Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • TOP ACTUAL

    Publicado 25 abril, 2020

    Rochi Stevenson: en lo esencial encontramos la felicidad

    Por Jocelyn González

    Revista Actual conversó con la cartagenera María Rocío Stevenson Covo, a quien desde sus inicios en el mundo de los reinados y la televisión conocimos como Rochi, una encantadora mujer, madre, esposa y profesional, a quien gracias al amor, hoy podemos considerar también barranquillera. Aquí Rochi nos comparte su experiencia durante esta cuarentena y su punto de vista acerca de la coyuntura actual.

    Foto cortesía: Hernán Puentes.

    ¿Cómo has llevado la cuarentena en casa junto a tus hijos y tu esposo Alfredo?

    La cuarentena la hemos vivido con mucha calma y acatando las normas del Gobierno Nacional. Hemos aprovechado este tiempo para disfrutar mucho los momentos en familia, para compartir con los niños todos los espacios del día, para organizar la casa, idearnos actividades diferentes y fortalecer nuestra unión.

    ¿Cómo ha sido el tema de la educación en casa con tus hijos?

    Gracias a Dios los niños han podido continuar sus estudios de manera virtual; el colegio ha sido un gran apoyo para nosotros en estos momentos. De lunes a viernes les hemos organizado su rutina: se despiertan, desayunan, se bañan y se alistan para atender sus clases toda la mañana, y estamos pendientes de apoyarlos en lo que necesiten. Han venido adaptándose positivamente a este nuevo estilo de vida.

    Han tenido que celebrar el cumpleaños de tu hijo Alfredo en medio de este aislamiento. ¿Qué consejo les das a los padres de familia para que puedan llevar momentos de diversión y alegría a sus hijos, a pesar de las circunstancias?

    Estos tiempos nos ha recordado especialmente que en lo esencial encontramos la felicidad, en las pequeñas cosas y detalles de la vida, está la verdadera alegría. Por eso la celebración de mi hijo en casa fue muy especial. Días antes Alfredo y yo empezamos a pensar en ideas de cómo hacerlo pasar un gran día, sobre todo porque, independientemente de la pandemia, Alfre ha pasado un año difícil con complicaciones de salud. Llegó el día y desde temprano lo sorprendimos con el desayuno de su preferencia y una sencilla decoración que hicimos con lo que teníamos en casa. Le conseguí vídeos de sus amigos y familiares, los uní y en otro momento del día se los mostré. Al mediodía le decoramos la mesa y almorzamos juntos su menú favorito. Luego le dimos un regalo hecho en casa, una caja que se me ocurrió para meterle varios detalles y entre Alfredo papá y yo, la hicimos con mucho amor. Esta caja le encantó a mi hijo Alfre y dijo que todos los años quería una celebración igual. Lo que nos confirma que debemos volver a lo esencial, que solo basta ponerle amor a lo que hacemos y disfrutar cada momento. El resto del día llegaron muchos regalos inesperados, empezando por todos los artículos personalizados ya listos para organizarle una linda celebración; también llegó el pudín, dulces y muchos detalles que jamás imaginamos y nos demostraron la solidaridad y el cariño de las personas que nos quieren.

    Foto cortesía Rochi Stevenson.

    Dios juega un papel central en tu vida. Desde sus misterios, ¿cómo interpretas todo esto que está sucediendo a nivel mundial con la pandemia?

    Lo veo como un tiempo para detenernos, para hacer un pare en el camino y revisar qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal. Un momento para reflexionar acerca de nuestras prioridades. Pienso que nuestro planeta nos ha venido alertando de diferentes formas acerca de la manera como estamos viviendo y no hemos sido conscientes que debemos cambiar.

    Por eso ahora siento que Dios nos está invitando a volver a Él de todo corazón, a poner nuestra mirada fija en lo verdaderamente importante.

    ¿Qué aprendizaje te está dejando toda esta situación?

    Son muchas las enseñanzas que nos deja esta pandemia:

    1. Nos recuerda que todos somos iguales, que no debe haber distinción de raza, sexo, cultura o condición social, y que las barreras o divisiones no existen, aquí no importan las fronteras, todos estamos viviendo la misma situación.
    2. Todos nos necesitamos, debemos luchar hacia un mismo objetivo: el bien común. Entender, aceptar que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino juntos caminando en el mismo sentido.
    3. Somos vulnerables, frágiles. Estamos acostumbrados a vivir de prisa, con tiempo para todo, menos para lo más importante. Y de repente, llegó el coronavirus a modificar nuestras agendas, el ritmo de vida, el orden mundial, las diversas actividades, tareas y el enfoque y misión de cada uno.
    4. Este momento de crisis y aislamiento nos lleva a centrarnos en lo verdaderamente importante, a separar lo que es necesario de lo que no lo es. Nos damos cuenta que con lo básico podemos vivir y vivir bien, sin tener que aparentar.
    5. Hemos recordado el valor del contacto con los demás. En esta época de la tecnología es más el tiempo que duramos hablando por Whatsapp o por teléfono que compartiendo un buen café o una conversación alrededor de la mesa, pero en esta cuarentena en la que no podemos estar verdaderamente cerca, apreciamos el valor que tiene un abrazo, un beso o los gestos de cariño con los demás.
    6. Hemos aprendido a vivir sin afanes, a detenernos observando el amanecer o un bello atardecer, a contemplar desde la ventana la naturaleza que Dios nos regaló, el cielo, las plantas y jardines, a respirar aire puro, a valorar nuestro planeta que tanto hemos descuidado.
    7. Se ha despertado en nosotros la solidaridad, recordando que debemos dejar a un lado el egoísmo y pensar siempre en la necesidad de los demás.
    8. Los verdaderos héroes son personas del común que día a día luchan por el bien de la comunidad y esos deben ser nuestros héroes o ejemplos a seguir siempre.
    9. Es tiempo de reflexionar, de revisar en nuestro interior qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal, estableciendo prioridades en nuestra vida.
    10. Y lo más importante, necesitamos a Dios en nuestra vida. Este es un llamado a la fe porque solos no podemos avanzar. No es solo creer que Dios existe sino buscarlo y confiar en Él.

    ¿Cuál es tu mayor deseo en estos momentos?

    Mi mayor deseo es que termine esta pandemia que nos está afecta a nivel mundial. Es muy triste ver tanto sufrimiento de millones de personas contagiadas batallando contra la enfermedad, y más doloroso aún ver cómo mueren tantas personas diariamente a raíz del covid-19, cómo otros sufren la partida de un ser querido sin poder despedirlos y darles un último adiós, hay quienes no pueden salir a la calle a conseguir el sustento de cada día, la escasez de alimentos atormenta muchos hogares, hay miedo, incertidumbre, muchos se sienten solos, desesperados, sin saber qué rumbo tomará su vida. La economía está detenida. En fin, nos agarró por sorpresa esta pandemia que ha detenido al mundo, pero está dejando huella en la vida de cada uno, y mi gran anhelo es que después de todo esto, no solo podamos abrazarnos, juntarnos y celebrar que estamos vivos, sino que además podamos ser mejores personas, y seamos conscientes de poner a Dios en primer lugar, porque lo demás viene por añadidura.

    Comments

    comments

    Edición impresa 159

    AQUÍ

  • Publicidad