Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • PERSONAJE

    Publicado 17 septiembre, 2016

    Carolina Gaitán ya encontró su paraíso

    Por John William Archbold

    La conocimos hace catorce años cuando era una de las tantas adolescentes que perseguía su sueño de ser una estrella en el primer reality musical que se produjo en nuestro país. Luego incursionó en la radio y la televisión, hasta llegar a la actuación, que se ha convertido en su verdadera pasión. Desde hace 10 años, Carolina ha logrado construir una carrera firme a través de personajes muy particulares y bien elaborados, que la han llevado a hacerse un nombre. Muestra de ello es que haya sido la seleccionada para protagonizar la secuela de “Sin senos sí hay paraíso”, la continuación de una historia que lleva una década vigente y que se abrió un espacio en nuestra cultura popular a través de libros, series, telenovelas, películas e incluso obras de teatro.

    En su vida personal, Carolina también atraviesa un momento muy especial, hace apenas unos meses se casó con Nicolás Moreno, el hijo de Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Comercio. Por esa boda reciente y el reciente estreno nacional de la novela es nuestra invitada en este mes de amor y amistad.

    Al recorrer tu historia actoral, la primera conclusión que podemos sacar es que nunca has interpretado un personaje simple. Iniciaste con una sobreviviente de un accidente aéreo y luego has pasado por una deportista de alto rendimiento y, recientemente, una cantante de música popular. ¿Qué ha representado para ti estar desde el inicio de tu carrera frente a personajes de tanta complejidad?

    Todos los personajes son un universo por construir e interpretar. No subestimo ninguno. Me siento inmensamente feliz y agradecida porque me han dado la oportunidad de interpretar personajes muy diferentes los unos de los otros, desde una cantante paisa ‘aguardientera’ y ‘gozetas’ (“Hermanitas Calle”) hasta una cubana cantante visceral de boleros adicta a las drogas (“Celia”). También desde una mujer reservada y sumisa (“Alias El Mexicano”) hasta un “Volador sin palo”, que es mi Cata “la Peque” (“Sin tetas sí hay paraíso”). Eso me hace feliz, me permite explorar muchas gamas en la interpretación.

    Carolina Gaitán ha cumplido la mayor parte de los sueños que se plantean las jóvenes que quieren ser artistas: fue cantante de un grupo pop que causó sensación a principios del milenio, también presentadora y, desde hace diez años, actriz en las producciones más sobresalientes de nuestra pantalla. 

    A propósito, ahora el reto no ha sido inferior. Con Catalina Marín, de alguna manera estás usurpando el rol protagónico de una historia que lleva más de una década de resonancia. ¿Conllevó esto un reto adicional para ti?

    Catalina La Pequeña es un reto también muy grande, pues es un personaje errático y lleno de ansiedad. Ha sido una experiencia hermosa. No les cuento más para que la vean y sea el público el que la describa más que yo.

    Generalmente, un actor sólo cuenta con dos recursos externos para construir un personaje: la dirección y el guión. En tu caso, hay múltiples producciones previas que, de algún modo, podrían ser referencias. ¿Cómo ha sido tu relación con estos referentes para la construcción de tu personaje?

    Me gusta guiarme por las pautas que hacen parte de esta temporada, el libreto de Gustavo Bolívar, su descripción y sinopsis del personaje y la guía de mis directores. Con esas pautas, uno construye mucho mejor que si armas un sancocho de referencias que, tal vez, lo que harán es alejarte de un personaje que tenga tu sello y tu interpretación como actriz.

    Hay personas que tienen posiciones muy enconadas en contra de las producciones que abordan temas como el narcotráfico, la prostitución, etc. Ya que tú has hecho parte de varias producciones de este tipo, ¿qué posición tienes al respecto? ¿Crees que “Sin senos sí hay paraíso” está aportando una perspectiva distinta?

    Esta, para mí, es la segunda que trata el tema del narcotráfico. Solo he hecho “Alias El Mexicano”. He hecho más series musicales que otra cosa. Y bueno, este tema del narcotráfico es un tema que, hasta el sol de hoy, y lamentablemente, sigue tocando a nuestro país. Sigue haciendo parte de nuestros cuentos, nuestras vivencias. Lo que hacemos los actores es ser instrumentos para contar historias y en lo posible siempre con el mayor grado de veracidad. Para los gustos, los colores. Esta producción trae muchos ingredientes que pueden tocar a los espectadores.

    Aunque el papel de Nelly Calle ha sido el más conocido, en varios momentos de tu carrera has interpretado personajes que tienen alguna relación con la realidad. En estos casos, ¿has optado por hacer una inmersión en torno al personaje real o te permites hacer tu propia adaptación?

    Mi trabajo de campo en la construcción de un personaje trato siempre de hacerlo con dedicación y disciplina. Con el que quizá tuve más tiempo, fue con Lola Calvo en Celia. Me fui a Cuba sola, me hacía pasar por cubana y los escuchaba y observaba por días para poder construir algo que llevara veracidad. Cuando son personajes biográficos, basados en personas que existieron y que ya murieron, les pido permiso de manera espiritual y les pido también para que me iluminen, y así mostrarlos como ellos quisieran ser mostrados al público, siempre con respeto.

    Para seguir disfrutando de esta entrevista, adquiere nuestra edición de Septiembre en los puntos de venta. 

    Te puede interesar:

    Receta para enamorar en Amor y Amistad

    Ya sabemos con quién y cómo celebrará amor y amistad la Reina del Carnaval

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios