Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • impuestos
  • ACTUALIDAD

    Publicado 31 diciembre, 2020

    Astrología

    Por qué vivimos un 2020 tan difícil y qué nos depara el 2021

    Por Diana Nieto, Astróloga

    Desde la astrología, todos los eventos son cíclicos porque se repiten. En este 2020, vivimos eventos que no se daban hace mucho tiempo (más de 500 años). Fue atípica la alineación de tres planetas transpersonales: Júpiter, Saturno y Plutón (llamados así por estar muy lejos del sol), todos ellos trabajando y brindándonos la energía de experiencia y de estructura para crecer.

    Plutón es el planeta de la destrucción, de eliminar, del poder, de los procesos psicológicos, de la muerte y de los cambios para llegar así a una transformación, construyendo desde las cenizas. Este planeta entró a Capricornio en el 2008, y comenzó un largo ciclo en este signo, lo cual durará hasta el 2024. Capricornio significa trabajo duro, estructura, compromiso, metas, objetivos, límites, autoridad y sistemas, ya sea religioso, de gobierno o económico. Hemos visto en este lapso de 26 años destrucción, abusos de poder y muchos límites. El cambio que estamos viviendo es para transformarnos, y veremos el resultado en 2024.

    En el transcurso de este tiempo, también en Capricornio, entró en el 2017 Saturno, su regente, que es el planeta de los límites, las pruebas, y todo lo que tiene que ver con estructuras y rigidez. Saturno estaba limitando todas esas estructuras, estaba limitando esos sistemas para cambiarlos, porque es el planeta del karma, es el que nos recuerda que debemos actuar correctamente porque si no, en el momento en el que vuelva a repetirse ese evento, nos la va a cobrar, y eso fue lo que pasó desde el 2017, hasta exactamente el 17 de diciembre de 2020.

    También en diciembre de 2019, entró Júpiter a Capricornio, que es el planeta de la expansión, de crecer positiva o negativamente; de ideales, de fanatismos, de filosofías de vida y creencias que teníamos, y que este planeta va a expandir. Pero a la vez, como es el planeta del Dharma, nos va a llevar a un punto en el que tenemos que cambiar para poder hacerlo bien. Júpiter sale de Capricornio el 19 de diciembre de 2020.

    Cuando se juntaron estos tres planetas en enero de 2020, cambió nuestra realidad, vivimos experiencias que nunca habíamos vivido en esta era, las cuales están transformando el mundo y eliminando viejos sistemas en el colectivo.

    A lo anterior se suma que los eclipses que hubo el año pasado en el eje de Cáncer y Capricornio, predecían un cambio en ese Capricornio. Es decir, eliminar sistemas y dejar atrás un pasado, que es Capricornio, para abrirnos a Cáncer, que es la energía de las emociones y sentimientos, y el hogar. Nos estaba preparando para dejar atrás sistemas como la dinámica de trabajo, lo cual cambió a una dinámica familiar, al tener que recluirnos en nuestros hogares. Se volvió importante pensar en un futuro en el que, en vez de trabajar 24 horas, debíamos prestarle atención a nuestro núcleo, a nuestras raíces, a nuestra vida privada.

    En marzo de este año Saturno entró al signo de Acuario, que es el signo del colectivo, la humanidad y las grandes masas. Como Saturno es el planeta de las restricciones, límites y pruebas, trajo consigo varias lecciones para que cambiáramos a nivel de humanidad. Así, entre marzo y junio, Saturno en Acuario nos encerraron como colectivo para obligarnos a conectarnos con nuestro ser, y hacer una autoevaluación.

    Luego en julio, Saturno retrocedió y entró nuevamente en Capricornio hasta diciembre, entonces esa prueba la habremos superado para que incorporemos la disciplina, el compromiso y la estructura. En diciembre Saturno retornará nuevamente a Acuario para ponernos límites durante dos años y medio, es decir, hasta marzo de 2023. Durante ese tiempo se nos pondrá a prueba para que, como humanidad, hagamos las cosas diferentes.

    El 30 de noviembre tuvimos un eclipse de luna llena en Géminis, la luna llena significa dejar ir, y Géminis son nuestros pensamientos e ideas, de manera que ese evento nos llevó a empezar a soltar ideas para abrirnos hacia el futuro. El 14 de diciembre tuvimos el eclipse total de sol en el hemisferio sur, en Sagitario, que es filosofía de vida, verdades y creencias; y fue de luna nueva, que es abrir un ciclo emocional para empezar a dejar atrás paradigmas mentales de nuestro pasado y abrirnos a nuevas ideas.

    Conjunción Júpiter y Saturno

    El 21 de diciembre de este 2020 hay una gran conjunción planetaria de Júpiter y Saturno, en Acuario. Esta unión planetaria se da cada 20 años, pero hace 200 años no se daba en signos de aire (Géminis, Libra y Acuario); todo este tiempo se dio en signos de tierra (Tauro, Virgo y Capricornio).

    Ahora que estos dos planetas entran en Acuario, será un inicio de ciclo de 20 años, y uno de 200 años en los signos de aire. La estructura se repite: venimos de Capricornio, que tiene que ver con lo tradicional, a cambiar la historia: iremos hacia la libertad de pensamiento, de todo lo que tiene que ver con el colectivo, hacia el avance de la tecnología y hacia el cambio. Pero primero tenemos que aprender de esa lección con Saturno restringiéndonos como humanidad, sintiendo ese tira y afloje, características de estos dos planetas juntos en un mismo signo, para comprometernos con nuestro futuro.

    Panorama astrológico para el 2021

    El 2020 vimos caída de abusos y poderes. Ahora Acuario va a ser el protagonista y en general lo serán los signos de aire en este nuevo ciclo que va a ser muy fuerte, pues Acuario es el signo de la humanidad y el colectivo, y Saturno y Júpiter entrarán allí a ponernos pruebas y hacernos crecer, para que podamos despertar y tomar conciencia.

    Aquí el punto clave es si como humanidad vamos a repetir lo mismo del pasado, si vamos a estar divididos en dos bandos, si vamos a continuar con los mismos pensamientos, sin abrirnos a la renovación y olvidar lo que hemos vivido, Saturno pondrá límites. Si como colectivo nos unimos y luchamos por reinventarnos como humanidad, podremos ver grandes cambios, porque Acuario es lo nuevo, el cambio y lo diferente, y este 2021 va a ser el preámbulo de toda esta energía que trae la información de nuestras próximas décadas, de ese cambio que todos queremos hacer.

    Lo primero que sentiremos será la energía de Júpiter, el planeta del crecimiento, la expansión, las leyes, las creencias y filosofía de vida; y con la entrada a Acuario, que es libertad de pensamiento y conocimientos, experimentaremos nuevas leyes, nuevas creencias, nuevas formas de pensar desapegados de lo tradicional, para así poder avanzar.  Entonces presenciaremos avances en la tecnología, nuevos inventos, y nuevos puntos de vistas. Después la energía de Saturno, se reflejará en una actitud más realistas y paciente por parte de los seres humanos, de manera que todo encaje en nuestra nueva realidad.

    En los primeros meses comenzaremos notaremos mayor distanciamiento social aceptándolo como una nueva filosofía de vida, nuevas leyes van a sostener esta idea, y nuevos conocimientos nos harán reformar nuestra sociedad.

    Además, contaremos con mucha energía del elemento aire, pues tendremos eclipses en el eje de Géminis – Sagitario, donde se encuentra el Nodo Norte y el Nodo Sur, lo que implica dejar ir un pasado y abrirnos a nuestro futuro, cambiando paradigmas mentales para abrirnos a cambios en nuestra mente y comunicación.

    Mercurio, planeta de la comunicación, de nuestros pensamientos y lo que expresamos, también va a estar retrógrado en signos del elemento aire, llevándonos a analizar y replantear todas nuestras ideas y pensamientos.

    En conclusión, nos encaminamos hacia grandes cambios, enfocándonos en el colectivo y en lo social, en reformas sociales, en nuevas leyes, en reinventarnos como humanidad, y en la reconstrucción de nuestro mundo. El resultado lo presenciaremos cuando Saturno salga de Acuario, en el 2023.

    Predicciones para cada signo

    Signos del elemento Aire: serán los más beneficiados en sus energías positivas este 2021.

    Géminis: Le va a ir muy bien, tiene un futuro con las puertas abiertas. Estará en trígono con Júpiter en Acuario. Es uno de los signos a los que mejor irá en el 2021. Tiene que abrirse a partir de parejas con este eclipse, para que reforme y piense de manera diferente con respecto a elegir socios o al matrimonio, en general, las relaciones. Tiene que dirigirse hacia un cambio de identidad.

    Libra: Es momento para responsabilizarse y estructurar lo que nace de él. Van a haber límites en lo que tiene que ver con los hijos. Libra tiene que cambiar sus paradigmas mentales sobre la vida, y creencias sobre la crianza y el total control de los hijos. Debe darles libertad y permitirles vivir sus propias experiencias. Este signo deberá crecer en sus emprendimientos, y abrirse a cambiar su filosofía de vida.

