Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 6 noviembre, 2020

    Ansiedad y depresión en los sobrevivientes de COVID-19

    La alteración del sistema inmune provocada por la infección podría inducir psicopatología. Ya se observaron secuelas psiquiátricas después de brotes previos de coronavirus.

    Las enfermedades virales respiratorias están asociadas con consecuencias psicopatológicas agudas y duraderas en los sobrevivientes, sostiene un estudio medico publicado en la revista científica Brain, Behavior and Immunity.

    Los coronavirus son virus de ARN de cadena negativa, que causan infecciones que van desde resfriados comunes hasta síndrome respiratorio agudo severo. La exposición al coronavirus también se ha implicado en enfermedades neuropsiquiátricas durante y después de los brotes de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS). Los coronavirus pueden inducir secuelas psicopatológicas a través de la infección viral directa del sistema nervioso central (SNC) o indirectamente a través de una respuesta inmune.

    Los sobrevivientes del SARS informaron síntomas psiquiátricos, incluido el trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, trastorno de pánico y trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en el seguimiento de 1 a 50 meses. Además, la seropositividad para los coronavirus asociados con el suicidio y la psicosis persiste un año después del SARS.

    La reciente propagación de la pandemia del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (COVID-19) parece estar asociada con implicaciones psiquiátricas. Los datos preliminares del estudio sugieren que los pacientes con COVID-19 podrían experimentar delirio, depresión, ansiedad e insomnio.

    Las consecuencias psiquiátricas de la infección por SARS-CoV-2 pueden ser causadas tanto por la respuesta inmune al virus en sí mismo como por factores estresantes psicológicos como el aislamiento social, el impacto psicológico de una nueva enfermedad grave y potencialmente mortal, la preocupación por infectar a otros y el estigma.

    Además de los mecanismos inmunológicos, el miedo a la enfermedad, la incertidumbre del futuro, el estigma, los recuerdos traumáticos de la enfermedad grave y el aislamiento social experimentado por los pacientes durante el COVID-19 son factores estresantes psicológicos importantes que pueden interactuar en la definición del resultado psicopatológico 

    El estudio

    Se evaluaron los síntomas psiquiátricos en 402 adultos que sobrevivieron COVID-19 (265 hombres, valor medio 58), en un mes de seguimiento después del tratamiento hospitalario. Se utilizó una entrevista clínica y una batería de cuestionarios de autoinforme para investigar el trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, ansiedad, insomnio y sintomatología obsesivo-compulsiva (OC).

    Resultados

    Una proporción significativa de pacientes calificaron los síntomas en el rango patológico: en general, el 55.7% obtuvo puntaje en el rango clínico en al menos una dimensión psicopatológica (trastorno por estrés postraumático, depresión, ansiedad y sintomatología obsesivo-compulsiva). La gravedad de la depresión también incluyó la ideación y planificación del suicidio.

    Una proporción significativa de pacientes autovalorados en el rango psicopatológico: 28% para trastorno por estrés postraumático, 31% para depresión, 42% para ansiedad, 20% para síntomas obsesivo-compulsivos y 40% para insomnio.

    Los pacientes ambulatorios mostraron mayor ansiedad y trastornos del sueño, mientras que la duración de la hospitalización se correlacionó inversamente con el transtorno por estrés postraumático, la depresión, la ansiedad y la sintomatología obsesivo compulsiva.

    En general, el 56% obtuvo una puntuación en el rango patológico en al menos una dimensión clínica.

    Con respecto al factor de riesgo relacionado con la psicopatología, de manera consistente con estudios epidemiológicos previos, encontraron que las mujeres y los pacientes con diagnósticos psiquiátricos previos positivos, sufrieron más en todas las dimensiones psicopatológicas . También, de acuerdo con los efectos de género conocidos, encontraron una relación en promedio de 2,5 mujeres afectadas por cada hombre.

    También, teniendo en cuenta la peor gravedad de COVID-19 en pacientes hospitalizados, esta observación sugiere que menos apoyo de atención médica podría haber aumentado el aislamiento social y la soledad típica de las pandemias de COVID-19, lo que induce más psicopatología después de la remisión.

    Finalmente, los pacientes más jóvenes mostraron niveles más altos de depresión y trastornos del sueño, de acuerdo con estudios previos que describen un peor impacto psicológico de la pandemia de COVID-19 en personas más jóvenes.

    Teniendo en cuenta el impacto alarmante de la infección por COVID-19 en la salud mental, el estudio sugiere evaluar la psicopatología de los sobrevivientes de COVID-19, para diagnosticar y tratar afecciones psiquiátricas emergentes, monitorear sus cambios a lo largo del tiempo, con el objetivo de reducir la carga de la enfermedad, que se espera sea muy alto en pacientes con afecciones psiquiátricas. 

    Fotos de freepik.es

    Continúa con:

    Claudia Bahamón en Un Café Actual

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad