Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 7 enero, 2021

    100 recetas con amor, el libro homenaje que celebra la cocina y los ancestros

    «Recetas que han sido tomadas y adaptadas de libros, revistas y blogs, pero sobre todo del libro de cocina de nuestra querida madre y tía, Hilda Juan de Eljaiek», Gloria Gedeón y Vivian Eljaiek.

    Impreso por Zetta editores en Bogotá, ya vio la luz 100 recetas con amor, el libro de cocina de las colombianas Gloria Gedeón Juan y Vivian Eljaiek Juan. 

    Las primas, que comparten su amor por el mundo culinario, quisieron rendir un homenaje a Hilda Juan de Eljaiek, la mamá de Vivian, quien falleció el pasado mes de abril y quien fue una apasionada por la cocina, pasión que sin duda heredaron y que hoy quieren compartir.

    El libro consta de 252 páginas y cada receta esta ilustrada con una fotografía a color. Está compuesto de delicias de su tradición sirio-libanesa, seleccionando las mejores recetas de Hilda Juan de Eljaiek y de las familias Gedeón Juan y Juan Ghisays, así como de aportes culinarios de las autoras, y recetas de las cocinas francesa, italiana y mediterránea.

    La motivación e inspiración del libro tienen un trasfondo social, ya que las ganancias derivadas de las ventas de ejemplares serán destinadas a la fundación Imagina Care en Cartagena, la cual atiende niños y adolescentes con problemas de salud mental, y en Bogotá a Fana, Fundación para la Asistencia a la Niñez Abandonada.

    Gloria Gedeón y Vivian Eljaiek, autoras de 100 recetas con amor.

    Aquí la emotiva introducción que las autoras hicieron a su obra recopilatoria de recetas propias y familiares:

    El amor que tenemos por la cocina no ha sido fortuito: algo de genes, algo del ambiente en el que crecimos, así como el placer de recibir y atender a la familia y a los amigos en casa, han tenido que ver con la pasión y satisfacción que sentimos por la cocina. Nuestras raíces sirio-libanesas han marcado el estilo y sabor que llevan muchas de estas recetas. Recetas que han sido tomadas y adaptadas de libros, revistas y blogs, pero sobre todo del libro de cocina de nuestra querida madre y tía, Hilda Juan de Eljaiek.

    De pequeñas, recordamos a Mita, como cariñosamente la llamábamos, sentada en su escritorio de madera estilo Luis XV,  en francés secretaire, guardando como un gran tesoro las recetas que reunían alrededor de la mesa a la familia y los amigos en un gran festín, lento y ceremonioso.

    Al abrir la tapa superior del secretaire, éste se convertía en una gran superficie donde ella colocaba su máquina de escribir manual y todos los sábados en la mañana se sentaba a escribir las recetas que practicaba en la semana, ya no como las podía encontrar en revistas y libros, o como alguna amiga o familiar se las iba compartiendo, sino con su sello y sazón personal.

    En ese secretaire cuidadosamente mantenido a través de los años, conservaba en cada cajón en meticuloso orden recortes de papel con recetas a mano alzada, postales de cocina, bolígrafos, lápices y demás útiles de oficina.

    Al casarnos nos entregaba a cada una de las hijas una copia de su libro de recetas con esta dedicatoria de la madre bondadosa y desprendida que fue: “para que goces cocinando con amor estas recetas y deleites el paladar de tu marido y de tus hijos. Con mucho cariño, Mita.”

    Luego de su reciente fallecimiento, el secretaire nos devolvió como una valiosa herencia la versión original del recetario de Mita. Si bien sus páginas se encuentran algo deterioradas por su constante uso, conserva intactas las muchas recetas con las que por décadas nos deleitó y enseñó.

    Ahí están en orden prístino, las predilectas de la familia, muchas de ellas postres. Con frecuencia los sobrinos le pedían los piononos, los “eclairs”, la rubirosa, el “pie” de limón, los mamul de dátiles, el baklava de nueces, la isla de nieve, el bizcocho de coco con merengue de mermelada, el “cheesecake” de mango y de maracuyá,  así como también el  “pecan pie” o tiramisú, que aprendió en sus constantes viajes a Italia y a Estados Unidos.

    De las recetas de sal, también tenía unas muy famosas que servía en los grandes banquetes en su casa, como son el enchilado de langostinos, el arroz a la huertana, los escargots al ajillo, las canastitas de pollo, los rollitos de masa hojaldre rellenos de queso y espinacas, el arroz con almendras y pollo, el pescado al tahine, el pastel de pollo y la langosta a la Termidor.

    Su secreto era cocinar con amor. Cuando alguien le preguntaba por qué a ella le quedaban mejor los postres y las recetas de sal que a sus hermanas, ella respondía: “porque a la cocina hay que ponerle siempre el ingrediente más importante, ¡amor!”.  De ahí que este libro honre su memoria y su pasión por la buena mesa. Éste es el resultado de muchos días, meses y años dedicados a cocinar con esmero y paciencia, pero, sobre todo, con mucho amor.

    Mita fue nuestra inspiración no solo para escribir este libro de cocina sino para reafirmar lo que significó en nuestras vidas. Su templanza y ejemplo nos ayudó a forjar nuestro carácter desde pequeñas, más allá de los lazos de sangre como primas, y de unión y afecto de hermanas que hemos mantenido con el correr de los años, incrementados ahora  por la pasión por la cocina.

    Esperamos se deleiten tanto como nosotras con cada una de estas 100 recetas que hemos escogido con mucho amor. 

    Vivian y Gloria.

    Portada y contraportada de 100 recetas con amor.

    Continúa con una receta de 100 recetas con amor:

    Mediaslunas de dátiles y nueces

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y Youtube.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad

  • impuestos
  • Publicidad