    Acuario: Muy buen 2021 por la presencia de Saturno y Júpiter en su signo. Esto favorece que se discipline, estructure y responsabilice de su propia energía. Tiene que hacer un cambio a nivel mental para poder abrirse; si es capaz de cambiar la manera de pensar, va a haber expansión en su identidad. Júpiter le abre un ciclo de 12 años para comenzar a expandirse en todas las áreas de su vida, va a tener mucho crecimiento. Si hay nuevos amores, se abre a nuevas experiencias.

    Signos del elemento Fuego:

    Aries: Debe soltar ideales y abrirse a nuevas creencias. Va a haber cambios en su entorno social, de los cuales debe responsabilizarse. Muchos amigos se irán, pero vendrá gente nueva. También se expandirá en el aspecto tecnológico y se le abrirán las puertas en lo laboral. Los eclipses le impondrán un cambio, dejar ir, y renovarse.

    Leo: Puede vivir experiencias tanto negativas, como positivas. Todo depende de las decisiones que tome a nivel profesional, y de reinvención. Con la oposición de Saturno tendrá que asumir pruebas de las cuales deberá responsabilizarse. En este año debe disciplinarse, estructurarse. Hay alineaciones que le pueden ayudar en la creatividad y expansión a nivel mental, para crear nuevos emprendimientos. También el eclipse le beneficiará en el amor. La clave para Leo, será estructurarse tanto a nivel de pareja, como de socios.

    Sagitario: También tendrá un año muy fuerte. Tiene que dejar ir cosas y cambiar de pensamiento, ideales y estructuras mentales, para abrirse a su futuro. Mientras más aferrado esté a sus creencias tradicionales, más duro será este año. Debe soltar una identidad, y una forma de mostrarse, para abrirse a su pareja y a las relaciones.

    Signos del elemento Tierra:

    Tauro: Está en cuadratura con Acuario, y por lo tanto, ahora con Saturno y Júpiter. Tauro, que es muy estructurado, y que manifiesta lo que quiere, tiene la energía de Urano por mucho tiempo, que es el planeta de caos, lo inesperado y las sorpresas. Esto implica que tiene que hacer un cambio a nivel de los recursos, de la valoración y del dinero. Es primordial que abra la mente, deje la terquedad, y vaya hacia al cambio.

    Virgo: Es el signo que manejará una energía más neutral. En este momento ningún planeta lo afecta de manera drástica, pero su salud puede verse un poco afectada. Tiene que abrirse a un nuevo camino profesional, así como en su hogar, en cuanto a sus emociones, y procesos íntimos.

    Capricornio: La conjunción de Júpiter y Saturno lo obliga a asumir responsabilidades. Ya trabajó mucho en su identidad, pero ahora debe responsabilizarse en el aspecto del dinero, de valoración personal, y de trabajo. Durante dos años Saturno regirá las áreas de la economía y del dinero, limitándolo un poco, pero gracias a Júpiter, puede expandirse en un nuevo trabajo, haciéndolo crecer económicamente.

    Signos del elemento Agua:

    Cáncer: Hasta el 2024, Plutón estará en la oposición, y esto puede afectar de manera importante su vida de pareja. Sin embargo, cuenta con la energía para cerrar ciclos, y dejar atrás miedos, procesos psicológicos y heridas del pasado, y transformar y construir algo nuevo. Ya sabe qué es lo que quiere, y sabe de qué manera debe cambiar su energía. También debe estar muy pendiente de su salud.

    Escorpio: También está en cuadratura con Acuario, y, por lo tanto, con Saturno y Júpiter. Escorpio siempre vive crisis, siempre tiene que destruir para volver a construir. Con Saturno en Acuario, analizar su realidad lo conducirá a construir algo mejor. Hay un cambio a nivel de hogar; va a haber una restricción en el aspecto familiar y de sus seres queridos. Pero ese cambio lo llevará hacia un nuevo futuro.

    Piscis: Con Neptuno visitándolo por largo tiempo, se estará abriendo a nuevos ideales. Sería bueno no excederse en confiar en los demás. Debe soltar alguna idea sobre su éxito e ir hacia el cambio. Tiene que dejar paradigmas mentales sobre cómo se proyecta a los demás, para abrirse a una nueva profesión y comenzar desde cero. Experimentará un cambio a nivel espiritualidad, y en la manera como se conecta consigo mismo.

    Continúa con:

    CATRIONA GRAY La ex Miss Universo comparte su propósito con Colombia

    ¿Ya leíste nuestra más reciente edición? DESCÁRGALA AQUÍ completamente gratis.

    Síguenos en InstagramFacebook y Youtube.

    Comments

    comments

    Edición 163

    AQUÍ

  • Publicidad

  • Publicidad