Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • GASTRONOMÍA

    Publicado 25 febrero, 2016

    Hay personas que acostumbran a dejar en un rincón las bebidas alcohólicas a medio consumir y desconocen cómo mantenerlas en condiciones óptimas. La forma y el tiempo de conservación de los destilados y específicamente del whisky dependen de las siguientes condiciones: exposición al oxígeno y a la luz, lugar, temperatura y embotellado.

    “Contrario a las botellas de licor sin abrir, las que ya están abiertas se deterioran más rápidamente, aunque en ambos casos hay que tener los cuidados adecuados. Si tiene una botella de whisky, consúmala en el menor tiempo posible, si decide guardarla, tenga en cuenta que ni el tiempo ni el lugar le aportará propiedades diferentes.”, afirma Adriana Obando, representante del whisky de malta Glenfiddich.

    Oxígeno

    El aire es enemigo de las bebidas espirituosas como el whisky, una vez entra en contacto con la bebida comienza a cambiar el sabor y la composición molecular. La ventaja del whisky, como todos los espirituosos es que al ser destilados estos se consideran como líquidos muertos, es decir no se oxidan al contacto con el oxígeno solo se evaporan. El hecho que la botella tenga 40% ABV (Alcohol by Volumen) y un 60% de agua hace que el alcohol no se evapore tan rápido. Es importante asegurarse de que esté correctamente cerrada.

    Ubicación

    Se deben guardar en posición vertical en un lugar que sea fresco y seco donde no entre mucho el sol. Incluso, si tiene adecuado un bar a la vista de todos, puede exponer algunas de las exquisitas botellas de los destilados que son obras de arte, como por ejemplo, la emblemática y tradicional  botella verde triangular del whiskyde malta más premiado del mundo, Glenfiddich, existente desde 1887. También, se pueden mantener en una nevera de licores aunque no es un hábito común, usualmente se ponen en el congelador unos minutos previos al consumo.

    Temperatura

    No hay una métrica definida, aunque se sugiere que no debe guardarse a más de 21 grados centígrados. Cada componente del whisky es afectado diferente de acuerdo a la temperatura: la ebullición del etanol es de 78,4 grados, el agua se congela al alcanzar los 0 grados, mientras que el etanol necesita llegar a los -114 grados para congelarse. Del destilado, el agua es el primer elemento que se congela de la mezcla cuando alcanza los menos 0 grados. Lo importante es evitar las altas temperaturas y conservar las botellas en un lugar fresco.

    Embotellado

    Se puede usar un decantador aunque no le aporta mucho al whisky -es más útil para los vinos-. Si no desea utilizar la botella original, que es lo más adecuado, lo máximo que debe hacer es pasar el líquido a una botella de un muy buen cristal con una tapa que no permita el ingreso de aire y servir con un venturi lo más pronto posible.

    Tiempo

    Los destilados como el whisky son las bebidas alcohólicas con mayor vida útil. Pueden guardarse en promedio entre 8 meses y un año después de abiertas solo si se conservan de forma adecuada. Una botella de 12, 15, 18 o más años de cualquier marca no gana propiedades con el tiempo y tampoco tienen fecha de vencimiento. Hay que tener presente, que la edad la da el tiempo en barrica. Hay algunas destilerías como la del single malt Glenfiddich, que usan técnicas innovadoras como la del Solera para el proceso de añejamiento de Glenfiddich 15 años con el objetivo de darle una terminación especial y unas notas únicas.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad