Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 27 marzo, 2020

    BILL GATES Y SU CRÓNICA DE UNA PANDEMIA ANUNCIADA

    De Bill Gates hay mucha historia por contar, desde ser uno de los grandes visionarios de la informática, ser uno de los personajes más ricos del planeta, hasta convertirse en un socialista con diferentes causas.

    Precisamente, y a la luz de ese reconocido personaje que ha hecho de su carrera un antecesor de temáticas de interés para el mundo, hoy por hoy se ha hecho viral una charla TED realizada en 2015, cuando se anticipó en diferentes puntos a la situación actual. El video es uno de los más vistos en la actualidad y ya completa hasta este momento, cerca de 8 millones de visualizaciones.

    En dicha explicación, el creador de Microsoft, hace una presentación referente a las diversas conclusiones de su equipo y otros profesionales con respecto a los aprendizajes que dejó en su momento, la crisis del ébola. Precisamente, en aquel entonces, la fundación que tiene con su mujer, Bill & Melinda Gates, invirtió 50 millones de dólares en esta lucha. Una donación definida en un programa de 5.000 millones de dólares para incentivar el desarrollo de África; que, además, se sumaba a otra anterior de 9.000 millones.

    En síntesis, algunas de los pensamientos de Gates al respecto del impacto de aquella epidemia fueron: “Al observar lo que sucedió, el problema no fue que el sistema no funcionara adecuadamente, sino que en realidad no teníamos ningún sistema. De hecho, faltaban unas piezas claves bastante obvias. No había equipos de epidemiólogos listos para viajar […]. Los informes llegaron impresos en papel. Hubo enormes demoras antes de ponerlos en internet y además eran terriblemente imprecisos. No teníamos manera de preparar a la gente. Médicos Sin Fronteras hizo un gran trabajo organizando a los voluntarios; pero, aun así, fuimos mucho más lentos de lo debido en llevar a los miles de trabajadores hacia esos países. Para una gran epidemia se necesitan cientos de miles de trabajadores. No había nadie dedicado a estudiar nuevos métodos de tratamiento. Nadie que estudiara los diagnósticos. Nadie que estudiara qué instrumentos debían usarse”.

    Con esto, el planteamiento del famoso empresario fue de tocar una llaga y haciendo la observación del fracaso mundial que fue sortear aquella situación en África y Asia. También dijo: “La falta de preparación podría hacer que la próxima epidemia sea mucho más devastadora que la de ébola».

    En otro aparte también explica de cómo el ébola no se expandió más, pero todo ello bajo el penoso marco de 10 mil personas fallecidas: «Veamos el ébola y cómo se difundió este año: murieron unas 10.000 personas, casi todas en tres países de África Occidental. Hay tres razones por las cuales no se expandió más. Primero, por el gran trabajo heroico de los trabajadores de la salud. Encontraban a la gente y prevenían más infecciones. Segundo, por la naturaleza del virus. El ébola no se propaga por el aire. Cuando alguien llega a ser transmisor, ya estará tan enfermo que permanecerá en cama y no podrá extenderlo por el territorio. Tercero, no llegó a muchas áreas urbanas. Eso fue pura suerte. Si hubiese llegado a muchas más áreas urbanas, el número de casos habría sido mucho mayor». 

    De igual manera se refirió a un futuro cercano y el manejo de una pandemia, casi que anticipándose a la problemática actual: “Pero la próxima vez podemos no tener la misma suerte. Podría ser un virus con el que los transmisores no se sientan mal y puedan viajar en avión o ir al mercado. La fuente del virus podrá ser una epidemia natural como el ébola, o puede venir de bioterrorismo. Así, son muchos los factores que podría hacerlo todo mucho peor». 

    TAMBIÉN HAY UN ANÁLISIS ESPERANZADOR

    La exposición de Bill Gates de aquel entonces también tiene reflexiones para la esperanza, basados además sobre las tecnologías de la información y el apoyo, precisamente, de los avances interactivos y los sistemas digitales. Afirma, con este argumento, que es posible tener un sistema de respuesta muy eficaz y que ese sea el punto de partida para reducir la propagación aún más: «Tenemos a favor toda la ciencia y tecnología de las que tanto hablamos. Tenemos smartphones para recibir y difundir información al público. Tenemos mapas de satélite para ubicar a la gente y ver cómo se moviliza. Tenemos avances en biología, que mejoran aceleradamente en el tiempo sobre el estudio del patógeno y permiten fabricar medicamentos y vacunas que ataquen esos gérmenes. O sea, que sí tenemos los instrumentos, pero hay que ponerlos al servicio de un sistema mundial general de salud. Y necesitamos estar preparados”.

    Aquí el video con la charla TED de 2015:

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad