Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • ACTUALIDAD

    Publicado 26 diciembre, 2018

    Alfredo Varela: servicio, disciplina y unión familiar

    El magnetismo y las grandes ideas de este joven carismático y brillante lo proyectan como uno de los nuevos líderes de la región Caribe. Tiene en su haber una carrera política y éxitos en su gestión al frente de importantes entidades del sector público. Actual tuvo la oportunidad de conversar con él acerca de su presente y de los planes que tiene a mediano plazo.

    Dadas todas las cosas que has logrado desde muy joven: ganar el Desafío, casarte con una reina de belleza, ocupar cargos públicos que te han dado visibilidad, incluso casi ganas la Gobernación del Atlántico… podría afirmarse que eres alguien afortunado. ¿Crees en la suerte, crees en el destino?
    Me siento muy afortunado porque tuve la oportunidad de formar una familia como la que tengo, con una esposa y unos hijos muy especiales. También porque pude participar en una experiencia como el Desafío, donde logré un primer puesto, que no fue fácil. El Desafío me enseñó a competir, me enriqueció como ser humano, y un año más tarde me condujo de manera indirecta a incursionar en la política, desde donde he podido ayudar a mucha gente a construir bienestar. Pero pienso que la suerte también va acompañada de la determinación, el esfuerzo en el trabajo y las decisiones. Por encima de todo creo que Dios a todos nos encomienda misiones, y a mí me tocó una muy bonita, que aspiro a cumplir pronto.

    ¿Cómo surgió ese interés por la política, algo que al parecer no habías contemplado en un principio?
    Mi interés por la política surgió después de decantar lo que había vivido en el Desafío. Esa experiencia me hizo darme cuenta de que tenía aptitudes de liderazgo y que esas cualidades las podía utilizar en beneficio de los demás. El Desafío me permitió acercarme a mucha gente y tener su cariño, me dio la oportunidad de servir y también de conocer a Rochy. Pero, además, siempre he considerado que en la política, si trabajamos con voluntad y compromiso, podemos atender verdaderas necesidades de las poblaciones y sacarlas adelante. En mi caso, me motiva trabajar con la gente.

    ¿Cómo lidias con la frustración cuando las cosas no van o no resultan como lo esperas?
    Trato de sacar de cada situación una oportunidad para crecer, y el momento caliente lo manejo con la oración, le pido a Dios que me ilumine y me dé la tranquilidad que necesito. Eso me ayuda mucho.

    A nivel laboral, ¿cuál es el cargo que más satisfacciones te ha dado?
    Sin demeritar las demás experiencias, como por ejemplo haber representado a los barranquilleros desde el Concejo, algo que en el ámbito de labor social fue muy grato y enriquecedor lo viví en Cormagdalena. La labor realizada desde esa entidad benefició a las comunidades aledañas al río y pudimos avanzar en muchos temas. Trabajamos en el repoblamiento de peces alrededor de distintas cuencas sobre el río, con más de 15 millones de alevinos. Hicimos la remoción huella de carbono a través de la reforestación conjunta con los campesinos, lo cual generó más de $2.000 millones en recursos que llegaron directamente a ellos (los campesinos). Trabajamos por la sostenibilidad del río Magdalena, siendo respetuosos con el medio ambiente y velando siempre por proteger los ecosistemas y las comunidades que habitan en ambas riberas. Fue un trabajo en beneficio de las poblaciones necesitadas de los alrededores del cuerpo de agua más importante del país, todo con el fin de ofrecerles una nueva oportunidad para crecer. Lograr satisfacer sus necesidades y contribuir al mejoramiento de su calidad de vida fue una labor muy gratificante que generó bienestar y muchas sonrisas. Pero además superamos algunas metas en cuanto a cifras. El comportamiento de la carga transportada por el río en 2017 mejoró: logró un aumento histórico y récord de movilización, llegando a 3’173.000 toneladas al año, y en los ocho primeros meses de este 2018 se movieron por el río cerca de 2 millones de toneladas de carga entre hidrocarburos y carga seca. Fue un gran éxito, teniendo en cuenta que en 2014 estábamos estancados en 1,5 millones de toneladas transportadas. De igual manera, llevamos a cabo acciones efectivas de vigilancia y control del estado actual de las concesiones portuarias, con el objetivo de incentivar a estas empresas a invertir y cumplir con sus compromisos adquiridos con el Estado.

    ¿Crees en el amor a primera vista?
    ¡Sí! Apenas vi a Rochy quedé flechado. En el amor todo es posible.

    ¿Qué es lo que más valoras de ella?
    Su apoyo incondicional tanto para mí como para nuestros hijos. Su entrega total como mujer, como mamá, como presentadora… Su solidaridad. Ella no hace nada a medias, jamás saca excusas y solo entrega lo mejor.

    ¿Qué cosas te gusta hacer en familia?
    Las veces que no viajo me gusta despertar a los niños (Alfredo y Esteban) en la mañana y compartir con ellos antes de irse al colegio. También hacer cosas de “hombres” como jugar fútbol e ir al estadio. Pero Mariana, la princesita de la casa, no se queda atrás, me encanta desayunar con ella y todos disfrutamos llevarla al parque, pasear en familia, y salir a comer juntos. Para mí y para Rochy estar con nuestros hijos es algo que disfrutamos y valoramos mucho.

    ¿Qué cosas te gusta hacer en tus ratos de ocio?
    Me gusta hacer deporte, fútbol más que todo, y ahora que estoy comenzando con el tenis, lo practico cada vez que tengo tiempo. La lectura de noticias y de temas de actualidad para mantenerme informado es otra cosa que me gusta hacer. Y no falta una buena serie o película que ver.

    ¿Un libro que recomendarías?
    Un clásico: ‘El oficio del cartógrafo’, de Jesús Martín Barbero.

    ¿Qué música te gusta?
    Disfruto del vallenato y del bolero, pero se me puede colar un reggaetón, siempre y cuando no diga vulgaridades, porque se las tengo prohibidas a mis hijos.

    Hay quienes aseguran que la felicidad radica en cultivar los valores y fortalezas que cada cual posee. ¿Has logrado identificar tus valores y fortalezas? ¿Cuáles de esos valores te proporcionan felicidad?
    La vocación de servir, la disciplina y la unión familiar.

    Por último, cuéntanos qué planes tienes a nivel profesional y personal a corto plazo.
    En los últimos meses me he dedicado a hacer un recorrido por los municipios del Atlántico. Mediante el #HablemosAtlántico puedo escuchar una a una las necesidades de cada comunidad, de cada municipio del Departamento, y conversar con la gente. Así tengo una percepción clara de lo que no se ha hecho y de todo aquello que se puede mejorar. Es importante que este buen momento que vive Barranquilla lo vivan a su vez las poblaciones del Atlántico.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios