Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 1 febrero, 2018

    ¿Cómo mejorar la Batalla de Flores?

    Aunque este primer gran evento con que inician las carnestolendas de la ciudad ha mejorado mucho en materia logística y de infraestructura, gracias a la gran labor que realiza cada año Carnaval de Barranquilla S.A.S, en cabeza de su directora Carla Celia, aún subsisten algunas situaciones que se pueden mejorar. Como no se trata de criticar sin aportar, el autor de esta nota se dio a la tarea de recoger las principales problemáticas y la mejor manera de resolverlas.

    PRELACIÓN A GRUPOS PARA REDUCIR BACHES

    Conocemos los ingentes esfuerzos para que no se den, pero aparecen cuando menos se les espera, algunos por motivos que escapan al control de la organización. Lo curioso es que casi siempre se dan al principio del desfile, pero ya cayendo la tarde sucede lo contrario: empiezan a desfilar rápidamente los grupos que estaban “represados”, cuando ya no hay mucho público.

    Creo que esto puede solucionarse si los grupos folclóricos salen primero (como debe ser, pues al fin y al cabo la fiesta es en gran parte de ellos) y como son tantos, ya no habría baches sino espacios entre uno y otro, de pocos metros. Un orden sugerido sería: 10 grupos folclóricos, carroza, y seguidamente 10 grupos folclóricos más, para que la prelación la tengan los actores del carnaval.

    CORREDORES TEMPORALES

    Ahora bien, si definitivamente son inevitables, al menos saquémosle algo positivo: la creación de corredores temporales vigilados por policías a lo largo de la Vía 40 (cada 200 metros o más), que comuniquen ambos extremos de la calle y que, entre una presentación y otra, permitan el paso de gente en ambos sentidos, de manera ordenada y por tandas. Estarían conformados por estructuras que puedan estirarse y recogerse rápidamente.

    Cada año nos toca ver cómo con el pasar de las horas, la gente sigue llegando a la Vía 40 y colocándose donde puede: detrás y alrededor de los palcos, subidos en carretillas, sillas; incluso, algunos llegan a pasar a la propia Vía 40 para sentarse en sus bordillos. Muchos de ellos estarían más cómodos en los espacios que se alcanzan a ver del otro lado, donde hay mucha menos gente y más espacio. Con estos corredores temporales, quienes están del otro lado podrían, además, irse cuando quisieran. Aquí lo importante sería evitar desórdenes y apuros, y que la gente entienda que en orden todos podrán cruzar.

    MÚSICA CONTROLADA EN PALCOS

    Algunos palcos tienen su propia música para amenizar la espera antes de empezar la Batalla de Flores y luego, en los espacios entre un desfile y otro. Sin embargo, algunos no suspenden la música cuando va desfilando frente a ellos una danza tradicional.

    El Carnaval de Barranquilla, en su esencia, tiene un único fin: exaltar el arte y la cultura que han heredado, de generación en generación los distintos pueblos y culturas que participan en la máxima fiesta del Caribe colombiano.

    Debería haber una mayor concientización de esto en los organizadores de los palcos y aplicarles reglas de juego claras y precisas sobre cómo deben comportarse estos grupos musicales durante las presentaciones. Así mismo, imponerles que el 80% de la música que suene sea autóctona y a unos decibeles moderados.

    QUE DESFILE QUIEN SE LO MEREZCA…

    Para leer la nota completa, adquiere la última edición de La Revista Actual.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad