económica de diferentes industrias.

    ¿De qué otras maneras la Fundación sigue ayudando a la gente del Caribe colombiano?

    La Fundación continuará con los dos Macroproyectos de Vivienda: Villas de San Pablo, en Barranquilla, y Ciudad del Bicentenario, en Cartagena.

    Hoy en día, en Villas de San Pablo, tenemos cerca de 2.200 casa-familias y un potencial de construcción de 30 mil unidades de vivienda adicionales en esa zona. Así, seguiremos con el plan de ayudar a las familias más vulnerables de Barranquilla y del Caribe para que accedan a vivienda propia, a través de diferentes mecanismos que otorgamos con la Alcaldía de la ciudad y el Ministerio de Vivienda.

    Por su parte, en Cartagena, contamos con Ciudad del Bicentenario, el Macroproyecto de Vivienda más grande del país que, hoy en día, aloja cerca de 17 mil personas y tiene un potencial 50 mil viviendas. Este es un reto muy grande y una de las soluciones más relevantes para la erradicación de la pobreza en la ciudad.

    Debemos reenfocar nuestras actividades y pensarlas en un nuevo contexto, pero nuestros proyectos no paran. Aunque la Fundación ahora se encuentra abordando esta crisis con la generosa donación de la familia Santo Domingo y con una responsabilidad y un privilegio enorme de hacer un aporte de esta magnitud al país, continúa con los proyectos sociales, ambientales y económicos que venimos desarrollando con anterioridad.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad