Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • DE LA DIRECTORA

    Publicado 19 junio, 2020

    Agradecimiento infinito al papá de mis hijas

    Por Mayra Lucía Ríos Castro / directora@larevistaactual.com

    “Un buen padre, vale por cien maestros”, Jean Jacques Rousseau.

    Hoy quiero hacer un homenaje al hombre que escogí para ser el padre de mis dos grandes tesoros, mis hijas. Es el papá perfecto para ellas, un maestro de maestros.

    Les enseñó con su ejemplo de vida el significado del amor verdadero, desinteresado, noble, valiente, paciente e incondicional.

    Supo llevar una relación de padre en su lugar, nunca invadiendo sus espacios, dejándolas ser lo que son, mostrándoles su apoyo a través de su silencio, aceptando sus tiempos para compartir y nunca anteponiendo el beneficio propio al de ellas. Dio todo lo que pudo para hacerlas felices, para complacerlas, y darles amor sin esperar nada a cambio.

    Su paciencia nunca tuvo limites, podía esperar a sus hijas una eternidad para estar con ellas, y simplemente disfrutar esos momentos sin ningún condicionamiento que las incomodara.  

    Por todo esto, hoy quiero darte las gracias Ricardo, por cumplir tu misión de papá de nuestras hijas Mayra Lucia y María Alejandra. Por ser una luz en el camino de ellas, por enseñarles que cada quien decide lo que quiere vivir, y cómo quiere partir de este mundo.

    Ricardo Jiménez con sus hijas Mayra Lucia y María Alejandra.

    No hay una forma ideal para vivir ni para morir, es perfecta la que cada quien elige. Hay que dejar morir para empezar una vida nueva.

    Y eso fue lo que hiciste Ricardo, moriste para empezar una vida nueva, llena de luz y amor, donde puedes ver con los ojos de Dios, y con ellos palpar lo grandioso que es vivir.

    Seguirás viviendo por siempre en nuestros corazones a sabiendas de que la vida es eterna, que no hay límites en el cielo, y que Dios nos ama tal cual como somos, sin querer cambiarnos ni un poquito.

    Para finalizar este escrito quiero compartir contigo que me lees, un poema de San Agustín, el cual nos reafirma que la muerte no existe.

    LA MUERTE NO ES NADA

    La muerte no es nada. Yo solo me he ido a la habitación de al lado.
    Yo soy yo, tú eres tú.
    Lo que éramos el uno para el otro, lo seguimos siendo.
     
    Llámame por el nombre que me has llamado siempre, háblame como siempre lo has hecho.
    No lo hagas con un tono diferente, de manera solemne o triste.
    Sigue riéndote de lo que nos hacía reír juntos.
    Que se pronuncie mi nombre en casa como siempre lo ha sido, sin énfasis ninguno, sin rastro de sombra.
     
    La vida es siempre lo que ha sido.
    El hilo no se ha cortado. ¿Por qué estaría fuera de tu mente, simplemente porque estoy fuera de tu vista?
     
    Te espero… No estoy lejos de ti, justo del otro lado del camino.
    Ves, todo va bien.
    Volverás a encontrar mi corazón. Volverás a encontrar mi ternura acentuada.
    Enjuaga tus lágrimas y no llores más si me amas. 
    Ricardo Jiménez con sus hijas María Alejandra y Mayra Lucia, y sus nietas Mila y Arianna Rincón.

    Te puede interesar:

    La herencia de mi abuela materna

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad