Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • SEXO

    Publicado 19 julio, 2016

    La friendzone señales y vías de escape

    Por: Pandora

    Tuve mi primera desilusión amorosa a los cinco años. Lucas era un niño de ojos verdes y cabello castaño, con un acento del interior que me hacía temblar de nervios. Una vez me preguntó si me gustaba algún niño del salón y, sudando de timidez, yo me confesé diciendo su nombre. En respuesta, él se volvió hacia su compañero de al lado y le dijo: “Hey, por aquí buscan a otro Lucas”.

    Ese día no salí a jugar al recreo, y hoy, más de 20 años después, aún me sorprendo de que a su corta edad, el implicado tuviera más creatividad para el rechazo que para trazar líneas curvas, hacer planas de las vocales o pintar con crayolas.

    Existe un sinnúmero de situaciones engorrosas relacionadas con el desamor. Por ejemplo, si tu pareja pone el celular en modo avión mientras está contigo, lamento informarte que no eres el único tripulante de la aeronave. También existe la posibilidad de que te hayas dado cuenta, luego de varios años de relación, de que todo el tiempo estuviste al lado de un cretino que no dudó en abandonarte para irse con un adefesio de circo que acaba de conocer.

    No faltan quienes se aferran a la esperanza de que el amor puede resurgir de las cenizas y se topan con que la otra parte no tiene interés en reanudar la relación. Otro tipo de frustrados son quienes, después de una ruptura, quieren demostrar que la están pasando bien y se encuentran con que su ex la está pasando mejor que ellos.

    Pero ninguna desilusión se equipara a que te avienten sin piedad al indeseable abismo de la friendzone. Aquí estamos ante una especie de amor platónico en el que el causante de tus desvelos no está al otro lado de la pantalla del televisor, sino ahí junto a ti, con su sonrisa bella y su fragancia arrebatadora, bebiendo una cerveza y susurrándote al oído los últimos cotilleos. Está ahí, con su mano sobre tu pierna, cautivándote con su voz y haciendo arder tu pasión y tus celos cada vez que te cuenta acerca de aquella persona que le trae la cabeza loca… y no eres tú.

    Yo he sido la amiga irresistible, cercana e inalcanzable en dos ocasiones. El primer pretendiente nunca recibió beneficio alguno, pero mis compañeras sí supieron aprovechar los contactos que él tenía, para entrar a discotecas y estadios de fútbol gratis.

    El segundo enamorado había evolucionado de forma favorable, pero en pleno intercambio de caricias atrevidas en el sofá, me desmotivó descubrir que no estaba muy bien dotado. Para ponerle freno al asunto, me excusé en que el sexo podía estropear nuestra estrecha amistad. Digamos que esta fue una manera más o menos decente de embarcarlo en un vuelo directo a la friendzone.

    Con la ayuda de Jaime Restrepo, coach en seducción y creador de la cuenta de Instagram @machoalfaoficial, hemos detectado las principales señales de que tu amigo o amiga no te ve como un prospecto de pareja y te ha hecho caer en el agujero negro: te habla sin pudor sobre sus relaciones amorosas pasadas, actuales y venideras; se dirige a ti con apodos como ‘amiguito’, ‘amiguita’ o ‘hermanito’, ‘hermanita’; en las fotos que comparte en redes sociales contigo utiliza hashtags como #friends #amigosx100pre #bff (esto posiblemente con la intención de que sus pretendientes sepan que tienen el camino libre porque no tiene nada contigo).

    De igual forma, los favores son los mejores delatores de que estás en la dimensión tormentosa. “Los hombres, en especial, debemos estar alerta ante peticiones como hacerles viajes en carro a ella y a sus conocidos, o que nos pidan dinero ‘prestado’. Este tema puede variar dependiendo de lo interesada o manipuladora que pueda llegar a ser esa mujer, pero un favor normal puede ser sencillamente pedir consejos”.

    La buena noticia es que existen algunas maneras de salir de la frustrante zona una vez ya hemos superado la etapa de negación y hemos admitido que nos identifica la frase cliché de “te quiero, pero como amigo”. Sin embargo, es mejor detectar los primeros síntomas a tiempo, para evitar caer en las áreas más profundas del engorroso lugar.

    Conversando con varios amigos, llegamos a la conclusión de que la mejor manera de animar a la persona que te fascina y aún no te corresponde a que te entregue su amor o al menos apruebe unos cuantos derechos, es incluir en el panorama un poco de competencia. El truco está en demostrarle que eres un hombre en todos los aspectos: cariñoso, protector, y deseado por otras. Lo puedes hacer compartiendo en redes fotos con mujeres de fiesta, o presentándoselas ella”, explica Jaime Restrepo.

    “Si esto la incita a marcar territorio, tienes vía libre, aunque esto no garantiza la salida de ese perverso agujero al que te enviaron. Es casi imposible”, coincide Roberto, de 29 años. Otros prefieren arriesgarse al máximo cuando ven que están próximos a quedar como el simple compañero querido y buena gente. “Si veo que ella no se decide, me vuelvo más desinhibido y la intento besar o tocar. Prefiero pasar por atrevido que por bobo. Si me rechaza, dejo de intentarlo, pero al menos no caigo en la friendzone”, expone Darío, de 28 años.

    Pero, en definitiva, lo peor que puedes hacer una vez has caído en una zona peligrosa es permitir que se aprovechen de tus sentimientos o convertirte en un cajero automático que entretiene a tu interés romántico y a su círculo social. Pueden seguir divirtiéndose juntos, pero al ser insistente, estar siempre disponible, o mostrar la necesidad de su aprobación, dejas tu orgullo y tu dignidad en la cuerda floja. “Si la invitas a muchos planes o le dedicas demasiado tiempo, tú mismo te avientas al barranco. Hay que actuar en la medida que obtienes respuestas favorables a cambio —un beso o un polvo—. Si decides tomar distancia, ella te buscará si está interesada, y si no, ya conseguirás otra”, opina Alejandro, de 30 años.

    Si quieres terminar de leerlo, adquiere la edición 121 en los puntos de venta. 

    Te puede interesar: El sexo como espectáculo.

    Te puede interesar:4 beneficios del sexo oral en el embarazo

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios