Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • FITNESS

    Publicado 15 julio, 2017

    3 razones para entrenar con tu propio cuerpo

    El ejercicio sigue siendo un tema que no pasa de moda, y es que ¿Cómo podemos dejar pasar algo que sólo proporciona bienestar en nuestra vida?

    Hemos recorrido cualquier cantidad de deportes y ejercicios, desde la natación hasta el gimnasio, pasando por el fútbol, el baile, los ejercicios en conjunto, tips específicos, la “vida fit”, etc, y ahora es el turno de discutir todos los beneficios que proporciona entrenar con tu propio cuerpo.

    Sí, sabemos que puede sonar contraproducente y extraño, seguramente te estás preguntando, ¿cómo voy a ganar masa muscular sin pesas? o ¿qué ejercicios voy a hacer con mi propio cuerpo?

    Sigue leyendo y te daremos 3 razones por las cuales debes darle, al menos, un intento.

    1- Son efectivos: como decíamos previamente, mucha gente pensará que no es posible aumentar la fuerza y masa muscular sin elementos alternos, pero no es así. Los entrenamientos con tu propio cuerpo hacen que lo des todo y combinan perfecto la fuerza y la resistencia, los descansos breves mantienen tu frecuencia cardiaca alta, provocando que todo gire alrededor del incendio de grasa.
    2- Es imposible aburrirse: Con el entrenamiento de tu propio cuerpo puedes personalizar todos los ejercicios, entonces, no hay cabida para que te aburras. Siempre puedes modificar cada ejercicio, aumentar o disminuir la intensidad y tomar descansos más cortos ¡Olvídate de las rutinas!
    3- Quemas grasa de inmediato: Esto es lo más atractivo, ¿no es así? Los intensos ejercicios a intervalos hacen que tu metabolismo se estimule en cuestión de 2 minutos y debido al efecto “afterburn”, seguirás quemando calorías incluso varias horas después de haber concluido el entrenamiento.

    ¿Te animas?

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad