Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 1 febrero, 2018

    ¿Pueden los memes generar cultura?

    De cómo los memes dan testimonio del surgimiento y desarrollo de una cultura.

    Con dos movimientos de pulgar, las cinco personas que pertenecen al círculo social inmediato de alguien se encuentran informados de un chiste, casi de inmediato. Un proceso mecánico, pero aun así un proceso social e incluso artístico.

    Pareciera que la palabra “meme” fuera uno de esos términos nacidos de un sinsentido, un intento de palabra para designar algo que todavía no existe o no se entiende. Sin embargo, tiene sus orígenes en el escritor, biólogo y conocido ateo Richard Dawkins, quien, en su libro ‘El gen egoísta’, acuñó el término, intentando nombrar lo que él llamaba “la partícula mínima de cultura”. Él conceptualizó que estas unidades mínimas se traspasan de persona a persona con leves mutaciones, igual que los genes.

    Un concepto más familiar,  con el que los memes suelen compararse, es el de la viralidad. Si bien los memes de hoy en día no son aquellas unidades culturales, ideas transformadoras, a las que se refería Dawkins, lo cierto es que sí se transmiten y mutan de manera gigantesca. Hoy en día el meme es entendido como un chiste, una broma visual con una premisa y un remate; una pequeña dosis de comedia que se aleja del primer planteamiento de Dawkins. Existen formatos establecidos, como también los hay de forma libre, sin aparente estructura. Antes era común ver una imagen popular con letras superpuestas que expresaba alguna observación graciosa. Hoy es más común ver situaciones descritas en palabras sobre fondo blanco y, debajo de estas, una imagen que sirva de remate a esta situación.

    Pero la forma de los memes no solo se da en formato de texto o imágenes. En febrero de 2013 internet se vio tomado por la tendencia del Harlem Shake: videos en los que personas participaban en un baile desenfrenado. En 2015 los ‘retos’ se hicieron virales, como el de la ‘cubeta de agua’, que invitaba a la gente a echarse un balde de agua helada sobre sus cabezas para crear conciencia sobre la enfermedad de esclerosis lateral amiotrófica. Estos también son memes… o más específicamente ‘memes de internet’, que es una expresión para diferenciar el fenómeno humorístico de su principal origen.

    Sin embargo, aunque el concepto de lo que es un meme puede quedar claro, su creación como tal es un misterio para muchos. Sabemos que estas imágenes, videos y frases, son producto de un gigantesco teléfono roto, pero el primer eslabón de la cadena suele quedar en la sombra. Mike Rugnetta, crítico social y personalidad de internet, se ha referido a la producción de memes como “una singularidad” en su popular show ‘Idea Channel’ de la PBS. Señala que la aparición de estas curiosas imágenes pareciese provenir de “robots” y su forma de esparcirse es “extrañamente mecánica”, como “robots que crean otros robots”. Rugnetta es rápido en contraponer que los memes no son producto de máquinas sino de humanos, pero al hacer la analogía arroja claridad a la forma en que los chistes se transmiten de una persona a otra.

    Compartir contenido nunca ha sido tan fácil como hoy. Con dos movimientos de pulgar, las cinco personas que pertenecen al círculo social inmediato de alguien se encuentran informados de un chiste, casi de inmediato. Un proceso mecánico, como dice Rugnetta, pero aun así un proceso social e incluso artístico.

    De lo social a lo artístico…

    Para leer la nota completa, adquiere la última edición de La Revista Actual.

    También te puede interesar: Los mejores por la aparición de Elif

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad