Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • GASTRONOMÍA

    Publicado 30 abril, 2018

    Cómo servir una cerveza de forma correcta

    ¿Deseas demostrar que sabes servir una cerveza? ¿Deseas que se vea bien, tenga buen sabor y sea una experiencia de bebida de buena calidad? No quieres que un amigo te devuelva una cerveza.

    O peor, que pase un momento incomodo porque no tiene las agallas para decirte que no está buena. Cuando se trata de cerveza, hay una serie de puntos donde la calidad puede verse comprometida. Es tu trabajo asegurarse de que llegue al vaso en perfectas condiciones.

    Para proteger la calidad de una cerveza, es importante saber dónde pueden surgir problemas. Para mantener la cerveza en su mejor forma, presta especial atención a estos tres puntos en su viaje: 1) temperatura, 2) cristalería, y 3) vertido.

    1. Temperatura

    Los expertos creen que la mayoría de las cervezas tienen una temperatura ideal para servir. Por lo general, la temperatura de servicio óptima se relaciona con su resistencia. A medida que las cervezas se vuelven más alcohólicas, generalmente se sirven más calientes porque en general se beben más despacio y se aprecian por sus intrincados sabores. Las cervezas con un menor contenido de alcohol suelen ser más para refrescarse, por lo que se mantienen a temperaturas más bajas.

    Se sugiere que la cerveza se almacene a menos de 4°C. Si la cerveza se almacena a más de esto, sus factores de deterioro aumentan, lo que puede dar como resultado sabores oxidativos. La cerveza también se espuma, liberando burbujas de dióxido de carbono que pueden afectar el sabor y la apariencia de la cerveza.

    No solo debes concentrarte en la temperatura, sino que también debes prestar atención a la temperatura de servicio. Para garantizar que la cerveza permanezca a la misma temperatura cuando pase al vaso, asegúrate de que vas a verterla a temperatura ambiente.

    2. Cristalería

    Tomar un vaso para servir una cerveza de barril no debería ser una actividad sin sentido. Además de la temperatura del vidrio, también debes pensar en la forma y limpieza del vidrio. Estos pasos son vitales para servir una cerveza de calidad en el vaso.

    La cristalería puede hacer una gran diferencia. Cuando se trata de una experiencia de beber de calidad, la presentación es clave porque es lo primero que ves. Si la cerveza parece agradable a la vista, ya estás en camino hacia una experiencia positiva. La forma del vaso de cerveza también puede afectar la formación y retención de la cabeza. Una espuma saludable ayuda a retener los volátiles, incluidos los compuestos de aceites de lúpulo, especias y subproductos de fermentación. Estos son importantes para el aroma de una cerveza, que representa un gran porcentaje de lo que la gente prueba.

    Si los vasos de cerveza no se enjuagan o lavan adecuadamente, se formarán residuos en el interior. Cuando esto sucede, las burbujas se adhieren a los lados del cristal y la creación de la cabeza y los sabores pueden verse inhibidos. El bebedor de cerveza inteligente sabe que este es el signo de un vaso sucio con grasa, partículas de comida, jabón o desinfectante. Incluso si no reconocen el error, los vasos sucios son inaceptables. Lo único que debería estar en el vaso es la cerveza de calidad.

    3. Vertiendo

    Verter la pinta perfecta es el último paso en el viaje de una cerveza. Al igual que elegir el vaso correcto, verter correctamente una cerveza es esencial para experimentar un producto de calidad. Para verter una cerveza, sostén el vaso en un ángulo de 45 ° y vierte la cerveza, apuntando hacia la mitad de la pendiente del vaso. Cuando el vaso esté aproximadamente a ⅔ del nivel de llenado, sostén el vidrio en un ángulo de 90 ° (vertical) y sigue vertiendo hacia el centro del vaso para crear el cabezal de espuma perfecta de aproximadamente 3 centímetros. En este punto, también podrías ayudar al alejarte del vidrio mientras viertes para crear más espuma en la cabeza.

    Si prestas especial atención a cada paso en el viaje de una cerveza, te asegurarás de obtener una buena cerveza en todo momento.

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Anuncios