Oops!... Lo sentimos, este sitio se ha desarrollado para navegadores modernos con el fin de mejorar tu experiencia.

Para que lo puedas disfrutar es necesario actualizar tu navegador o simplemente descargar e instalar uno mejor.

  • ACTUALIDAD

    Publicado 23 octubre, 2018

    Las redes sociales, ¿la justicia de la sociedad digital?

    A propósito del caso de la agresión que sufrió la actriz Eileen Moreno, expertos analizan cómo estos medios de comunicación se han convertido en los estrados en los que se juzga y condena.

    “Esto es propio de países como el nuestro en el que la justicia y la impunidad son hechos rampantes y donde los ciudadanos no encuentran la justicia en los jueces”, Oscar Ritoré.

    Quienes no conocían a la actriz Eileen Moreno hasta el pasado 12 de septiembre ya saben perfectamente quién es, pero sobre todo, conservarán su rostro fresco en la memoria por muchos años más. Bastaron fotografías de su cara golpeada y un video difundidos por redes sociales para que su nombre y su drama se volvieran tema de debate nacional y generaran una espontánea y entendible ola de solidaridad contra el maltrato a la mujer, que derivó en una campaña viral en redes: #YoSoyEileenMoreno.

    Semanas después del escándalo que suscitó la agresión sufrida por Eileen a manos de su novio, el también actor Alejandro García, conviene preguntarse cuáles son los efectos de la exposición del maltrato a las mujeres o los asuntos íntimos de pareja –como las infidelidades– en las redes sociales, y si estos canales se convirtieron en un instrumento para el castigo social y el escarnio público.

    El experto en comunidades digitales y asesor en comunicación, Oscar Ritoré, califica a este fenómeno como “justicia digital”, y lo tacha de “peligroso”. “Esto es propio de países como el nuestro en el que la justicia y la impunidad son hechos rampantes y donde los ciudadanos no encuentran la justicia en los jueces sino en ‘Julio, no me cuelgue’ o en los medios de comunicación, que se convierten en propagadores de un contenido. Y los ciudadanos, a través de las redes sociales, muestran su juicio y su sentencia”. Ritoré advierte que los canales digitales no pueden convertirse en el repuesto de los jueces de la República.

    No sólo ocurre en Colombia. En este caso la actriz no encontró apoyo en las autoridades de México, país donde tuvo lugar la agresión y donde las autoridades a las que llamó le preguntaron si estaba segura de formular la denuncia, porque en muchos casos “la mujer se arrepiente”. Por eso difundió su caso en las redes sociales y en el programa radial de Vicky Dávila de la emisora W Radio, cuyo directo por Facebook Live marcó altos índices de audiencia.

    “Los ciudadanos digitales han encontrado en las redes sociales una forma de juzgar y de condenar simultáneamente, y cuando esto sucede en horda se convierte en un hecho más relevante, porque pasa a ser la hoguera en la que se consumen los ‘infieles’. En el mundo de las redes sociales se genera una situación de masas que termina volviéndose incontrolable”, añade Ritoré.

    Después de que Eileen Moreno divulgó las imágenes de sus heridas y moretones, Alejandro García difundió videos en los que ve a su expareja ebria, insultándolo durante una discusión. ¿Los publicó con la intención de justificar la agresión? ¿Quiso deslegitimar la denuncia pública de Eileen? En ese caso, la misma ‘herramienta’ digital que usó la mujer fue la que utilizó su exnovio: la exposición mediática. Es decir, queda claro que en los canales digitales no hay jerarquías puesto que son de doble vía, espacios horizontales en los que los flujos de información y las acusaciones o elogios vienen y van haciendo un solo click.

    La activista Emma Doris López, miembro del Comité Nacional de Protección a la Mujer, apoya el uso de las redes sociales en su carácter de “medio efectivo” para denunciar casos como el de Eileen Moreno. “Cuando a las redes sociales se les da un buen uso se convierten en un dispositivo que sirve para incidir, visibilizar y permitir que otras personas tengan claridad en la información para poder actuar. Es un medio que ayuda a denunciar la vulneración de un derecho. Las redes han permitido tomar decisiones acertadas. En el 90% de los casos podemos decir que son favorables para la justicia y para poder actuar en función de una vulneración”.

    Para leer el articulo completo, adquiera la última edición de La Revista Actual

    Comments

    comments

    AQUÍ

  • Publicidad